11 de noviembre de 2016
11.11.2016
I+D+I

CEOE pide salvar el mercado del 'brexit'

11.11.2016 | 03:06

Durante estos últimos meses el debate europeo ha estado en buena parte marcado por el discurso que la Primera Ministra de Reino Unido, Theresa May, pronunció en la convención del Partido Conservador británico. La razón es que Theresa May anunció, por un lado, la fecha de activación del mecanismo de salida de Reino Unido de la Unión Europea, la cual se realizará antes del 31 de marzo de 2017; y, por otro, las aspiraciones del Gobierno británico en las negociaciones para la desconexión de la UE, insistiendo en que "brexit significa brexit y lograremos que sea un éxito".

Una afirmación que ya realizó en su primera comparecencia como Primera Ministra el pasado 13 de julio y cuya reiteración despejaba cualquier duda que pudiera existir sobre una eventual reversión del resultado del referéndum británico de 23 de junio.

Y aunque, la Corte Superior británica le ha negado la autoridad para iniciar la salida de la Unión Europea sin la aprobación del Parlamento, el Gobierno ya ha declarado que recurrirá el fallo y que éste no alterará sus planes de activar la salida antes del final de marzo del próximo año 2017.

Además, adelantó su intención de, primero, derogar la denominada Ley 1972 -que permite la transposición de la legislación europea en Reino Unido- a partir del momento en que este abandone formalmente la UE; y, segundo, iniciar las negociaciones como un país soberano de un nuevo acuerdo con la UE, que no seguirá ni el modelo noruego ni el sueco y que incluirá el comercio de bienes y servicios, es decir, el acceso al mercado interior europeo sin tener que cumplir la normativa de libre circulación de trabajadores. Y aunque, la Corte Superior británica le ha negado la autoridad para iniciar la salida de la Unión Europea sin la aprobación del Parlamento, el Gobierno ya ha declarado que recurrirá el fallo y que éste no alterará sus planes de activar la salida antes del final de marzo de 2017.

Tanto el Presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, como la Canciller alemana, Angela Merkel, y el Presidente francés, François Hollande, reaccionaron con firmeza ante el planteamiento de Theresa May. En particular, los tres le recordaron con vehemencia que el acceso al mercado interior europeo conlleva el respeto de sus cuatro libertades fundamentales, entre ellas la de libertad de trabajar en un Estado miembro de la UE distinto del de origen. Lo contrario no es negociable, porque supondría una crisis sistémica en la Unión Europea, inasumible por su coste potencial en términos de desintegración.

Desde una perspectiva empresarial, insistimos en que la salvaguarda de la integridad del mercado interior, mediante el respeto a sus principios fundamentales, es esencial.

Además, resulta primordial que en el futuro estatus que tenga el Reino Unido con la Unión Europea, puedan permanecer inalteradas las relaciones ya existentes con las distintas regiones de la Unión Europea, que como Canarias puedan verse especialmente afectadas tras este proceso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine