08 de abril de 2018
08.04.2018

Un duelo para hacer saltar la banca

El Iberostar Tenerife busca, en la cancha del Unicaja, su tercera victoria seguida, un triunfo que tendría valor doble en su propósito de colarse en los 'play off'

08.04.2018 | 02:53
Un duelo para hacer saltar la banca

Detalles

  • Cuidado con el bonus: El Unicaja es el conjunto de la ACB con mejor porcentaje de acierto en el tiro libre, con un 81,47% de efectividad, frente al 74,89% del Iberostar. Incluso en sus cinco últimos encuentros esta cifra crece hasta el 84,53%. A título individual destaca Jeff Brooks (33/35) con un 94,28% de puntería. Carlos Suárez y Alberto Díaz también rozan el 90%. Los aurinegros deberán tener cuidado con el bonus.
  • La forma de Nedovic: Si en el Iberostar Mateusz Ponitka parece haber cogido velocidad de crucero (13,6 puntos, 7,4 rebotes y seis faltas recibidas para 22,8 de valoración en los últimos cinco partidos), en el Unicaja destaca el momento dulce de Nemanja Nedovic. El escolta serbio parece imparable, con 23,5 puntos, 3,25 asistencias y 26 de valoración en sus cuatro encentro más recientes. Además, en sus últimos 18 choques de la Euroliga no bajó nunca de los 11 puntos.
  • Una cancha que se resiste: Hoy el Iberostar debe luchar también contra la historia, ya que los isleños han perdido en sus siete visitas ligueras al Martín Carpena, todas ellas de forma clara. A ellas se añaden la derrota copera de 2014 (102-61 contra el Barcelona). En esos ocho encuentros la media anotadora aurinegra fue de 67,12 puntos.

El mejor día y el mejor lugar para confirmar la recuperación. Tras sus sufridas victorias contra el Joventut y el Bilbao Basket, el Iberostar Tenerife persigue hoy el que sería su tercer triunfo seguido. Un resultado positivo que confirmaría su salida definitiva del bache en el que se vio inmerso tras la parón por la ventana FIBA de febrero y que además alimentaría sobremanera sus opciones de jugar el play off. Y es que los aurinegros se miden hoy al poderoso Unicaja Málaga, ahora mismo rival directo de los canaristas hasta el punto de que tras 25 jornadas disputadas acumula las mismas victorias que los isleños, quince.

Será, sin duda, una prueba de fuego para los laguneros, necesitados de, como ha reconocido su técnico Fotis Katsikaris, minimizar la irregularidad que, pese a las victorias, ha venido marcado su juego más reciente. La pájara final del duelo ante el Joventut, o las 21 pérdidas y el pésimo tercer cuarto firmado en Bilbao serían hoy, en caso de repetirse, sinónimo de derrota. Y es que el Unicaja, pese a acumular tres derrotas seguidas en Liga Endesa, no va a permitir tantas licencias a los tinerfeños, obligados, a buen seguro, a un juego más uniforme de inicio a fin. La aplicación, tanto táctica como mental, valdrá la pena ya que en caso de victoria en el Martín Carpena los canaristas no solo volverían a meterse en puestos de play off, sino que además le ganarían el average a los cajistas (a los que ya vencieron en la primera vuelta por 71-68), con la importancia que ese dato podría tener a tenor de lo igualada que está la parte media-alta de la tabla.

La empresa, más allá de la necesaria mejoría que deben experimentar los aurinegros, no se antoja nada sencilla. El Unicaja, ya finalizado su periplo en la Euroliga esta misma semana, debe aferrarse a un buen final en la ACB para que su año no le sepa a poco tras haber ganado la Eurocup el pasado curso. Fuera de los play off en la competición continental (pese a un meritorio noveno puesto) y eliminados en cuartos en la Copa, quedarse también apeados de las eliminatorias por el título en la Liga Endesa sería casi catastrófico para los de Joan Plaza. Y ahí, en ese estado de ansiedad de un oponente que empieza a verle las orejas al lobo tras una mala racha actual, debe hurgar hoy el conjunto aurinegro. Akognon y su mejoría son buen argumento en esta labor de amedrentar.

En base a las características del Unicaja, Katsikaris ha señalado el trabajo del rebote defensivo como uno de los factores claves para hoy. Números en mano, el cuadro malagueño es el segundo que más rechaces ofensivos captura (más de 12 por duelo), algo que suele convertir en oro. "Han hecho 60 puntos así en los cuatro últimos encuentros" desvelaba esta semana el preparador del Iberostar. Por tanto trabajo extra no solo para Tobey y Vázquez (más los minutos que pudiera tener Niang), sino también para hombres como Abromaitis y Ponitka, obligados a redoblar esfuerzos para contrarrestar el poderío físico de los aleros y ala pívots malacitanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine