Tres de cada 10 canarios tienen más estudios de los que precisa su empleo

El 14% de los isleños ocupa un puesto de trabajo con menor formación de la que requiere

05.08.2013 | 02:00

Tener estudios superiores ya no es sinónimo de ocupar un buen puesto de trabajo. Tres de cada diez canarios (28,9%) tienen una formación superior a la que precisa su empleo. El Archipiélago es la séptima comunidad con mayor sobrecualificación, superando en más de dos puntos a la media nacional (26,3%), según un informe de la Asociación de Empresas de Trabajo Temporal (Asempleo), en colaboración con Analistas Financieros Internacionales (AFI) y Consultores de las Administraciones Públicas (CAP).
Así pues, la formación tampoco está sirviendo de paraguas protector bajo la tormenta de la crisis, desde que comenzara la recesión –datos de 2007– los desajustes en la cualificación de los isleños han aumentado en más de seis puntos porcentuales.
Por su parte, los canarios que desempeñan funciones por encima de sus capacidades cada vez son menos. La infracualificación –entendida como aquellas personas que tienen una formación más baja que la que requiere su puesto de trabajo– supone, en datos del año pasado, el 14,2% del total de los ocupados en las Islas, algo más de medio punto por debajo de la media nacional (14,8%). Al contrario de lo que ocurre con la sobrecualificación, la infracualificación ha caído del 22,7% del primer trimestre de 2007 al 14,2% de este año.
Con más o menos formación o estudios, lo que pone de manifiesto este informe es que casi la mitad de los canarios (43,1%) tienen una instrucción que no se corresponde con la que requiere su puesto de trabajo. Curiosamente, los mayores desajustes de cualificación se dan en las ocupaciones de directores y gerentes que, necesitando una altísima cualificación, cuentan con un 56,2% de ocupados con formación básica o media. En cuanto a los trabajadores cualificados del sector agrario, de formación media, tienen al 70,6% de sus empleados con formación básica.
El sector de artesanos y trabajadores cualificados de la industria manufacturera y construcción, con una cualificación media, cuentan con un 58,8% de trabajadores con estudios básicos. En el lado contrario, los menores desajustes se producen en Canarias en los puestos de técnicos y profesionales científicos e intelectuales, con tan solo el 10,2% de infracualificación, y en ocupaciones elementales, donde la sobrecualificación alcanza el 31,5% del total de ocupados.
Pero Canarias no es la única región con un problema de desajuste de cualificación. Desde el arranque de la crisis, el porcentaje de ocupados con sobrecualificación ha aumentado en todas las regiones (la media española pasó del 22,5% en el primer trimestre de 2007 al 26,3% seis años después) lo que, según el informe de Asempleo, pone de manifiesto un desplazamiento de personal menos cualificado por el más cualificado.
Esto guarda relación con tres factores: la menor resistencia a la crisis de las actividades y sectores con menor valor añadido y con menor exigencia de cualificación; la tendencia de las empresas a concentrar las reducciones de empleo de los últimos años en el personal eventual temporal o de reciente afiliación para minorar costes de despido y aprovechar la marcada dualidad del mercado laboral nacional; y además, la mayor facilidad de encontrar empleo cuanto mayor sea el nivel formativo y la capacitación y destrezas del trabajador, aunque sea al coste de asumir funciones inferiores a su nivel de cualificación.
Es más, José Antonio Herce, socio de AFI, señala en el estudio que "desde mucho antes de la crisis se vienen constatando que casi la mitad de los ocupados españoles desempeñan tareas para las que no están cualificados". En 2007, el 22,5% de los ocupados en el conjunto de España estaban sobrecualificados para el trabajo que tenían asignado y un porcentaje idéntico (22,5%) estaba infracualificado para las tareas que desempeñaba, lo que, a juicio de este analista, "refleja una pésima asignación de los recursos educativos y laborales". La crisis, afirma Herce, "ha expuesto crudamente la impostura y ha aumentado el porcentaje de los ocupados sobrecualificados, tanto por la disminución de la ocupación como por el efecto refugio, que, a pesar de todo, la sobrecualificación aporta".
Aumento
Con vistas al futuro, otro estudio de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económica (IVIE) prevé para 2020 que los trabajadores cualificados aumentarán su peso en la población ocupada en España en 3,4 puntos respecto a 2011, y supondrán el 35,5% de todos los ocupados, y que también crecerá el segmento de los administrativos (pasará del 13,4% al 15,1%). Los trabajadores manuales (40,5%), seguirán siendo los más numerosos, pero con tendencia descendente (4 puntos menos que hace dos años), y el empleo no cualificado caerá del 10,2% al 9,1% de los ocupados.

Enlaces recomendados: Premios Cine