El Estado asume el coste de la rebaja fiscal y libera a las Islas de otra reforma

La tarifa del IRPF pasa a tener en Canarias a un tipo mínimo del 19% y un máximo del 46,5% para quienes cobre más de 90.000 euros

11.07.2015 | 02:00

Los canarios tributarán este año por el IRPF con arreglo a una tarifa que se mueve entre un tipo mínimo del 19,5% para los tramos de renta más bajos (los primeros 12.450 euros de la base liquidable) y el 46,5% del tipo marginal (para los rendimientos que excedan los 90.000 euros). El tributo se suaviza medio punto por abajo y un punto por arriba como consecuencia de la rebaja fiscal que ayer recibió luz verde del Consejo de Ministros y que supone adelantar a julio de este año las modificaciones previstas para 2016.

El Ministerio de Hacienda ha optado por aprobar una nueva tarifa del IRPF "intermedia" para todo el año que funde la rebaja que entró en vigor el pasado enero y los efectos de aplicar durante seis meses (entre julio y diciembre) la inicialmente pensada para 2016. El resultado es una escala con cinco tramos y unos tipos que bajan en medio punto en los tres primeros peldaños (los correspondientes a las rentas inferiores a 34.000 euros) y un punto en los dos siguientes (para los ingresos comprendidos entre 34.000 y 60.000 euros y para los que sobrepasan esta última cantidad).

La tarifa del impuesto de la renta está dividida en dos tramos, uno que fija el Estado y otro que es competencia de las autonomías, de modo que ante la rebaja extra que el Gobierno central impulsa a unos meses vista de las elecciones generales, quedaba el interrogante de si sería necesario que las comunidades redujeran su parte para que la rebaja fuera completa y llegara a los niveles que se han descrito (unos 180 euros al año para un contribuyente medio canario). Esa cuestión suscitó ciertas tensiones en la reunión que esta semana celebró el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Allí, consejeros de Hacienda de algunas autonomías le reprocharon al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que si el Gobierno tomaba la iniciativa unilateral de rebajar el IRPF debía ser la Administración central la que soportara la merma recaudatoria. La reforma lanzada por Rajoy la pasada semana fue tachada de "electoralista" por consejeros ajenos al PP, incómodos también porque, como ocurrió con los cambios en la tarifa aprobados en 2014, ahora se volvía a colocar a las regiones en el brete político de decidir si reducen o no el tramo autonómico, acentuándose además la dispersión y competencia tributaria entre regiones.
Pero Hacienda ha apagado ese fuego asumiendo el coste por entero el coste de la rebaja concentrándola en el tramo estatal del impuesto. Esto es, los 15 euros mensuales de ahorro de un asalariado medio los obtendrá íntegros con cargo al Fisco central, sin depender de que su comunidad decida modificar su escala de gravámenes.

Tras la combinación de la nueva tarifa estatal y las autonómicas, Canarias continuará entre las regiones en las que tienne menos pagan menos al fisco y más los que tienen más.

El adelanto en la rebaja del impuesto de la renta debería notarse en las nóminas de julio, por las menores retenciones. No obstante, el Ministerio de Hacienda reconoció que en parte de las empresas el efecto puede demorarse hasta los salarios de agosto por los plazos para adaptar las aplicaciones informáticas que facilita la Agencia Tributaria.

Un 4,4% menos de gasto en 2016

El Gobierno fijó ayer el techo de gasto para 2016 en 123.394 millones de euros, un 4,4 % menos que el año pasado, una reducción que el Ejecutivo ha desvinculado de los recortes y ha atribuido el ahorro a los menores intereses de la deuda y a la reducción del gasto en prestaciones por desempleo, derivada de la mejora de la ocupación. Ese nuevo freno al gasto anticipa, no obstante, unos Presupuestos sin margen para una expansión significativa de la inversión pública. Tanto el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, como el de Economía, Luis de Guindos, defendieron unas proyecciones y unos presupuestos enmarcados en la austeridad porque "el aumento del gasto público va contra la recuperación". "El Gobierno no tiene ninguna intención de cambiar ni la orientación ni el contenido de sus políticas económicas básicas", dijo Montoro. El Gobierno considera que España estará en condiciones de cumplir los objetivos de reducción del déficit público al 4,2% del PIB. El Gobierno ancla sus previsiones en la expectativa de un crecimiento de la economía que ayer revisó al alza para situarlo en el 3,3% este año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine