I+D+I

La demanda interna en España continúa favoreciendo el incremento del PIB

21.04.2016 | 12:03

El incremento del PIB en el primer trimestre seguiría basado fundamentalmente en el aumento de la demanda interna, mientras que la aportación del sector exterior, en un peor contexto internacional, habría sido prácticamente nula. El gasto en consumo de los hogares podría haberse moderado ligeramente en el primer trimestre de 2016, a pesar de que la inflación negativa y los bajos tipos de interés siguen siendo importantes factores de impulso. Tanto la confianza del consumidor como la del comercio minorista han sufrido un significativo deterioro en los primeros meses del ejercicio. La desaceleración de la creación de empleo, la notable caída de los valores bursátiles o la falta de concreción del nuevo Gobierno, serían algunas de las causas de este empeoramiento. Respecto a los indicadores cuantitativos, las señales son mixtas. Algunos, como el índice de comercio al por menor, ha acelerado su ritmo de avance, mientras que las matriculaciones o las ventas interiores de las grandes empresas muestran cierta ralentización. La inversión residencial continúa su senda de recuperación, fundamentalmente en el segmento de las viviendas usadas, dando lugar a un repunte de los precios (un 3,6% la vivienda libre en 2015).

Las condiciones de financiación continuaron suavizándose, al tiempo que se producía un incremento de la demanda de crédito tanto para vivienda como para consumo. Los escasos indicadores relativos a la inversión en bienes de equipo sugieren cierta moderación en su ritmo de avance, aunque las condiciones financieras continuaron mejorando también para las empresas.

La economía española cerró 2015 con un déficit público en 2015 del -5,0% del PIB, muy alejado del objetivo del -4,2% del PIB. Este resultado debe ser motivo de preocupación por diferentes razones, por la señal que emitimos a nuestros socios comunitarios sobre la capacidad de cumplir con los compromisos referentes a la corrección del déficit público, porque aumentaría la vulnerabilidad de la economía española ante episodios de incertidumbre global y porque esta desviación se ha producido en un contexto de impulso de la actividad y de creación de empleo mejor que el inicialmente esperado, según señala CEOE-Tenerife.

En lo que se refiere al primer trimestre de 2016, el Banco de España ha estimado una tasa de crecimiento trimestral del PIB del 0,7% (igual que CEOE), una décima por debajo del trimestre anterior. Algunos indicadores económicos muestran cierta desaceleración al inicio del año, si bien no todos con la misma intensidad. En concreto, la confianza del consumidor ha registrado tres caídas consecutivas y el dato de marzo es el más negativo desde 2014. Por su parte, los afiliados a la Seguridad Social también presentan un crecimiento ligeramente inferior en este primer trimestre (3%, frente al 3,2% anterior).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine