30 de noviembre de 2017
30.11.2017
Fútbol CD Tenerife

La Copa como analgésico

El Tenerife y Martí buscan ganar crédito esta tarde y redondear su excelente actuación de la ida

30.11.2017 | 00:26
La Copa como analgésico

El regreso del Tenerife a los dieciseisavos de final de la Copa del Rey (un mes después del partido de ida) se produce en un momento inconveniente, cuando todas las miradas apuntan ya al partido del domingo, cita clave en Almería. El duelo definitivo de la eliminatoria parece incrustado con calzador en un calendario tan incomprensible como sobrecargado, hasta el punto de que los equipos de Primera -claramente favorecidos por el formato de la competición- suplican por un sistema nuevo y más coherente para temporadas venideras. Sea como fuere, ambos banquillos conceden importancia alta al envite de hoy.

Para el Espanyol, el triunfo es obligatorio. Tras el trasquilón del año pasado ante el Alcorcón (también de Segunda), verse fuera de la Copa agotaría la paciencia de una afición ávida de ver a su equipo en las rondas finales. Las urgencias del Tenerife son otras. Si tuviera que elegir, seguro que Martí apostaría por ganar el domingo y no hoy. Pero como ambas victorias son compatibles, buscará la más inmediata con efectos analgésicos, para aliviar los dolores ligueros y llenar las alforjas de la autoestima, como ya ocurrió en la ida.

Aquel partido del Heliodoro no valió para resolver la eliminatoria pero sí para convencer al Tenerife del excelso plantel que tiene este año. Se vio a los blanquiazules correr más que el rival, tutear a un Primera, generar ocasiones clamorosas y merecer el gol. Al menos dejaron la puerta a cero, esfuerzo que puede hallar recompensa en la segunda y última entrega del cruce.

Del Espanyol se espera que alinee menos suplentes que en el primer partido y salga a morder. Ahora bien, ambas escuadras optarán por futbolistas reservas en puestos capitales (la portería, por ejemplo) y no asumirán riesgos ante la proximidad de sus partidos ligueros. Puestos a elegir, ambos ansían para hoy una resolución favorable pero sin prórroga. Más todavía los periquitos, que vienen de jugar en lunes.

Martí, que ya triunfó en esta competición como futbolista, se aferra a ella para recuperar sensaciones y el optimismo perdido. Un triunfo daría alas a su equipo ante el vertiginoso calendario de diciembre (Almería, Reus, Sporting y Cádiz) antes de retocar la plantilla en el mercado invernal. El entrenador se sabe intocable para la directiva pero cuestionado por el entorno. Así que todo cuenta en su particular carrera por recuperar el crédito. También este partido de Copa que presenta una oportunidad histórica para el representativo: la opción de clasificarse por decimocuarta vez para los octavos de final y brindar a su afición un cruce contra los grandes. Sería en enero. Inmejorable regalo de Reyes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine