14 de enero de 2017
14.01.2017

La justicia gala investiga si Renault también trucó motores diésel

14.01.2017 | 02:28

La justicia francesa ha abierto una investigación a Renault para determinar si hay fraude en los dispositivos de control de emisiones contaminantes de los vehículos diésel del grupo, tras los resultados obtenidos por una comisión técnica que en 2015 examinó coches de diferentes marcas. La multinacional automovilística francesa, con tres fábricas en España, reaccionó a la apertura de la investigación y aseguró que sus motores respetan la legislación y no tienen dispositivos fraudulentos.

Una portavoz de la Fiscalía de París explicó que la investigación, que por ahora no señala a un presunto responsable, se abrió por "engaño sobre las calidades sustanciales y los controles". Se trata de determinar si los instrumentos que regulan las emisiones de los coches del fabricante francés están programados para ocultar en las revisiones el volumen de contaminación que realmente emite el vehículo.

Un escándalo similar ya afectó a Volkswagen, que admitió el trucaje, y anteayer EE UU acusó de prácticas similares al grupo italiano Fiat y a su filial estadounidense, Chrysler, que las desmintieron.

Renault hizo hincapié en que no se trata de la misma investigación que la abierta a Volkswagen. En el origen de este procedimiento judicial está el que había iniciado el Servicio Nacional del organismo antifraude sobre Renault. En respuesta, la multinacional francesa señaló en un comunicado que sus motores respetan la legislación y "no están equipados con programas de fraude para los dispositivos de descontaminación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine