24 de noviembre de 2017
24.11.2017
Fútbol. CD Tenerife

Hasta arriba de presión

El Tenerife, obligado a ganar al Rayo para acercarse a los puestos cabeceros y no comprometer el crédito de Martí

25.11.2017 | 00:49
Hasta arriba de presión
Siga el partido en directo
Clasificación de la Liga 1|2|3
Clasificación de la Liga Santander
Clasificación de Tercera División

El Rayo defiende su sitio

  • El conjunto vallecano aterriza en la Isla con la moral por las nubes tras su último triunfo ante el Barça B (1-0). La victoria contra el filial azulgrana valió a los franjirrojos para ubicarse sextos en la tabla, una posición que hoy ponen en juego por vez primera en el Rodríguez López. Vienen sin su hombre gol, Raúl de Tomás, que evoluciona favorablemente de una tendinitis; y sin Manucho, su recambio natural. Las bajas trastocan a Míchel, quien remarcó ayer que cuenta con argumentos de sobra para competir y ganar hoy. "Dije en su día que toda la plantilla sería protagonista y todos tendrán sus oportunidades", explicó.

Los rivales son dos: el Rayo Vallecano, que llega en su mejor momento de la temporada; y la ansiedad que se ha ido generando a medida que se acercaba el día del partido. Desde la caseta admiten el temor al runrún del Heliodoro, que ya expresó cierta desaprobación ante la Cultural, y que la situación sea incómoda en un estadio hasta ahora invicto. Es el feudo del Tenerife el único aún imbatido junto al del líder, pero hoy los blanquiazules jugarán hasta arriba de presión.

La imagen contra el Huesca no agradó a casi nadie. Y el resultado (3-0) alejó peligrosamente a los isleños de la cabeza, ahora a ocho puntos. Visto el déficit de puntos que acumulan los de Martí fuera de su estadio, el margen de error en sus partidos como locales se reduce ahora a la mínima expresión. No solo porque un tropiezo alejaría -todavía más- las posiciones de privilegio, sino porque la paciencia del Heliodoro parece al límite.

De puertas adentro, el club cierra filas en torno a Martí, objeto de casi todas las críticas. Serrano salió al paso de las especulaciones y el miércoles ratificó su plena confianza en el entrenador. Escenario diametralmente opuesto al de cursos anteriores, cuando el blanco de las iras era el secretario técnico. Sea como fuere, el entrenador estará hoy en el centro del foco. Su alineación, sus permutas, su planteamiento, la elección del dibujo... Casi todo se le cuestiona al hombre que estuvo a punto de situar al representativo en la anhelada Primera División, que ahora parece tan lejos.

Las complicaciones se acumulan para los locales por culpa de las lesiones -Suso se suma al carril de los tocados - y la sanción de Jorge Sáenz, que casi permite asegurar la titularidad de Aveldaño. El partido será un examen para el argentino, que figura entre los nuevos fichajes menos utilizados. Ahora bien, las bajas capitales no son solo para el Tenerife. Viene el Rayo con un aluvión de problemas, los más importantes la indisponibilidad de Manucho y De Tomás. Coja su delantera, llega el turno para Javi Guerra mientras Míchel remarca su absoluta fe en los hombres de recambio.

Ha sido el exfutbolista del Rayo una auténtica bendición para un club en crisis. Estaban en ruinas -vestuario dividido, afición crispada y números rojos- en el barrio de Vallecas cuando se produjo su incorporación, que lo cambió todo. Y ahora comparece sexto el cuadro madrileño, aspirante al ascenso desde un fútbol aseado y una apuesta que gusta. A Tenerife llegan con la intención de adueñarse de la pelota y llenar de dudas el Heliodoro. El partido se juega en el campo... y en la grada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine