Sindicatos, patronal y Empleo critican la rebaja salarial que piden FMI y CE

El Gobierno remite a los organismos internacionales a los acuerdos de moderación salarial alcanzados

08.08.2013 | 02:00

No ha gustado a nadie. La recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la Comisión Europea (CE) a España de que aplique una rebaja salarial del 10% para crear empleo ha provocado el rechazo frontal por parte de los sindicatos, la patronal española y el propio Gobierno central, que se remiten a los acuerdos alcanzados en el marco del diálogo social –entre centrales sindicales y empresas–, que fijan las variaciones salariales para este ejercicio y el próximo.
UGT denunció que la propuesta del FMI, respaldada por el comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rehn, de reducir los sueldos un 10% es "descabellada" y apuntó que desde 2010 ya cayeron un 6,3% sin haber tenido ningún efecto en el empleo. El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, aseguró que, lejos de mejorar la situación laboral, este descenso salarial ha traído una caída del consumo y de la inversión y "ha llevado a las familias una situación de sufrimiento y quiebra por no poder pagar las hipotecas".
Ineficacia
Mientras, el director de Comunicación de CCOO, Fernando Lezcano, mostró su "absoluto rechazo" a la propuesta al entender que desde que empezó la crisis las políticas aplicadas han ido "en la dirección de la devaluación interna". "Eso no sólo se ha demostrado ineficaz para salir de la crisis sino que nos ha instalado en una prolongación de la misma", destacó Lezcano. Además, cree que supone una dificultad añadida para las personas que ya tienen salarios de "subsistencia".
El vicepresidente primero de la CEOE, Arturo Fernández, por su parte, defendió que son los españoles los que deben decidir si se rebajan los salarios un 10%. Fernández afirmó que en España ya se hicieron muchos sacrificios, con lo que dejó entrever que la patronal no comparte las recomendaciones de Bruselas. "Este señor [en referencia a Rehn] lo que tiene que pensar es que los españoles tenemos nuestra opinión y seguimos las maneras que nos dice Bruselas, pero también tenemos que opinar nosotros", apuntó, para añadir que "esta bajada de salarios del 10% tenemos que pensar que es un problema de los empresarios y de los españoles".
El Gobierno también censuró la propuesta de FMI y CE y se remitió a los acuerdos de moderación salarial en vigor entre patronal y sindicatos que, a su juicio, han funcionado "muy bien" para recuperar la competitividad gracias al "esfuerzo" de trabajadores y empresas. Fuentes del Ministerio de Empleo recordaron que cualquier propuesta sobre salarios tiene que pasar necesariamente por el foro de negociación entre la patronal CEOE y los sindicatos CCOO y UGT.
La propuesta también suscitó el rechazo de los políticos. El secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, instó a Rehn a olvidar "sus recetas" porque "han resultado ser veneno" para España y que una bajada de salarios sería "injusta" y un "desastre".
Mientras, el portavoz de Economía del PP en el Congreso, Vicente Martínez-Pujalte, criticó al vicepresidente la CE y dijo que lo que tiene que producirse es "un proceso de devaluación interna, de todo". "Aquí cada uno tiene que opinar de lo suyo", sentenció.
El diputado de IU Gaspar Llamazares, por su parte, aseguró que "no es el camino" para reactivar la economía. "El Gobierno ya devaluó los salarios en un 7%. Lo que dice la UE es que hay que devaluarlos un 20% y ese no es el camino", concluyó Llamazares.

Enlaces recomendados: Premios Cine