Ana Oramas: "Jamás estaré en un acuerdo para que Podemos gobierne este país"

"Rajoy y Sánchez no son contrincantes políticos, son enemigos políticos", afirma la cabeza de lista de Coalición Canaria al Congreso por la provincia de Santa Cruz de Tenerife

30.05.2016 | 01:15
Ana Oramas, candidata de Coalición Canaria al Congreso de los Diputados.

Ana Oramas ha estado en las Cortes desde junio de 2007. Tiempo y experiencia acumulados que la nacionalista considera aval de una trayectoria en la que, asegura, no ha defraudado a sus votantes.

Dicen las encuestas que el panorama poselectoral no será muy diferente al que dejaron los comicios del 20 de diciembre. ¿Pondría Ana Oramas la mano en el fuego por que no habrá que ir a las urnas una tercera vez?

El resultado, en cuanto a sumas, no el que obtenga cada fuerza política, va a ser similar, de modo que solo dos partidos no sumarán lo suficiente y entrarán en juego otras circunstancias. Pero creo que ni este país, ni ninguna fuerza política, ni los ciudadanos admitirían otras elecciones, de modo que el primer paso que se dará después del 26 de junio será, seguramente, que Mariano Rajoy o Pedro Sánchez, o Pedro Sánchez y Mariano Rajoy, se echarán a un lado para posibilitar las negociaciones. Porque para negociar hay que sentarse y llegar a acuerdos con contrincantes políticos, y Rajoy y Sánchez no son contrincantes políticos, son enemigos políticos.

¿Qué situación aventura?

Creo que Ciudadanos y el PP no van a sumar para formar gobierno, necesitarían el apoyo de otras fuerzas políticas. Y también la izquierda es una incógnita, con la posibilidad de un sorpasso de Podemos al PSOE y un PSOE que, está claro, no puede apoyar un gobierno de Podemos. Con lo cual, creo que habrá una situación muy difícil que exigirá mucha altura de miras, mucha generosidad política y, sobre todo, el paso a un lado de algunos líderes políticos.

Y en ese escenario, ¿cuál sería el papel de Coalición Canaria?, porque el apoyo a Pedro Sánchez en su intento de formar gobierno más bien pareció el apoyo a un amago de estabilidad.

Nosotros tenemos claro que con quien hay que negociar es con la persona a la que el Rey le encargue la tarea de constituir gobierno. Coalición Canaria no tiene nada que negociar con la oposición, sino que tiene un compromiso con las Islas, tiene una agenda canaria que tendrá que asumir quien quiera gobernar España. Nosotros sí hemos demostrado que somos capaces de sentarnos en una mesa a negociar y de llegar a acuerdos, acuerdos como a los que llegamos con Ciudadanos y con el PSOE. Hicimos el esfuerzo y demostramos que se podía llegar a un consenso para no llevar de nuevo al país a unas elecciones.

Pero, ¿hay preferencias?

Cuando se nos pregunta eso de a quién prefieren, hay que recordar que nosotros hemos llegado a acuerdos con Felipe González, con José María Aznar y con el último gobierno socialista. No tenemos preferencias, lo que creemos es que Canarias tiene que ser una prioridad para el Gobierno de España, y con quien se negocia es con quien esté en el Gobierno.

No son pocos los que opinan que el voto se puede polarizar. Esto está por ver, pero las que sí parecen polarizadas hacia los extremos son las opiniones, una situación que se antoja complicada para partidos como CC. ¿Teme que el votante de Coalición se despiste?

Al contrario: los ciudadanos no son ni radicales de izquierda ni radicales de derecha, otra cosa es la campaña del miedo del PP y la campaña del yo o nada, también agresiva, de Podemos. Pero los votantes de Coalición son gente centrada, de todas las ideologías políticas, que cree que la prioridad tienen que ser las cuestiones de Canarias, que la prioridad tiene que ser la garantía para Canarias de que las cosas van a cambiar, porque hay problemas que tenemos solo aquí y hay que buscar políticas de Estado para resolver esos problemas. Necesitamos políticas específicas y distintas.

El descrédito de la política no ayuda a movilizar a los electores.

En un momento como este, de descrédito de los partidos políticos, hay un elemento de confianza en las personas que se conocen, y yo pido a los canarios que confíen en mí, que confíen en Mariano Pérez (candidato al Senado) o que confíen en Pablo Rodríguez (cabeza de lista en la provincia de Las Palmas). Porque siempre he dicho que nunca he defraudado a nadie que me haya votado, y Canarias tiene en nosotros una garantía en la política nacional, la prueba son estos últimos cuatro meses, donde ha habido una visibilidad muy importante: en el debate de investidura, en la entrevista con el Rey y en los plenos y las comisiones del Congreso, donde logramos introducir más de 30 temas del Archipiélago. Si nosotros no hubiéramos estado ahí, no se habría hablado de los planes de empleo, del convenio de carreteras, de conectividad... En definitiva, eso lo tienen los ciudadanos canarios, que a lo mejor no saben quién es el candidato del PP, a lo mejor no conocen al candidato del PSOE o no han oído hablar del candidato de Podemos, pero la mayoría sabe perfectamente quién es la diputada de Coalición, qué trabajo ha realizado y cuáles son sus prioridades, y en este momento de descrédito, eso da una garantía.

Hablaba de ese convencimiento de que nunca ha defraudado a sus votantes, lo que choca con unas recientes y duras declaraciones de Ramón Trujillo, coordinador de Izquierda Unida en Canarias, respecto de la escasa utilidad que la presencia de CC en las Cortes ha tenido para la región.

Sí, decía que sería una buena noticia que Coalición desapareciera de las Cortes porque solo nos hemos dedicado a defender los intereses de cuatro mangantes... A mí me producen tristeza esas declaraciones. Yo tengo un gran respeto por Izquierda Unida. En mi vida parlamentaria fui muy amiga de Joan Herrera, de Cayo Lara, de Gaspar Llamazares..., y de gente como José Antonio Labordeta, personas con las que tengo grandes discrepancias políticas que, sin embargo, no impidieron que fuéramos capaces de llegar a acuerdos. Me parece que desear que alguien que no piensa como tú desaparezca de la política forma parte de ese discurso propio de Podemos, de la intransigencia, de la intolerancia, del rencor, del odio... Deseo que no se contagie a la gente de Izquierda Unida. Yo no deseo que Izquierda Unida desaparezca, tampoco que lo haga Podemos. Creo que lo bueno es que estemos todos y que todos aportemos.

¿Una de las líneas rojas de Coalición Canaria es no pactar con Podemos?

Yo he pactado con Podemos en estos cuatro meses nueve proposiciones de ley sobre Canarias y he apoyado el 80% de las propuestas que Podemos ha llevado al Congreso.

¿Un 80%?

Un 80% seguramente. Todo lo relacionado con políticas sociales y derechos sociales lo he apoyado, y considero que hay que llegar a acuerdos en el día a día de la vida parlamentaria. Ahora bien, lo que nunca apoyaría es un gobierno de Podemos, un gobierno que quiera llevar este país hacia el modelo de país que ellos quieren: de falta de libertades, de falta de consenso, de mentir a la gente... Soy de las que creen que no se puede engañar a los ciudadanos, y cuando tú le dices a la gente que va a tener una vivienda, un trabajo y una pensión haya o no haya trabajado antes y sea cual sea la situación económica del país, estás mintiendo. Los canarios, que vemos el modelo de Venezuela y lo que ha pasado en Venezuela, un país que sentimos como propio, no queremos una política como la que plantea Podemos: de control de la justicia, de la Policía, de la información... Así que ¿acuerdos con Podemos?, muchísimos, pero desde luego jamás para que Podemos gobierne este país.

A tenor del poco tiempo que ha transcurrido desde el 20-D, entiendo que la llamada agenda canaria no ha cambiado en demasía.
Nuestra agenda consta de 21 puntos, 21 puntos que consideramos fundamentales y que ya tienen el visto bueno, porque no creo que cambien de opinión, del PSOE y de Ciudadanos. Ahí hay desde temas vitales, como el nuevo sistema de financiación autonómica o la parte económica del REF, hasta otros como el coste del transporte entre las islas o la recuperación de los planes de empleo y, sobre todo, la inversión pública del Estado en Canarias, porque esa inversión pública en carreteras o en vivienda, por ejemplo, son miles de puestos de trabajo en el sector de la construcción, es dar esperanza a tantos parados de más de 50 años que si no hay una fuerte inversión pública, lo que ahora no pueden permitirse ni el Gobierno de Canarias ni los ayuntamientos, pues no van a tener una oportunidad de trabajo. Y luego hay un tema político importante si se abre la reforma de la Constitución: el encaje del Archipiélago como región ultraperiférica y el blindaje del REF.

Queda tiempo para una pregunta sobre la gran coalición.

Con Rajoy y Sánchez no va a haber gobierno. Muchas encuestas y medios de comunicación están diciendo que el próximo gobierno se va a decidir por cuatro votos, y nos ponen al PNV y a Coalición en todas las quinielas. Y yo digo: el PNV y Coalición han pactado con los distintos gobiernos de distintos colores políticos, pero se tiene que llegar a un acuerdo, y en estos momentos, ni Rajoy ni Sánchez son capaces de sentarse en una mesa.

Se da por seguro un escaño de CC; dos parece difícil.

No nos resignamos a conseguir un solo diputado, vamos a luchar por todo. Vamos a pelear barrio a barrio de Canarias para convencer a los ciudadanos de que confíen y que sepan que es una garantía para las Islas que nosotros estemos en la política nacional.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine