16 de noviembre de 2017
16.11.2017
Baloncesto
Elan Chalon6173Iberostar Tenerife
 

Un triunfo reconfortante

El Iberostar Tenerife olvida su fea segunda parte de Zaragoza con una plácida victoria contra el Elan Chalon

16.11.2017 | 03:17
Abromaitis culmina una contra ante el intento de tapón de Boukichou.

Una victoria para restañar heridas. Sin tener delante a un rival, el Elan Chalon, de excelso pedigrí, el Iberostar Tenerife mató ayer dos pájaros de un tiro. Por un lado, sumar la quinta victoria del curso en la BCL que le permite seguir encaramado en la zona más alta de su grupo, y por el otro, recobrar seguridad en sí mismo. Una sensación positiva que parecía resquebrajada por recientes y preocupantes prestaciones, como las que condujeron a la derrotas en las visitas al Andorra y al Zaragoza. En suelo galo, los de Nenad Markovic aparcaron su crisis de identidad y lo hicieron gracias a ser más regulares (solo tuvieron un bache entre el final del primer cuarto y el inicio del segundo), con una sólida defensa (nueve recuperaciones) que le permitió correr, y una mayor fluidez a su juego de ataque (24 asistencias). Suficiente para superar con solvencia a su adversario y sumar en números y en autoestima.

Las sensaciones ya fueron bastante positivas desde el arranque, y aunque a los aurinegros les costó un tanto descifrar la intensidad defensiva local en línea de pase, y también dar con las revoluciones adecuadas a la hora de correr (les sobraron un par de tiros precipitados), el balance del arranque resultó favorable. Detrás por el control del rebote, y delante porque los de Markovic rescataron una fluida circulación de balón, bien para acabar buscando a Tobey en el poste (que a veces se quedó con un pequeño) o bien para invertir el balón en el perímetro, situación de la que sacaron partida tanto Richotti como Abromaitis (8-14).

Incisivos atrás la brecha lagunera siguió creciendo hasta el 10-20 pese a que los locales habían encontrado en Gelabale una válvula de escape con la que producir. Pese a dos desajustes defensivos, el Iberostar no renunció a correr cada vez que pudo (14-22 tras contra de un inmenso Richotti), aunque los de Markovic no fueron capaces de dar continuidad a su acierto y varias malas acciones permitieron al Elan Chalon dejar su desventaja en solo cuatro puntos (18-22). Pequeño lunar al final del cuarto que no empañaba, sin embargo, la alegría que le estaban dado los canaristas a su juego, algo que se traducía en ocho asistencias en esos 10 minutos.

Con Vázquez y Allen nada acertados de cara al aro (0/7 entre ambos), el primero desconocido desde la media distancia y el segundo cada vez más ansioso, el Iberostar se metió en un pequeño socavón. Un agujero que le tuvo sin anotar cuatro minutos y que pese al tiempo muerto de Markovic (a 7:21 del descanso) le llevó a encajar un parcial de 9-0 que situó a los galos por delante (23-22). Tobey acabó con la sequía, y Abromaitis, con otro triple fruto de un pase invertido aumentó la renta isleña hasta el 23-27, pero ahí, como había ocurrido en el acto inicial, al conjunto tinerfeño le costó encontrar continuidad. Sumó a cuentagotas desde el libre (2/4 de Vázquez), pero en medio acumuló varios errores en el tiro, como dos seguidos de White u otro desde el perímetro y liberado de Beirán justo antes del intermedio. El Elan Chalon, eso sí, ofrecía prestaciones aún peores y gracias a un par de acciones esporádicas de San Miguel (al no ver claro un pick and roll) y Richotti (en penetración) los aurinegros llegaban con un cierto colchón al descanso (25-33).

Advertido por lo sucedido tras el ecuador en Zaragoza solo tres días antes, el Iberostar Tenerife no quiso dejar lugar a la duda en la salida del tercer cuarto. Con Niang (inédito en la primera parte) ejerciendo de stopper, con Ponitka en su versión más vertical y corriendo cada vez que le fue posible, los laguneros firmaron un parcial de 0-7 que obligó al técnico local, Jean-Denys Choulet, a pedir tiempo después de tres minutos de cuarto (28-41). Pero al contrario que en los dos cuartos anteriores el conjunto lagunero sí dio con la regularidad ofensiva necesaria para estirar su renta hasta los 16 puntos (30-46 tras triple de San Miguel).

Entre Gelabale y un tosco pero efectivo Boukichou trataron de mantener a flote al Elan Chalon (40-49), aunque ahí apareció la versión más arrolladora de Abromaitis, capaz de sacarse de la manga un triple desde la esquina, de robar y correr toda la cancha dejando una bandeja, y de romper a su par de frente y finalizar con la izquierda (40-58) para liderar un parcial de 0-9. El Iberostar no solo fue capaz de aplacar cualquier intento de remontada local, sino que prácticamente había dejado el partido visto para sentencia gracias a una sólida defensa (siete recuperaciones), pero sobre todo con mucha fluidez en ataque, para sumar 18 asistencias en 30 minutos.

La ventaja aurinegra tocó techo con tres puntos de Vázquez (42-61) antes de que los de Markovic se volvieran un tanto más contemplativos, alternando acciones destacadas (contra de Ponitka), con otras más discretas, especialmente a su lado de la pista, donde los de Markovic permitieron a su rival varias segundas opciones y a su vez lanzamientos liberados desde el perímetro (50-63, 36'). Para evitar sustos mayores el técnico canarista paró el partido y con la presencia en pista de Beirán y Allen (muy cómodos a campo abierto) le terminó de dar carpetazo al choque (52-71). Solo una cierta relajación en las acciones finales y un inverosímil triple de Bouckichou desde medio campo impidieron que la ventaja final fuera mayor (61-73). Un triunfo necesario en la cuantitativo y reconfortante en lo moral después de las tres derrotas seguidas en la Liga Endesa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine