Calentar con biomasa

La empresa Astillas y Pellets acaba de abrir la primera planta canaria de producción de cilindros de masa forestal para emplearlos como combustible barato y limpio

29.06.2014 | 02:00

Las empresas canarias que deseen combustible más barato y respetuoso con el medio ambiente ya pueden utilizar masa forestal como alternativa al petróleo. La empresa Astillas y Pellets de Canarias SL acaba de inaugurar en Santa Cruz de Tenerife la primera planta de producción de pellets de madera, con una capacidad de producción de 700 kg por hora.

Los pellets –considerados biomasa sólida– son pequeños cilindros compuestos con restos de maderas industriales y materia procedente de limpiezas forestales y podas agrícolas que se utilizan como combustible ecológico de alto rendimiento, no contaminante, de fácil uso, y sin ningún riesgo en su manipulación y almacenamiento.

Ignacio Merino Rodríguez, gerente de esta empresa, informa de que para su elaboración se recoge toda aquella materia forestal que debe ser retirada de los montes para evitar incendios y accidentes. Una vez retirada, esa materia se tritura in situ y luego es trasladada hasta la planta, ubicada en la dársena pesquera de la capital tinerfeña, donde se seca, se muele y se compacta.

Hasta ahora, más de 20 empresas canarias utilizan ya la biomasa forestal para la generación de energía como una alternativa económica y sostenible a los combustibles tradicionales y, especialmente a los derivados del petróleo. Entre esas empresas destacan las instalaciones hoteleras, que hasta ahora utilizaban solo calderas de gasóleo y propano para calentar el agua –no solo para uso sanitario, sino también para las piscinas– y ahora se han pasado al combustible a base de pellets, "ya que obtienen la misma energía a un coste más barato", explica Merino.

Aunque la mayoría de estos hoteles conservan los dos sistemas –el de combustible tradicional y el de biomasa– a diario solo utilizan el basado en pellets, ya que es mucho más económico.

Y es que, según indica el gerente de Astillas y Pellets de Canarias, "si hablamos del coste de combustible, el ahorro es del 50%". Esto es así porque, aunque un litro de gasóleo equivale a dos kilos de pellets, en términos económicos sigue siendo más rentable la biomasa, ya que un litro de gasóleo cuesta 1 euro y un kilo de pellets vale 25 céntimos.

Además de los hoteles, hay otro tipo de empresas que también se han apuntado al combustible a base de pellets, como las granjas de animales, las panaderías, los colegios, los polideportivos y los hospitales, entre otras. "Por ejempleo, las granjas de pollos necesitan estar a 36 grados durante los primeros meses de vida de los polluelos", explica. En cuanto a las panaderías, que utilizan hornos eléctricos o de gasóleo, también pueden ahorrar bastante con combustible basado en pellets.

Producción

Ignacio Merino informa de que solo el mantenimiento y limpieza de los montes de Tenerife genera material sufiente al año como para alimentar muchas calderas. Por ejemplo, durante los temporales de 2010 en La Orotava y Los Realejos (norte de la IslaI cayeron al suelo materia de los pinos suficiente como para ocupar 750 hectáreas. "Cuando ocurre esto es necesario limpiar el monte para evitar incendios y accidentes. El material que quedó en el suelo en esos temporales fue de aproximadamente 70.000 toneladas", afirma Merino.

La producción prevista por Astillas y Pellets de Canarias es de 1.500 toneladas al año. "Existen alternativas al petróleo", concluye Merino, que además "se pueden encontrar en las Islas, lo que redunda en una mayor autosuficiencia energética de nuestra comunidad".

El gerente de esta empresa explica que la energía producida por la biomasa es neutra en CO2, "por lo que contribuye a reducir la huella de carbono provocada por las actividades económicas realmente necesarias para las islas, como el turismo".

Enlaces recomendados: Premios Cine