Escándalo

Un español, en el equipo que reveló el 'caso Volkswagen'

El ingeniero valenciano Vicente Franco ha participado en el estudio que ha permitido descubrir el fraude

24.09.2015 | 19:44
El ingeniero valenciano Vicente Franco.

Un pequeño estudio para el mercado doméstico estadounidense sobre emisiones de vehículos diésel ha acabado con la dimisión del presidente de Volkswagen y el mayor escándalo en décadas del sector automovilístico. Tan sorprendido como medio planeta está Vicente Franco, un castellonense de 33 años doctorado en la Universitat Jaume I que ha participado en una investigación que ha hecho temblar las bolsas tras reconocer la compañía alemana que hizo trampa con sus diésel, engaño que podría afectar a 11 millones de vehículos en todo el mundo.

Franco se mostraba ayer atónito por la evolución de los acontecimientos, pero convencido de que se ha abierto un periodo de "gran incertidumbre" en el mercado europeo, excesivamente laxo a la hora de realizar controles estrictos sobre las emisiones de contaminantes a la atmósfera. Un dato sin duda para la reflexión: en Estados Unidos sólo el 2 por ciento de los coches que circulan por su carreteras son diésel, en Europa la cifra se eleva al 53 % y en España se dispara al 67 % de las ventas.

Vicente Franco trabaja desde 2013 en el equipo europeo de la organización The Internacional Council on Clean Transportation (ICCT), entidad responsable del estudio ambiental más relevante de los últimos años. En conversación telefónica desde Berlín –sede de la entidad en Europa– considera que "la dimensión del problema detectado es tan grande que urge un examen de conciencia de los fabricantes, pero también de los legisladores europeos", que deberían investigar al detalle las emisiones en el viejo continente.

Estudio de bajo presupuesto

Todo comenzó en 2013, con un pequeño estudio de bajo presupuesto en Estados Unidos –país donde está la matriz de la ICC– para ver las diferencias de las emisiones de los diésel en EEUU y Europa. Para ello se eligieron dos modelos de Volkswagen y uno de BMW.

Quizás nunca se hubiese descubierto la trampa si las pruebas se hubiesen hecho, como suele ser habitual, en un laboratorio y sobre un rodillo, pero los investigadores decidieron poner el "propio laboratorio dentro del vehículo" y sacarlo a la carretera. "La sorpresa fue descubrir que las emisiones de los vehículos Volkswagen superaban en 40 veces los niveles de emisión de óxidos de nitrógeno (NOx) que salían en el rodillo", destaca Franco.

La ICCT publicó los resultados de su estudio "y a los pocos días se acercó la Agencia de Protección Estatal (EPA) para pedirnos los datos". Desde 2013 hasta la fecha "sabemos que han estado pidiendo explicaciones la compañía alemana, que al final reconoció la trampa". El truco es difícil de creer, pero sencillo de explicar por Vicente Franco. El software instalado permitía al coche detectar si le realizaban pruebas sobre un rodillo. "Sobre el rulo, el volante estaba en la misma posición porque nadie lo tocaba, lo que activaba un sistema que daba unas emisiones de óxidos de nitrógeno irreales".

Pero el estudio de la ICCT les dejó fuera de juego cuando realizaron la prueba también en carretera, donde el 'engaño' no se activaba. Vicente Franco lo tiene claro: "Este escándalo es prácticamente la sentencia de muerte del diésel en Estados Unidos, donde en cualquier caso no deja de ser una presencia testimonial".

Las miradas ahora se dirigen a Europa, donde el problema de emisiones nocivas de diésel "es gravísimo", sobre todo si tenemos en cuenta el dato del elevado parque automovilístico de diésel que hay".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine