Cada día se firman en Canarias más de 75 contratos de menos de una semana

Un 16% de los convenios temporales suscritos entre enero y abril fueron de este tipo

21.05.2016 | 02:00
Panorámica de la oficina de empleo de Tomé Cano, en Santa Cruz de Tenerife.

Los duros años de crisis han tenido profundas consecuencias en el mercado laboral del Archipiélago. Desde las más evidentes, como el extraordinario aumento de las cifras del paro, hasta otras no tan fácilmente perceptibles. Un ejemplo de estas últimas es la proliferación de los contratos de mínima duración, que se han multiplicado hasta extremos insospechados en los años de bonanza. Tan es así, que en las Islas se firman cada día más de 75 contratos cuya vigencia no va más allá de una semana.

En el último cuatrimestre, esto es, entre enero y abril, se suscribieron en la comunidad autónoma más de 58.000 acuerdos (exactamente 58.243) de obra o servicio, es decir, temporales. De este total, 9.400 fueron de una semana o menos, según las estadísticas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), es decir, se firmaron 78 al día. Dos hechos ayudan a contextualizar estos números: por un lado, la situación de Canarias en relación con el resto de autonomías; por otro, la comparación de los guarismos de antes y después del estallido de la crisis.

Los 9.400 contratos de menos de una semana suponen alrededor de un 16% del total de los de obra o servicio que se cerraron en el período enero-abril. Un porcentaje que solo es mayor en los casos de la Comunidad de Madrid, prácticamente un 22%, y País Vasco, 20,6%. En ninguna otra de las restantes 14 regiones del país tiene tanto peso la hipertemporalidad en el empleo. Con todo, hay que retrotraerse a 2007, el año que marcaría el antes y el después de las estrecheces, para cerciorarse de la dimensión que ha adquirido este fenómeno laboral.

En el primer cuatrimestre de aquel año (la mayoría de los expertos conviene en señalar octubre de 2007, el mes de la crisis de las hipotecas subprime o basura, como ese en que comenzó el cambio de ciclo económico), se suscribieron en las Islas 85.270 contratos temporales. Una cantidad de la que "solo" 3.550 fueron de duración igual o inferior a siete días. En otras palabras: a pesar de que entonces se sellaron 27.000 contratos más de este tipo, algo en consonancia con unos años de prosperidad que parecían inagotables, se registraron 5.850 menos de mínima duración. Un sobresaliente incremento que pone de manifiesto cómo España, en general, y Canarias, en particular, han vuelto a salir de un período de recesión con la contratación temporal en cifras récord. La reforma laboral y las dificultades de la inspección para detectar los abusos que sufren muchos trabajadores son dos de los factores que han contribuido a disparar estos minicontratos, factores a los que se suma en el Archipiélago la acusada "terciarización" de su economía. No en vano, estas economías altamente dependientes del sector servicios, con momentos de alta y baja actividad, suelen ser proclives a la temporalidad laboral.

Lo anterior explica el porqué de que los más de 9.000 contratos de una semana o menos que se registraron entre enero y abril serán incluso más en el período estival, en verano, una de las estaciones en que más empleo se crea.

Las estadísticas del SEPE muestran cómo fueron 14.341 los contratos de siete o menos días que se suscribieron en 2007. En 2008, el primer año que discurrió sumido de lleno en las estrecheces, el número de este tipo de relación laboral apenas se incrementó (14.699) y, de hecho, se redujo a tan solo 11.190 en 2009. Ya en 2010 y 2011 llegaron a 16.058 y a 16.493, pero fue en 2012, el año de la reforma laboral y del rescate financiero, cuando la contratación por apenas días u horas se disparó sobremanera. De hecho, los acuerdos laborales de este tipo superaron por vez primera en las Islas los 20.000, y serían más de 24.000 en 2013 y alrededor de 31.500 en 2014. La tendencia continuó el año pasado (poco menos de 32.500), si bien el progresivo aumento moderó el ritmo de los tres ejercicios inmediatamente anteriores. Sea como sea, en 2015 se firmaron más del doble de contratos de una semana o menos que en 2008.

Cláusulas sociales

Una de las últimas novedades con que el Ejecutivo canario pretende mejorar las condiciones laborales de los trabajadores del Archipiélago es la inclusión de cláusulas sociales en los contratos que cierre la Administración autonómica. Además, el Gobierno regional ha promovido la contratación indefinida por medio de subvenciones a las empresas que creen este tipo de puestos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine