21 de enero de 2018
21.01.2018

Una victoria con premio seguro

El Iberostar busca esta tarde, contra el Estudiantes, su décimo triunfo del curso que le catapultaría de forma directa a la Copa del Rey. Podría debutar Josh Akognon

21.01.2018 | 01:05
Una victoria con premio seguro

Datos

  • El capitán, apoyando. Un día después de conocerse con exactitud la gravedad de la lesión sufrida en su rodilla derecha, Nico Richotti regresó ayer al Santiago Martín. Lo hizo para presenciar desde el banquillo el entrenamiento de sus compañeros y, como no podía ser de otra manera, comandó el grito de guerra canarista al término de la práctica. Salvo contratiempo, el argentino también estará presente en el choque de hoy.
  • Evitar cábalas. La clasificación del Iberostar para la Copa se producirá, sí o sí, en caso de victoria. Los aurinegros podrían alcanzar incluso la quintra plaza en función de los demás resultados de la jornada. Pero en caso de derrota, los isleños deben esperar a que el UCAM Murcia haga lo mismo en su visita al Joventut, o que bien el Baskonia también caiga en su cancha ante el Real Betis y además lo haga por seis puntos más de diferencia de lo que lo haga el cuadro lagunero.

Ganar tiene premio. Sin truco ni letra pequeña. El Iberostar Tenerife afronta esta tarde un duelo casi a cara o cruz, uno de esos partidos en los que no puede fallar, pero tras el que le espera, en caso de triunfo, un nuevo hito en una época reciente marcada por las alegrías. Y es que caso de doblegar hoy al Movistar Estudiantes los aurinegros no solo confirmarían su recuperación desde la llegada de Fotis Katsikaris al banquillo (sería su sexto resultado positivo sobre), sino que además obtendrían, como notable recompensa, el billete para la próxima Copa del Rey a celebrar a mediados de febrero. Las prestaciones ofrecidas tanto en el duelo contra el Baskonia de la pasada jornada como ante el Orlandina en la BCL parecen argumentos, al menos sólidos, para tumbar a los colegiales.

Recupera Katsikaris para esta empresa mayúscula a dos de los jugadores que fueron baja en el duelo del martes en Italia: Rodrigo San Miguel y Mike Tobey. Además, y en función de su adaptación a los sistemas en estos dos últimos días, el técnico griego también podría tirar de su última incorporación Josh Akognon, que llega hasta final de temporada para tratar de cubrir la baja de Nico Richotti. Con su plantel al completo, pieza a pieza, y también de modo colectivo, el Iberostar es sobre el papel superior a su rival madrileño, que lejos de su cancha acumula un balance negativo de 2-6. Pero el preparador aurinegro no se fía lo más mínimo de su oponente, principalmente por situaciones recientes en las que una cierta relajación (como lo ocurrido en San Sebastián) tiene todavía en el aire la clasificación copera de los canaristas. A esta situación de recelo se une la sucedida hace cuatro años y además en un escenario casi calcado, cuando los isleños dependían de sí mismos para llegar al ecuador de la fase regular entre los ocho primeros y cayeron de forma clara, y ante un Santiago Martín hasta la bandera, contra un Manresa que al menos ese día no se jugaba nada. Solo una victoria esa tarde del propio Estudiantes frente al Gipuzkoa dio el pasaporte a los laguneros. Hoy, para no estar pendientes de lo que ocurra en otras canchas, solo vale la victoria.

Sobre el papel repetir la más que notable versión ya ofrecida recientemente ante rivales de enjundia debería bastarle a los canaristas, que sin embargo deben agudizar sus prestaciones defensivas ante un rival un tanto atípico. Y es que el de Salva Maldonado es un conjunto con una gran vertiente ofensiva y que si bien se apoya muchas veces en el máximo anotador de la competición Sylven Landesberg (casi 15 tiros por encuentro), pero también en su querencia por el tiro de tres puntos por mucho que el suyo sea el peor porcentaje de la ACB. Los madrileños hacen más de 30 lanzamientos por duelo, de los que más de 10 corresponden a sus pívots abiertos (Suton, Brown y Caner-Medley), una polivalencia que complica aún un poco más el objetivo aurinegro. Pero ese esfuerzo y concentración que demanda Katsikaris tiene su recompensa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine