01 de febrero de 2017
01.02.2017

Drones contra la pesca furtiva

El Gobierno canario estrecha el cerco sobre las actividades ilegales en el litoral

01.02.2017 | 03:54
Drones contra la pesca furtiva

Al inventario del departamento de Pesca del Gobierno de Canarias se han sumado dos drones que ayudarán a perseguir el furtivismo. Relegarlo a la mínima expresión es una de las principales demandas de los trabajadores del mar de las Islas. Los aparatos, equipados con cámaras, podrán dejar constancia desde el aire de las actividades que se desarrollen al margen de la ley en el litoral canario. Durante el año pasado se impusieron 268 sanciones.

El furtivismo es una de las quejas principales de los trabajadores del mar canarios. El pasado año se interpusieron en todo el Archipiélago 194 sanciones por pesca o marisqueo ilegal y otras nueve por la comercialización de esos productos. Los inspectores de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias no siempre llegan antes de que los furtivos se retiren, con lo que la falta queda sin sanción. Por eso, a partir de ahora se ayudarán de drones que, desde el aire, dejarán constancia de los hechos.

Solo doce inspectores se ocupan de vigilar la pesca ilegal en el litoral del Archipiélago. A ellos se unirán otros doce en breve, según anunció ayer el consejero regional Narvay Quintero. Todos ellos recibirán formación para operar con los dos drones que ya ha adquirido la consejería, lo que les permitirá multiplicar su velocidad de respuesta ante la sospecha de prácticas pesqueras al margen de la ley.

"Va a facilitar el trabajo", aseguró Quintero, que aludió a las zonas de difícil acceso desde tierra como uno de los frentes que se cubrirá con mayores garantías con el uso de los drones. Hasta que los inspectores estén habilitados para utilizar estos aparatos tendrán que trabajar con una empresa privada. En este caso, Quinthero Dron es la mercantil elegida por la consejería. El fundador de esta, Isidoro Quintero, no quiso desvelar ayer el alcance que tienen estas máquinas que disponen de "unos 40 minutos" de autonomía de vuelo.

La legislación actual limita la altura a 120 metros y la distancia a 500 metros "dentro del radio de alcance visual del piloto". No obstante, Quintero señaló que mediante la preceptiva petición de Notam (notificación de superación de los límites) a AESA (Agencia Estatal de Seguridad Aérea) los parámetros pueden extenderse.

La actividad inspectora ya ha dado sus frutos en los últimos tiempos. Las 194 sanciones impuestas el pasado año son inferiores en un 27,6% a las de 2015 (268 totales). Y ese descenso no tiene su origen en que la presión fiscalizadora se haya relajado. Al contrario, en el pasado ejercicio se levantaron 1.148 actas de inspección, 352 más que durante el año anterior. Entre los furtivos se corre la voz de que sus actuaciones son cada vez menos anónimas y se enfrentan a sanciones de entre 3.000 y 60.000 euros, según detalló el director general de Pesca, Orlando Umpiérrez.

No hay un perfil homogéneo que agrupe a todo los pescadores que se sitúan al margen de la ley. Por un lado, en palabras de Umpiérrez, "está el furtivo profesional", que emplea "artes prohibidas" o desarrolla su labor en zonas vedadas. Es el caso de la bahía de El Confital, una de las áreas de la capital grancanaria, junto a La Laja y la avenida Marítima, con mayor concentración de furtivos, según el concejal de Ciudad de Mar, José Eduardo Ramírez.

Otro perfil definido es el del furtivo recreativo, que se aleja del profesionalismo, pero realiza las capturas sin cumplir ningún trámite que lo habilite para ello e, incluso, coloca en el mercado la pesca, "con lo que pone en riesgo la salud de la comunidad", sostuvo el director general de Pesca quien añadió un grupo más: el de quienes hallan en la pesca ilegal la oportunidad de sacar algo de dinero.

Como ejemplo de este último colectivo, ayer, mientras se realizaba una demostración de vuelo y grabación de imagen con los drones en la trasera del Auditorio Alfredo Kraus, un joven, ajeno al origen de la concentración de medios de comunicación, rebuscaba entre las rocas de El Lloret. Dos inspectores se acercaron a él de manera discreta para constatar que recogía lapas. Los perfiles son diferentes, pero en común tienen "la desconsideración con la norma en cuanto a tallas y especies", afirmó el director general.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine