Cajasiete ignora el cierre del grifo y aumenta el crédito en más de un 8%

La cifra de negocio de la entidad supera los 3.000 millones de euros - El volumen de los depósitos se reduce levemente por la caída de los fondos públicos

18.05.2016 | 12:21
Cajasiete ignora el cierre del grifo y aumenta el crédito en más de un 8%

El abrupto cierre del grifo del crédito bancario fue una de las primeras consecuencias de la crisis. Las mismas entidades que en el período de bonanza habían prestado dinero a diestro y siniestro negaban operaciones que entrañaran cierto riesgo, por pequeño que este fuera. Incluso hoy, con la crisis superada, superada al menos en cifras macroeconómicas, el sector tiene muchas reticencias. Una de las excepciones de esta política de contención generalizada es Cajasiete, cuyos números ponen de manifiesto una estrategia anticíclica en relación con el crédito. No en vano, la sociedad cooperativa aumentó el año pasado en más de un 8% (exactamente en un 8,4) el volumen de los préstamos a su clientela. Un incremento que, además, también se produjo en el ejercicio de 2014, aunque menos acentuado.

El director de Relaciones Institucionales y Comunicación de Cajasiete, José Manuel Garrido, a quien acompañó el gerente del área de Proyectos, Carlos González Delgado, fue ayer el encargado de avanzar los grandes números de las cuentas anuales que la asamblea de la entidad aprobará este viernes. Unas cuentas, las de 2015, en que destaca ese aumento del crédito en más de ocho puntos, dato que contrasta con la generalidad del sector, que aunque comienza a conceder préstamos, dista mucho de hacerlo en las cantidades de los años precrisis. En el caso particular de la cooperativa canaria, el total del crédito concedido pasó de sumar 1.072 millones de euros al finalizar 2013 a sumar prácticamente 1.100 al término del siguiente ejercicio. Una cantidad que se disparó hasta 1.192 millones ya en 2015. En definitiva, un incremento interanual de 92,6 millones de euros.

Con todo, la que en sus orígenes fuera Caja Rural de Tenerife no ha visto mermar ni la tasa ni la cobertura de morosidad; de hecho ambas mejoran. Con respecto a la tasa de morosidad, es decir, el porcentaje de los préstamos de dudoso cobro sobre el total, esta se ha reducido a menos de un 9%, cuando llegaba a un 10,5% en 2014. Además, la tasa de cobertura para insolvencias es de casi un 72%, cerca de 12 puntos superior a la registrada en las cuentas anuales de 2014.

Garrido también adelantó los guarismos de los depósitos y la cifra de negocio. Esta última supera ya los 3.000 millones de euros, si bien este crecimiento no tiene correspondencia con el volumen de los fondos que la Administración Pública y los sectores residentes (familias y empresas) han confiado a la entidad. Los prácticamente 1.582,6 millones de euros que los depósitos sumaban al cierre del ejercicio 2014 eran 1.546,2 a 31 de diciembre de 2015. Un leve decremento que José Manuel Garrido atribuye a la caída de los depósitos de la Administración, que, en cambio, habían aumentado sobremanera un año antes.

Cajasiete cerró 2015 con un beneficio antes de impuestos de casi 6,5 millones (2,2 millones en 2014 y menos de 1,6 en 2013). Sus recursos propios llegan a 125,4 millones, alrededor de 50 más que lo que le exige el Banco de España.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine