29 de diciembre de 2016
29.12.2016

Industria da un año de indulto a las cabinas telefónicas

El Gobierno obliga a Telefónica a hacerse cargo de los teléfonos públicos mientras resuelve si acabar con el servicio universal

29.12.2016 | 01:55
Cartel de la película ´La Cabina´.

Las cabinas telefónicas estarán en el paisaje urbano de las ciudades y pueblos de España al menos por un año más y mientras el Gobierno estudia si eliminarlas, junto con las guías -las blancas y las amarillas-, del servicio universal de telecomunicaciones y por ende de la oferta obligatoria como le ha pedido la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) y respaldan los operadores.

Telefónica tendrá que seguir ocupándose al menos hasta el 31 diciembre de 2017 tanto del mantenimiento de las alrededor de 25.800 cabinas que hay todo el territorio nacional -2.800 en Canarias- como de elaborar y entregar las guías tras ser designado para ello por el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

La decisión de la adjudicación directa se produce después de que quedaran desiertos los concursos convocados para renovar estas prestaciones, incluidas en el servicio universal de telecomunicaciones y que hasta final de año estaban adjudicados a la operadora presidida por José María Álvarez-Pallete.

La designación es para un año aunque se prevé que si las cabinas no son suprimidas del servicio universal o este es modificado por la normativa nacional o comunitaria, pueda extenderse hasta el día 31 de diciembre de 2018.

Para fijar este periodo el departamento que dirige Álvaro Nadal, según ha comunicado, tuvo en cuenta la necesidad del operador de contar con un tiempo suficiente para definir y ejecutar un plan de negocio realista y la conveniencia de revisar cada cierto número reducido de años las condiciones de prestación del servicio universal.

En la decisión de Industria pesan las alegaciones presentadas por Telefónica y el criterio manifestado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en marzo pasado de la necesidad de plantearse la utilidad de las cabinas dado su bajo nivel de demanda y que un número importante de países de la Unión Europea ya no designa operador encargado de su prestación.

De hecho, la propuesta de la Comisión Europa de en septiembre de reforma del marco jurídico de las comunicaciones electrónicas en Europa, el denominado Código Europeo de las Comunicaciones, ya no incluye como obligatorio el suministro de una oferta suficiente de teléfonos públicos de pago como tampoco la elaboración y entrega de la guía telefónica como parte integrante del servicio universal de telecomunicaciones.

Todo ello hace prever que la designación de este servicio pueda incluso no alcanzar el año.

El actual servicio universal garantiza que tiene que haber como mínimo un teléfono público en cada municipio de 1.000 o más habitantes, a los que se sumaría uno más por cada 3.000 habitantes. En caso de localidades menores, habla de una cabina cuando esté justificado.

En España, según datos aportados por Telefónica en Canarias, actualmente hay instaladas alrededor de 25.800 cabinas, si bien ello no significa que necesariamente todas ellas estén en funcionamiento. Las ciudades con mayor número son Madrid capital; Barcelona; Valencia; Málaga; Cádiz; Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife y todas ellas superan el millar de unidades. Alicante y Palma de Mallorca les siguen, con cifras próximas al millar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine