04 de diciembre de 2017
04.12.2017

El Batistana lo borda con otro oro

El club isleño pone la guinda a su título con el primer puesto en la final por aparatos

04.12.2017 | 17:23
El Batistana lo borda con otro oro
El Batistana lo borda con otro oro

Leticia Batista, la gimnasta que nunca se cansa de ganar

  • El Batistana Tenerife está conformado por Aisha Delgado, Nieves Díaz, Ico Botanz, Esther Santoyo y Leticia Batista. Esta última es hermana de la entrenadora Jackeline, la gimnasta con más edad (26 años) de todo el circuito nacional y, además la tinerfeña más laureada de la actualidad de la rítmica canaria. A ello une el mérito de haber sido campeona de España de conjuntos con dos clubes diferentes. La del sábado podría ser la rúbrica a una carrera para enmarcar, e incluso la excusa perfecta para colgar las punteras y emprender un nuevo camino en su vida. Pero también, y a tenor de la capacidad de sacrificio que ha demostrado todos estos años, el título de Valladolid puede convertirse en un acicate para seguir al menos otro año. No hay mejor razón que defender el título. "Siempre voy a tener ganas de seguir y competir, y es verdad que el hecho de que un campeonato salga tan bien te da muchas ganas para seguir. Además, el Batistana es nuestro proyecto, en el que ponemos toda nuestra ilusión, talento y energía, y cualquier cosa que conseguimos nos impulsa a seguir y a superarnos cada año. Pero ahora voy a descansar un par de semanas y ya luego planearemos qué hacer la próxima temporada", señalaba anoche la deportista tinerfeña en pleno regreso a la Isla. Una vuelta, con tantas que ya ha hecho, con varias medallas colgadas del cuello. Pese a su veteranía y haber subido en infinidad de ocasiones al podio, Leticia no escondía ayer su satisfacción por lo logrado en tierras pucelanas. "Estamos muy contentas y orgullosas de lo que hemos conseguido", admitía sobre una competición, la de Primera, en la que "este año había mucho nivel". "Sabíamos que tendríamos que mantener la mente fría y enseñar todo nuestro trabajo", señala como secreto para salir airosas de una "competición muy emocionante y con gran ambiente".

Como si el conquistar el oro con una gran solvencia en el concurso general no le hubiera sido suficiente, o como si haber puesto en pie a la grada con dos ejercicios casi perfectos no le bastara para meter su nombre en la élite nacional tras solo cuatro años de vida. Con esa ambición y concentración salió ayer el Batistana Tenerife al Polideportivo Pisuerga de Valladolid para disputar la final por aparatos. Una entrega que las de Jackeline Batista tradujeron en otro primer puesto para bordar un Campeonato de España de Conjuntos que de nuevo pone a la rítmica tinerfeña en lo más alto del panorama nacional.

En este añadido al Nacional el Batistana volvió a mostrar la calidad exhibida tanto el viernes como el sábado. Las isleñas salieron las últimas al tapiz, ya sabedoras de que tenían que superar el 16,300 del Riba-Roja para volverse a subir a lo más alto del podio. Lejos de relajarse o acusar la resaca y el subidón de adrenalina sufrido apenas 15 horas antes, las santacruceras firmaron una tercera puesta en escena sobresaliente para irse hasta el 16,650. "El sábado ya lo habían bordado y en la final salieron a rematar la faena y también lograron el oro", decía rebosante Jackeline sobre sus pupilas.

Orgullosa y también ya aliviada después de "bastantes meses y muchísimas horas de entrenamiento para jugártelo todo en dos minutos y medio", recalca la entrenadora del conjunto tinerfeño, que igualmente pone sobre la mesa "la necesidad de clavar los ejercicios porque en esta categoría todos los equipos tienen un nivel altísimo". "Afortunadamente el trabajo se ha visto recompensado", añade la misma interlocutora sobre su equipo, que incluso se pudo permitir una penalización de 0,05 en su primer pase "por acabar un segundo más tarde que la música". Ni ese error sacó al Batistana del pedestal.

Pero no se limitó el conjunto tinerfeño a saldar con solvencia (le sacó 1,150 puntos al segundo) un título que refuerza la supremacía isleña tras el entorchado logrado por el Odisea hace cinco años. Y es que las chicharreras se metieron en el bolsillo a la afición presente en las gradas. "Casi, casi es tan reconfortante como el oro es que el pabellón se levante", apuntaba ayer por la tarde Jackeline, cuyos sentidos debían elegir entre ver como las suyas "lo clavaban" y escuchar y percibir a la vez que "coreen tu nombre, te aplaudan de forma continua y se pongan en pie". "Es que me decían las chicas que oían más al público que a la música", reconocía la entrenadora sobre "una sensación indescriptible". "Es la mejor sensación que podemos tener, algo impresionante y que merece la pena vivirlo. Le damos las gracias a todos los que nos apoyaron".

El Batistana ya había presentado su candidatura a podio hace apenas una semana, con motivo de la Copa de España de Conjuntos celebrada en Alicante, donde las isleñas fueron plata. "Teníamos bastante presión por haber sido subcampeonas en la Copa, y aunque sabíamos que podíamos luchar por las medallas, intentamos no pensar en ello, sino centrarnos en hacer nuestros ejercicios lo mejor posible. Las chicas supieron templar los nervios, aislarse de todo y consiguieron hacer muy buenos ejercicios", comenta la entrenadora.

Aunque buena parte de sus componentes ya acumulaban experiencia previa en otros clubes, uno de los aspectos que más llama la atención de este oro logrado por el Batistana es el escaso tiempo de existencia de esta entidad, apenas cuatro años de vida. En ese periplo les ha dado tiempo de lograr el ascenso, firmar dos quintos puestos seguidos y ahora, en la cita de esta pasado fin de semana, colgarse dos oros. "La verdad que no lo esperábamos, ya somos un club muy joven y además sabíamos que había un nivelazo en la categoría, ya que otros clubes llevaban grandes composiciones", admite Jackeline para la que el único secreto es "haber trabajado muchísimo", a lo que añaden "una gran ilusión" para en parte combatir "los pocos medios" de los que disponen a diario.

Un sacrificada labor que ahora, merecidamente, pasa a un segundo plano. Llega el turno para los reconocimientos públicos y para tomarse "un par de semanas de vacaciones". "En enero comenzaremos a preparar la temporada individual, y ya en agosto pensaremos en los conjuntos; seguiremos en primera y trataremos de igualar lo que hemos hecho esta temporada", afirma finalmente Batista, sabedora de que tendrá que lidiar con la presión de un listón que ellas mismas han situado en lo más alto.

El Intara, cerca del podio

Pero al margen de un tercer día de ensueño para el Batistana Tenerife la representación isleña estuvo muy cerca de conseguir otra medalla en las finales por aparatos. Y es que el Intara mantuvo su buen tono de los últimos años gracias a un ejercicio de 15,150 que dejó a las realejeras a solo dos décimas del podio, cuyo bronce fue a parar a manos de la Escuela GR Zaragoza (15,350). Solo el gran ejercicio final del Batistana las sacó de los tres primeros escalones. Las de Tatiana Gutiérrez fueron séptimas en el concurso general y cerraron su presencia en Valladolid con una puesta en escena más que notable y que también despertó la atención de la grada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine