La falta de liquidez retrasa la zafra y los tomateros volverán a la calle

El sector necesita con urgencia 14 millones de los 40 que se les deben

13.06.2014 | 23:15

Dos semanas después de la reunión celebrada con la ministra de Agricultura nada ha cambiado. Los productores de tomate de las Islas continúan padeciendo el lastre de los cerca de 40 millones que les adeudan los gobiernos central y autonómico y que les impide iniciar la zafra el lunes, tal y como habían programado. Según anunciaron ayer, en una semana necesitan catorce millones de euros para poder iniciar la labor previa a la plantación, cumplido ese plazo volverán a sacar sus demandas a la calle.

El jueves, la plataforma por la Defensa del Tomate volvió a Madrid, donde los recibió el secretario general de Agricultura, Carlos Cabanas. La ministra Isabel García Tejerina se comprometió el 29 de mayo a buscar liquidez para evitar la destrucción de 20.000 puestos de trabajo y la desaparición de un sector histórico en el Archipiélago.

Cabanas aseguró durante el transcurso de la reunión que el Ministerio pagó en 2009 y 2010, los dos primeros años del acuerdo suscrito entre el Gobierno de Zapatero y Coalición Canaria para el apoyo al tomate, 14,9 y 23 millones de euros, respectivamente.

Sin embargo, en el segundo de dichos ejercicios a los productores les llegaron solo 14,5 millones. Este es uno de los motivos del enfrentamiento entre los gobiernos autónomo y central que mantiene como rehén al tomate canario. Según Cabanas, el Ministerio ha puesto hasta la fecha 19 millones de euros más que el Ejecutivo autónomo, por lo que no moverá ficha hasta que Paulino Rivero muestre sus cartas.

El secretario general de Agricultura expuso la existencia de una línea de crédito en la Sociedad Anónima Estatal de Caución Agraria (Saeca).

"No parecía entender el modelo productivo que tenemos en Canarias", señaló el portavoz de la plataforma, Gustavo Rodríguez. El volumen máximo de financiación que aporta la Saeca es de 40.000 euros por productor y cada hectárea supone un gasto de 30.000 euros en los seis primeros meses, periodo en el que se realiza todo el trabajo preparatorio para que, pasado este, pueda venderse el fruto. Es decir, solo con tener dos hectáreas, ya estarían desprovistos de financiación 20.000 euros.

Conseguir los 14 millones que reclaman serviría para rebajar la deuda financiera y poder acudir a los bancos a solicitar "el crédito de campaña", esa cantidad necesaria para sostener al sector mientras los tomates crecen en la mata, tal y como resumió Rodríguez. El secretario de Agricultura se comprometió a buscar soluciones y acudir con ellas a las Islas en 10 días.

Carlos Cabanas afirmó también a los tomateros que haría llegar sus demandas a la ministra de Fomento, Ana Pastor. Ese departamento adquirió el compromiso de incrementar de forma paulatina las ayudas para el transporte de tomates hasta la Península y alcanzar ya en este ejercicio el 70%. Lo cierto es que en el año 2012 no llegó ni siquiera al 25%.

Enlaces recomendados: Premios Cine