11 de diciembre de 2017
11.12.2017
ÚLTIMA HORA
Luis Yeray Gutiérrez, nuevo secretario general de la Comisión Ejecutiva del PSOE en La Laguna
Fútbol CD Tenerife
CD Tenerife30Reus
 

El bálsamo más esperado

El Tenerife se impone con claridad al Reus en un gran partido de todo el equipo y con goles de Longo (2) y Aitor Sanz

11.12.2017 | 09:55
CD Tenerife 3 - Reus 0
Los jugadores del CD Tenerife celebran su primer gol ante el Reus con Casadesús, autor de la jugada que culminó su compañero Longo.

No hay mejor bálsamo en el fútbol que una victoria. Y el Tenerife se administró ayer una buena dosis de ello. Fue justo lo que necesitaba el conjunto blanquiazul y también su entrenador para poder seguir manteniendo la fe en sí mismos. Un triunfo contundente logrado a través de un fútbol más que decente, aderezado con una actitud ejemplar, que dejó satisfecho a una hinchada local ávida de alegrías, después de haber asistido a dos meses en los que han predominado los sinsabores.

En su búsqueda de dar con el once más eficaz, José Luis Martí volvió a introducir novedades significativas en su alineación. Por primera vez en lo que va de campeonato prescindió de Dani Hernández para apostar por el joven Carlos Abad, atinado en los partidos de Copa y pidiendo a gritos en los entrenamientos una oportunidad como esta. También dejó en el banquillo a otro intocable, Vitolo, para formar con Aitor y Bryan Acosta en la parcela central del medio campo.

El Tenerife inició la contienda con su plan habitual de hacerse con el control del balón y tratar de buscar la portería rival. El Reus montó de entrada un 4-2-3-1 con el que se propuso esperar a sus adversarios en su parcela. Eso provocó que los isleños al principio solo encontraran como recurso para llegar arriba el desplazamiento en largo. Lo que sí les empezaba a resultar rentable eran los robos en la zona de inicio de jugada de los catalanes, adiestrados para bajo ningún concepto sacar el balón de atrás a patadones. Un riesgo que el cuadro chicharrero se propuso explotar al máximo. Juan Carlos desaprovechó la primera con un lanzamiento desde el borde del área (6').

Más clara fue la de Tayron después de que Casadesús dejara solo al grancanario ante Edgar Badía, quien supo adivinar las intenciones de su contrincante (10'). El Tenerife olía sangre y en la grada se empezaba a percibir que cierta sensación de que pronto podían asistir a un gol de los suyos. Y así fue. Juan Carlos se buscó la pared con Casadesús y el centro del gallego llego a la cabeza de Longo y este anotó su octavo tanto en lo que va de Liga. Automáticamente después del gol, el decorado del partido cambió. El grupo de Martí bajó el ritmo y poco a poco el Reus fue empujándolo para detrás. Ese contexto parecía buscado por el propio Tenerife, que parecía sentirse más cómodo a la contra, si bien no supo finalizar ninguna con éxito ninguna de las que dispuso. Tayron se empeñó en hacerlo todo él y disparó alto tras una gran cabalgada desde su campo (19').

Aitor Sanz corrió la misma suerte tras un robo suyo cuando encaró al meta visitante y no pudo batirlo (24'). Y ahí concluyeron las ocasiones, todas del Tenerife, de la primera mitad.

Con esa mínima renta, los del Heliodoro salieron a afrontar la segunda parte. Y Martí debió encomendarles como misión que no se dejaran ganar terreno por su rival. Sin embargo, el equipo de López Garai no permitió que eso ocurriera. Todo, a pesar de que Longo malogró una oportunidad clara para ampliar la ventaja en el marcador. El italiano se lió en el uno contra uno en el que se encontró, tras habilitarlo Casadesús con otro gran pase, y no pudo lograr su objetivo (48'). A partir de ahí, el Reus tomó algo más la iniciativa. Gus Ledes protagonizó el primer disparo a puerta de su equipo en el partido, aunque sin consecuencias (49'). El mismo jugador brasileño ejecutó dos minutos un golpe franco y envió el balón al poste, en lo que pudo significar el empate. El susto que reactivó al Tenerife, que no pudo ofrecer mejor respuesta, ya que Longo volvía a marcar tras un rechace de Edgar Badía después de un remate de Juan Carlos.

Quedaba tiempo suficiente por delante como para echarse atrás y limitarse a conservar la renta. Y ambos equipos eran conscientes de ello. Porque ni los locales retrocedieron voluntariamente ni los de fuera bajaron los brazos. López Garai metió más dinamita a su delantera al dar entrada a Cámara y Juan Domínguez y el primero percutió en dos ocasiones casi consecutivas con mucha intención aunque desde posiciones un tanto alejadas. En ambos casos, el balón se marcharía fuera (67' y 69'). De ahí al final, el Tenerife siempre estuvo más cerca de anotar el tercero que de acortar distancias su oponente. Y eso es lo que ocurrió. Ya había desaprovechado varios contragolpes el conjunto blanquiazul hasta que Suso en uno de ellos supo ver cómo llegaba Aitor desde atrás para ponerle el balón en bandeja y que este sentenciara el choque.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine