La entrada de competencia abarata más el coste de los vuelos que la tarifa plana

Clavijo planteará elevar el descuento para residentes al 75% si fracasa la tarifa plana

20.05.2016 | 02:00

Primera toma de contacto con Bruselas en el intento por establecer precios fijos para cada una de las rutas aéreas entre las islas y resultado templado. Las autoridades de la Comisión Europea (CE) solicitaron más documentación para estudiar el caso con detenimiento. Mientras, expertos del mundo del transporte aseguran que si el objetivo es abaratar el precio final de los billetes, no hay más que fomentar la competencia en trayectos como el que une Gran Canaria con Tenerife, donde la demanda supera al que une la primera de dichas islas con Barcelona.
El Gobierno de Canarias ha introducido matices puramente lógicos desde la apertura del debate. El presidente del Ejecutivo regional, Fernando Clavijo, avanzó ayer que si fracasan las negociaciones recién iniciadas, el siguiente paso será solicitar que el actual descuento del 50% para los residente suba hasta el 75%.

El buen clima de las relaciones Canarias-Estado y la cercanía de las elecciones juegan a favor. Hasta la ministra de Fomento, Ana Pastor (PP), hace suya la vieja reivindicación canaria de recibir alguna compensación por la inversión estatal en infraestructuras que los isleños no disfrutan, caso de la alta velocidad ferroviaria.

Europa es otra cuestión. Los tiempos de estudio en Bruselas son largos e incluyen el paso por la siempre dura Dirección General de Competencia. De entrada, va a ser complicado convencerles de que se hace necesario establecer un precio único en algunas rutas.

Según expertos en Economía del Transporte, el trayecto que une la dos islas capitalinas mueve anualmente un volumen de 600.000 pasajeros, cantidad que prácticamente duplica los billetes vendidos para viajar desde Gran Canaria a Barcelona. Dichas fuentes sitúan en el ámbito del puro incremento de la oferta el mecanismo para la reducción del precio.

El caso de Islas Airways

En el pasado, cuando Islas Airways tenía una cuota del 30% en el mercado del transporte interinsular de pasajeros, los precios de las tarifas llegaron a descender hasta un 23%. Es decir, la existencia de más de un operador de igual rango –existe Canaryfly, pero su peso no es suficiente– genera una competencia entre empresas que termina por trasladarse a los precios finales.

Clavijo solicitó ayer prudencia por el estado incipiente de las negociaciones y porque las posibilidades son múltiples. El presidente explicó que dos de los principios por los que se rige son el fomento de la competencia y la austeridad en el gasto público, argumentos que encajan perfectamente en esta ruta Gran Canaria-Tenerife. ¿Por qué establecer una obligación de servicio público (OSP) teniendo que completar los ingresos de una sola aerolínea con fondos públicos cuando el mercado puede regularse solo?

La OSP rige desde 1998 en las trece rutas que unen las distintas islas del Archipiélago. Cada una de ellas cuenta con un precio de referencia sobre el que las aerolíneas añaden su beneficio. Desde 2013 no se han tocado a pesar de que la Dirección General de Aviación Civil debe hacerlo cada año.

En la primera toma de contacto de ayer, la secretaria general de Transportes del Ministerio de Fomento, Carmen Librero, presentó a Bruselas verbalmente la propuesta para establecer una tarifa plana en los vuelos interinsulares tanto de Canarias como de Baleares. El concepto es la garantía de movilidad en estos territorios a precios homologables a los continentales. La representante de la Administración central abordó el tema con los responsables de la Dirección General de Movilidad y Transportes de la CE sin entrar de momento en ninguna negociación, y sin obtener por el momento respuesta alguna sobre las posibilidades que existen para la aprobación de las medida.

Los representantes comunitarios sí avanzaron a Librero que en las próximas semanas remitirán un escrito reclamando toda la información complementaria que deben conocer para evaluar la viabilidad reglamentaria de la propuesta, según señalaron fuentes del ministerio.

La dirección general encargada de este asunto se limitó a "tomar nota" sin comentarios adicionales. La propuesta que la secretaria general de Transportes llevó ayer hasta Bruselas se encuentra aún en un estado muy embrionario desde el punto de vista técnico y jurídico y por eso la CE requiere más información sin avanzar su posición hasta que un documento ponga negro sobre blanco el alcance de la medida y obligue a posicionarse tanto a la Dirección General de Movilidad y Transporte, como a la de Competencia.

La idea sobre la que trabaja Fomento, y que el pasado martes expuso al presidente de Canarias, Fernando Clavijo, en una reunión en Madrid, es la de establecer una tarifa plana para todos los vuelos interinsulares de cada uno de los trayectos. A ese coste fijo se aplicaría el 50% de descuento para residentes.

El ministerio cree que si Bruselas da el visto bueno en los próximos meses, la medida se podría incluir ya en los Presupuestos Generales del Estado de 2017. De aprobarse en esos términos, Fomento tendría que licitar cada ruta y cumplir el principio de concurrencia, lo que habilita a todas las aerolíneas de los estados miembros de la UE a concursar.

El Ejecutivo canario también valora el efecto que tendría la entrada de otras compañías aéreas en el mercado canario. Una mala elección que terminase en la desaparición de alguna de las escogidas generaría problemas de movilidad a los ciudadanos de una o varias islas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine