Los analistas proponen nuevas reformas laborales y educativas para crear empleo

Molinas Sans apuesta por la "creatividad" que genere más puestos y considera que el mercado de trabajo padece una "excesiva judicialización y debe ser más flexible"

10.10.2015 | 00:33
El economista César Molinas Sans, ayer en la presentación del estudio: Acabar con el paro, ¿queremos? ¿podremos?

"La anomalía del mercado de trabajo español, reflejada en las elevadas cifras de paro, no resulta de causas puramente económicas sino que obedece a razones estructurales, es decir, es consecuencia de leyes en vigor, de instituciones legalmente constituidas y de prácticas disuasorias de la creación de empleo establecidas desde hace décadas". Esta es una de las conclusiones a las que llega el consultor, economista, matemático y experto en fondos de capital de riesgo, César Molinas Sans, que ayer presentó en el Club Oliver de Santa Cruz de Tenerife, el estudio Acabar con el paro, ¿queremos? ¿podremos?, del que es coautor junto con Pilar García Perea. El informe (208 páginas), realizado para la Fundación de Estudios Financieros del Instituto Español de Analistas Financieros –que preside en Canarias Francisco Javier Torres del Castillo–, es una propuesta analítica sobre la ocupación y el empleo en España, sus debilidades y fortalezas, las causas de la alta tasa de paro estructural, y que concluye con cinco propuestas de reformas que, para los autores, son necesarias para revertir dicha situación.

Para acabar con la anomalía laboral española hay que cambiar las leyes, las instituciones y las prácticas que la generan, señala Molinas quien resalta que "se trata de una tarea formidable porque esas leyes, esas instituciones y esas prácticas, no son fáciles de cambiar además de que existe una fuerte resistencia en determinados grupos de nuestra sociedad a cualquier reforma sustantiva", destacó.

Otra de las "reformas imprescindibles" afecta al sistema educativo, del que Molinas Sans dijo que "debe cambiar profundamente". "Deben dedicarse los fondos no a las universidades, sino a las guarderías para que desde edades muy tempranas se potencie la creatividad; fomentar la Formación Profesional y poner a competir a las universidades públicas entre sí para que sean más eficientes", señaló argumentando que "entre las 200 mejores universidades del mundo no hay ninguna española porque no tienen necesidad de competir". Añadió que "es necesario que los planes de estudios no se hagan en un despacho, sino preguntando a las empresas qué es lo que precisan para ocupar puestos de trabajo". Así propuso modelos de formación dual para "superar la bipolaridad de la distribución de competencias profesionales" y destacó el caso de la Universidad de Mondragón.

El experto fue especialmente duro con el sistema educativo español del que dijo que "es una máquina de generar parados". Sobre Afirmó que no ponía en duda la defensa que hacen muchos profesores sobre el modelo del que argumentan que "hace mejores a las personas, pero se morirán de hambre, porque se está formando a personas en ciclos superiores que tendrán una difícil empleabilidad".

En este sentido expuso datos comparados con Alemania en cuanto a la formación. Así, dijo que mientras que en España hay un 35% de personas en edad de trabajar con una baja formación, en Alemania la tasa se reduce al 15%; quienes tienen un nivel de estudios medios en España representan el 25% por el 50% de Alemania, y hay un 40% de personas con una alta formación por un 28% en Alemania.
Por ello propuso reformas para aumentar la "competencia y la meritocracia" en el sistema educativo así como una mayor permeabilidad entre la FP y la enseñanza generalista a todos los niveles.

Para Molinas Sans, la "creatividad" será el motor que genere la mayoría de los puestos de trabajo en un futuro no muy lejano. El economista auguró que "todos los trabajos rutinarios están condenados a desaparecer, ya sean manuales o intelectuales, y pasarán a ser realizados por máquinas". En este sentido, y en referencia a Canarias, el experto señaló que "si las Islas no disponen de un millón de personas creativas, que inventen su propio trabajo, lo pasarán muy mal".

Otra de las reformas urgentes planteadas por los autores del estudios es la reducción de lo que denominan "activismo judicial". Molinas Sans señaló que los jueces han tenido una inclinación casi contraria a todas las reformas laborales" y ese excesivo activismo judicial "tiene efectos negativos sobre la demanda de trabajo" por lo que abogó por "extender la mediación, que ya existe para los despidos colectivos, a los individuales", entre otras medidas.

El analista destacó que las empresas necesitan una mayor flexibilidad en los convenios colectivos, más allá de las cláusulas de descuelgue, por lo que indicó que es necesario reformas que permitan que "los convenios colectivos dejen de ser estatutarios para liberar determinadas cláusulas como la servidumbre de la cláusula erga omnes".

También propuso "racionalizar las modalidades de contratación, una mayor flexibilidad". Sobre ello apuntó que las tasas de empleo precario en España son "aberrantes" en comparación con otros países de Europa, y lo son desde que se legalizaron los contratos laborales temporales a mediados de la década de los ochenta del siglo pasado.

Por ultimo, los autores del estudio apuestan por unificar la indemnización por despido entre todas las modalidades de contratación y que esa indemnización tenga un "carácter finalista" para dedicarla a financiar la formación, reciclaje y la búsqueda de un nuevo empleo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine