Los británicos en Canarias preguntan a sus ayuntamientos qué pasará con ellos

Los casi 29.000 ciudadanos nacidos en el Reino Unido que residen en Canarias están pendientes del resultado del referéndum que decidirá si su país abandona la UE

23.06.2016 | 12:18
Los británicos en Canarias preguntan a sus ayuntamientos qué pasará con ellos

Los casi 29.000 ciudadanos nacidos en el Reino Unido que residen en Canarias están pendientes del resultado del referéndum que decidirá si su país abandona la UE y muchos de ellos ya se han dirigido a su ayuntamiento a preguntar en qué situación quedarán si eso ocurre.

"La gente tiene miedo y nos pregunta qué pasará si sale de la Unión Europea", ha explicado a Efe la concejal de Participación Ciudadana de Antigua (Fuerteventura), Deborah Carol Edgington, una escocesa que reside desde hace dos décadas en Canarias, adonde llegó en su momento para trabajar como guía turística.

Edgington forma parte de la colonia de 1.688 británicos empadronada en Antigua, concentrada sobre todo en la zona turística de Caleta de Fuste, una cifra que convierte a este municipio en el segundo con mayor proporción de ciudadanos del Reino Unido entre sus vecinos (uno de cada seis, el 15,13 %).

Cada mes, su concejalía organiza encuentros con la comunidad extranjera de Antigua. Edgington recuerda cómo, en el último de ellos, hace un mes, los británicos le trasladaban cierta preocupación por el futuro de su país.

Esta escocesa no forma parte de los más de 46 millones de británicos que hoy tienen derecho a votar en el referéndum, por llevar más de 15 años fuera de su país, aunque si tuviera la oportunidad su voto se inclinaría a favor de la pertenencia de Reino Unido en la Unión Europea: "Salir es dar marcha atrás", asegura.

Deborah se enfrenta, desde que se dio a conocer la intención de convocar un referéndum sobre la salida o no de Reino Unido de la UE, a preguntas de sus compatriotas como "¿Pueden echarnos de la isla?, ¿Vamos a seguir teniendo derecho a vivir en Canarias? o ¿Mantendremos la cobertura sanitaria?".

Sin embargo, también se ha encontrado con partidarios de abandonar la Unión Europea, que defienden argumentos como la necesidad de frenar la inmigración.

Caleta de Fuste tiene como principal mercado receptor de turistas al Reino Unido. Algunos negocios están regentados por británicos que, por una u otra razón, decidieron afincarse en la isla y probar suerte, ahora tampoco ocultan su preocupación y preguntan a esta responsable municipal "si van a estar protegidos".

Escocia representa solo el 8 % del electorado que este jueves acudirá a las urnas, aunque Deborah Edgington no oculta su preocupación ante la posibilidad que de una victoria del Brexit alimente una corriente nacionalista que desencadene en un nuevo referéndum independentista en su tierra.

Fuerteventura finalizó 2015 con 2,9 millones de turistas de los que unos 572.564, según datos del Patronato de Turismo, son de origen británico. El consejero de Turismo majorero, Blas Acosta (PSOE), no oculta su preocupación por cómo puede afectar el triunfo del Brexit y una posible devaluación de la libra.

Acosta recuerda que eso "podría delimitar el gasto de los turistas británicos" y reconoce que observa con incertidumbre la posibilidad de que el Reino Unido vote dejar la UE.

Algunos de los profesionales que a diario trabajan en el sector turístico en Fuerteventura también comparten bandera británica, como el galés Chris Ward, encargado en la isla de la aerolínea Jet2.

Ward no duda ni un momento en afirmar que la salida de Reino Unido, "sería un error, porque juntos somos más fuertes", y apostilla que el triunfo del "Brexit" ocasionaría un daño para su país, pero también para Europa.

Los partidarios de abandonar la Unión alegan, sobre todo, la necesidad de controlar la entrada de inmigrantes ilegales en Reino Unido; sin embargo, este profesional del sector turístico defiende que "un país no puede estar sin inmigración".

Desde su puesto en la compañía Jet2, Chris Ward ha tenido que enfrentarse en los últimos tiempos a preguntas de británicos dispuestos a viajar a Canarias y que ahora dudan de si van a tener que pagar más por venir al archipiélago o qué pasará si se deprecia la libra.

Desde 2008, Piers Handley edita el periódico en inglés "Fuertextra", con una tirada mensual de 8.000 ejemplares repartidos entre los miembros de la comunidad británica residentes en la isla.

La postura de este inglés se inclina del lado de continuar bajo el paraguas de la UE, aunque reconoce que puede "entender las posturas a favor de la salida".

Sin embargo, Handley defiende la necesidad de un control de fronteras y cree que el problema de todo este tema es que "sea Europa quien decida el número de inmigrantes y no el país".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine