11 de diciembre de 2017
11.12.2017

El Euskalgym se convierte en su particular Campeonato de España

La legislación de la rítmica impide a un conjunto mixto participar de un Nacional

11.12.2017 | 00:40

El hecho de representar una figura que jurídicamente no está reconocida todavía por la Federación Española provoca que el conjunto mixto nacido en Tenerife se vea desamparado cuando de competir a nivel nacional se refiere. Crístofer, Joel, Sandy, Nico y Sophien cuenta con el visto bueno de la Federación Regional para participar tanto en el campeonato de Tenerife como en el de Canarias. Pero ahí termina su ámbito. Una especie de vacío legal que complica más la razón de existir en esta particular aventura. "Da rabia porque la rítmica masculina ha sido muy maltratada en España. No se entiende que se quiera progresar en temas de igualdad dentro del deporte, y luego sean las propias mujeres las que no dejan avanzar. Evidentemente me gustaría participar a nivel nacional, porque se ha demostrado que tenemos nivel y se ha visto que los chicos podemos ofrecer espectáculo y cosas nuevas", comenta Benítez. Afirmación tajante que respalda Machín. "Es algo novedoso y diferente, y eso conlleva a dar espectáculo. ¿Por qué no dejarles competir?", se pregunta la chica del conjunto. La opción más factible, pero por ahora oficiosa por parte de la española, "es que presentaran al menos tres conjuntos mixtos para hacer un Nacional específico". Pero no es el caso en la actualidad.

Rabia que en no pocas ocasiones se transforma en "frustración". "Es duro porque te pegas un montón de horas de entrenamientos y apenas puedes participar en un par de competiciones, cuando ves que los demás conjuntos también pagan sus licencias y las mismas tasas y tienen la posibilidad de participar en muchos más sitios. Nuestra meta es competir, salir y que nos vean", comenta Crístofer. Sentimiento encontrado, ya que al desencanto ligado a su figura de creador de este grupo, Benítez tira también de experiencia. "Al menos a nuestra edad ya te tomas las cosas de una forma diferente y vienes a entrenar un poco más relajado, a disfrutar de la gimnasia". Sensación, por el contrario, que todavía no experimentan Nico ni Sophien. "Yo entreno lo mismo o incluso un poco más que mis compañeras de club, y ellas acaban yendo a muchas más competiciones", comenta éste. "Nos tenemos que conformar con lo justo y eso provoca que muchas veces el empeño que ponemos es excesivo en comparación con lo que realmente se nos permite hacer", argumenta el primero.

Ante todas las limitaciones ya señaladas, este conjunto mixto tinerfeño ha encontrado cobijo en un evento concreto para que tantas horas de sacrificio y dedicación tengan su razón de ser: el Euskalgym. Se trata de una prestigiosa competición de ámbito internacional que se celebra en el País Vasco (Bilbao o Vitoria) a finales de noviembre y que para muchos conjuntos suele servir de último test de cara al Nacional de la modalidad. "Siempre nos han acogido de mil amores y para nosotros es como si fuéramos al Campeonato de España", señala Benítez. "Acudir allí es como si fuéramos al Nacional. Ese era nuestro objetivo como el Campeonato de España lo era para las chicas", ratifica Hernández. Todo, eso sí, "pagado de nuestro bolsillo", porque no tienen "subvenciones ni otro tipo de ayudas".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine