14 de febrero de 2018
14.02.2018

El empresario Luis Riu comparece ante un juez en Miami por presunto soborno

Acusado de ofrecer estancias gratuitas en sus hoteles al funcionario que daba los permisos de obras

14.02.2018 | 00:11
Luis Riu (centro), junto al vicepresidente regional de la compañía, en los juzgados de Miami.

Comunicado de riu

  • Nuestros ejecutivos son absolutamente inocentes de los cargos que se les imputan. Confiamos en que el sistema judicial de EEUU concluirá que estas acusaciones son totalmente infundadas, y nuestros ejecutivos desean impacientemente probar su inocencia. Luis Riu viajó desde España para presentarse voluntariamente este lunes ante el juzgado , donde se le presentarían los cargos, tal y como había sido pactado y coordinado con las autoridades locales. Es parte del procedimiento habitual que esta lectura se haga con el acusado en pie y tal como se le ha visto en las imágenes publicadas. El procedimiento completo fue cuestión de unas horas y el juez no les denegó el permiso para viajar. Ambos ejecutivos podrán seguir visitando los diferentes destinos internacionales de los hoteles RIU libremente. A partir de hoy mismo, Luis Riu retoma sus actividades normales.

El empresario Luis Riu, uno de los consejeros delegados y propietario de parte de la cadena hotelera RIU, compareció el lunes ante el juez del condado de Miami-Dade Jorge Cueto para responder por un presunto caso de corrupción que le atribuye la Fiscalía. Según adelantó el diario Miami Herald, se le imputan pagos en especie (estancias gratuitas y a muy bajo precio en sus hoteles de México y el Caribe) al funcionario, también acusado, encargado de visar las licencias para la remodelación de uno de los establecimientos que la cadena tiene en Miami Beach.

Riu quedó en libertad la misma noche del lunes tras abonar la fianza de 20.000 dólares (16.199 euros) fijada por el juez, quien, además, permitió al empresario y al tercer acusado, el vicepresidente de la compañía hotelera en la región estadounidense, Alejandro Sánchez, continuar con su actividad normal. Eso incluye moverse libremente por los establecimientos alojativos que RIU tiene repartidos por cuatro de los cinco continentes.

Los hechos que se juzgan se enmarcan en el proceso de renovación desarrollado entre 2013 y 2016 en el Hotel RIU Plaza, situado en la avenida Collins de Miami Beach, en primera línea de playa. Conseguir las preceptivas licencias pasa por el departamento de Construcción de Miami Beach, estamento público que entonces estaba dirigido por Mariano Fernández, el funcionario acusado. Según la versión de la Fiscalía, este último habría tramitado el expediente con laxitud para favorecer los intereses de RIU. La orden de arresto citada por el Miami Herald explicita que en ese tiempo, tanto él como otros integrantes del departamento tuvieron a su disposición estancias gratuitas en los hoteles que el grupo hotelero posee en México y la República Dominicana.

RIU defendió en un comunicado la inocencia de Luis Riu y Alejandro Sánchez y explicó que el consejero delegado viajó voluntariamente hasta el estado de Florida tras conocer los cargos a los que se enfrentan él y los otros dos acusados: compensación ilegal y asociación ilícita para cometer compensación ilegal. Incluso, antes de viajar pudo hablar con las autoridades judiciales para pactar y coordinar la comparecencia. La filial de la compañía en Florida también afronta las mismas acusaciones. Según explicó la empresa, ayer mismo Riu retomó su agenda tras retornar de Estados Unidos.

La fiscal de Miami-Dade, Katherine Fernández Rundle, explicó en rueda de prensa a los medios de comunicación los detalles de la operación. Según su versión, el director de Construcción de Miami Beach disfrutó vacaciones de lujo a cambio de agilizar los permisos para las obras de remodelación del RIU Plaza. Incluso permitió que los trabajos siguieran adelante tras una inspección sorpresa que concluyó con la existencia de problemas de seguridad.

El Nuevo Herald situó ya el pasado noviembre en la órbita de RIU el caso de presunta corrupción que costó el puesto a Mariano Fernández, quien fue suspendido de empleo y sueldo en agosto, y resultó despedido tres meses después, cuando sus superiores conocieron que la Fiscalía iba a solicitar su detención.

RIU Hotels & Resorts cuenta con trece hoteles en Canarias. El mes pasado desveló su política inversora, que incluye el desembolso de 650 millones de euros este mismo año y un total de 2.500 millones en los próximos cinco años.

La compañía ha protagonizado durante los últimos años -desde 2012- en Gran Canaria una dura confrontación con el gigante hotelero local Grupo Lopesan por la frustrada remodelación del RIU Oasis. Las heridas de dicha batalla, ajena por completo a los sucesos que se juzgan en Florida, afectaron incluso a la patronal turística de Las Palmas. Ambas compañías han acercado posturas durante los últimos meses, proceso que ha concluido con la firma de la paz.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine