28 de diciembre de 2016
28.12.2016

Luxemburgo cede a la presión de la UE y suprime ventajas fiscales

El Gran Ducado endurecerá a partir de enero sus normas para que las multinacionales dejen de tener trato de favor y paguen impuestos

28.12.2016 | 00:59
La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestage.

El Gobierno de Luxemburgo anunció ayer que endurecerá a partir del próximo año sus normas sobre los impuestos de sociedades, para hacer más difícil a las grandes empresas la evasión fiscal.

En particular, los cambios se aplicarán al tratamiento fiscal de las sociedades que ejercen transacciones de financiación dentro del propio grupo, según la circular publicada por las autoridades luxemburguesas. Con ello, "Luxemburgo adapta así su marco jurídico, para tener en cuenta las últimas evoluciones a nivel internacional y europeo", añade el comunicado.

Las modificaciones tienen que ver con el escándalo del LuxLeaks, que reveló acuerdos secretos fiscales entre el país y más de 300 multinacionales entre 2002 y 2010, que permitieron a las empresas rebajar drásticamente sus impuestos. Tras destaparse el entramado de beneficios Bruselas ha abierto una investigación al Gran Ducado por hasta 400 trajes a medida a multinacionales como Amazon, Starbucks o McDonald's.

Las nuevas normas, que entrarán en vigor el próximo 1 de enero, responden a la presión de Bruselas sobre los países que como Luxemburgo o Irlanda han recurrido a acuerdos fiscales especiales para atraer grandes empresas.

El Gran Ducado ha dado pues un paso atrás en medio de la batalla en la que está inmersa Bruselas contra los marcos fiscales abusivos, que también puede obligar a Apple a devolver a Irlanda 13.000 millones de euros y tiene igualmente a Google en el punto de mira.

Ante los cambios impositivos que se venían perfilando, McDonald's ya había anunciado a principios de mes que transferirá su domicilio fiscal para la mayoría de sus operaciones fuera de Estados Unidos a Gran Bretaña. De esta forma, todos los beneficios del holding internacional estarán sometidos a las tasas impositivas de las empresas británicas.

La comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, valoró ayer que las autoridades de Luxemburgo estén introduciendo cambios en su legislación nacional "para hacer más estricto el tratamiento fiscal de las empresas financieras".

Recordó que la remuneración de esas firmas debe respetar el principio de la igualdad de condiciones, y recordó que la Comisión Europea ha estado revisando más de mil acuerdos fiscales de los Estados miembros que recurren a ese tipo de pactos.

Explicó que, como parte de esa revisión, la Comisión publicó un documento de trabajo en junio pasado que mencionaba la preocupación por algunos acuerdos fiscales e indicó que los cambios en la legislación de Luxemburgo tienen por objetivo abordar esas inquietudes.

"Mis servicios han estado en contacto con las autoridades luxemburguesas en ese sentido. Valoramos el cambio general", señaló la comisaria, que advirtió, por otra parte, de que Bruselas analizará con detenimiento las enmiendas introducidas.

El número de acuerdos fiscales beneficiosos para las multinacionales en el grueso de países de la Unión Europea casi se triplicó entre 2013 y 2015, según un informe publicado a principios de diciembre por la ONG Red Europea de Deuda y Desarrollo (Eurodad) en el que se analizan 17 Estados miembros de la UE y Noruega.

El estudio, que se basa en la información recogida de bases de datos de la Comisión Europea, cifra en 547 los arreglos fiscales entre ese grupo de países y empresas multinacionales registrados en 2013, 972 en 2014 y 1.444 en 2015.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine