El referéndum que divide a los griegos de Canarias

Los helenos afincados en Tenerife ven con incertidumbre el futuro del país

05.07.2015 | 02:58

Los griegos que residen en Canarias, alrededor de 50, viven con preocupación e incertidumbre la consulta que hoy decidirá el futuro del país y de Europa. Es una decisión que aseguran está dividendo a la nación en dos mitades: los que apoyan el "sí", a favor de aceptar las duras condiciones que impone la troika, y quienes están a favor del "no", con el que el pueblo griego se negaría a seguir implantando más medidas de austeridad para poder pagar la enorme deuda.

Sin embargo, Theoni Dimopoulou, una griega que lleva más de diez años viviendo en la Isla, opina que "están tratando de convertir el referéndum en un plebiscito en el que Grecia decida si quiere continuar o no en el euro". "La votación no tiene nada que ver con esto pero se está intentando confundir a la gente", argumentó. Para ella, lo que los griegos decidirán hoy es si el Gobierno liderado por Alexis Tsipras debe seguir adelante con las condiciones que le quiere imponer la Unión Europea y sus acreedores. "La mayoría de la gente quiere permanecer en Europa pero no es posible seguir viviendo con estas medidas de austeridad", apunta.

Michael Zacharias, que lleva más de 20 años residiendo en las Islas, tiene la misma opinión y señala que "la gente no tiene muy claro qué está votando". El problema es que nadie parece saber cuáles son las alternativas.

Para Tassos Kotsekidis, un empresario que regenta un restaurante en la capital tinerfeña, la única cosa que está clara es que el pueblo griego "seguirá sufriendo". "Independientemente de que salga "sí" o "no", no hay nada claro sobre lo que ocurrirá después", afirma.

En el referéndum solo podrán participar los griegos que estén en su país. Dimopoulou será una de las griegas residentes en la Isla que podrá ejercer su derecho al voto, ya que se encuentra actualmente allí para visitar a su familia. "Pensaba venir de vacaciones y ahora aprovecharé para votar", manifiesta.

Sin embargo, puedan votar o no, los helenos que viven en Canarias están divididos. "Yo estoy a favor del "sí" porque tenemos que mantenernos con los europeos. Si Grecia sale de Europa, retrocederemos más de 50 años", opina Zacharias. Por el contrario, Kotsekidis afirma estar a favor del "no". "Por la información que tengo, ahora mismo creo que sería lo mejor para mi país", apunta.

El jugador griego del CB Iberostar Canarias, Fotis Lampropoulos, también se encuentra en estos momentos en Grecia y asegura no tener claro a cuál de las dos opciones dar su confianza. "La votación va a estar muy igualada. Cualquiera de las dos posibilidades puede ganar", asegura.

Dimopoulou también apunta que todavía no ha decidido qué casilla marcará en su papeleta. "Estoy informándome sobre lo que pasa aquí y en base a eso decidiré". En lo que sí se ponen todos de acuerdo es en que las asfixiantes medidas de austeridad para Grecia no pueden continuar. "Me gustaría seguir dentro del euro, pero con esta deuda no se si esto será viable", lamenta Dimopoulou.

Por su parte, Zacharias considera absurdas las exigencias que la troika pide a Grecia. "Hay que negociar. La gente quiere trabajo para poder pagar. No quieren que nadie se haga cargo de la deuda por nosotros", argumenta.

La situación en Grecia, según estos griegos afincados en el Archipiélago, es "preocupante". Durante toda esta semana, el Gobierno heleno ha impuesto un corralito, por el que los griegos solo pueden sacar un máximo de 60 euros de las entidades bancarias. Sin embargo, el empresario turístico Argiris Vaiopoulos mantiene que los griegos ya se esperaban que esto fuera a ocurrir. "La mayoría ya había sacado su dinero anteriormente y por eso la situación está calmada", afirma.

Kotsekidis tampoco da importancia a estas restricciones a la hora de disponer de liquidez. "Se preocupan porque solo dejan sacar 60 euros al día, es decir, 1.800 euros al mes, cuando la mayoría de los griegos tiene un sueldo base de unos 780 euros al mes", explica.

Este griego considera que la Unión Europea no puede tratar a Grecia como un socio de segunda categoría y que haciendo esto la UE puede forzar la salida del país heleno de esta organización internacional. Sin embargo, eso no le asusta, "tenemos un país que no necesita a nadie para salir adelante", afirma.

Uno de los pilares económicos es y segurá siendo el turismo. "A pesar de lo que quieran hacer ver a la opinión pública, ha habido pocas cancelaciones. Es un destino clásico, que no ha tener problemas", mantiene Vaiopoulos.

Pase lo que pase hoy en Grecia, estos helenos lo vivirán muy de cerca a pesar de encontrarse a miles de kilómetros de su país de origen, en unas Islas que pese a la distancia saben perfectamente lo que significan los recortes y empobrecimiento por la crisis económica.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine