12 de octubre de 2017
12.10.2017
Baloncesto
Ventspils 7372 Iberostar Tenerife
 

Al Iberostar le falta contundencia

El club lagunero se estrena en Europa con una derrota en un partido tibio, en el que nunca tuvo continuidad ni delante ni detrás

12.10.2017 | 00:43
Champions League de baloncesto | Ventspils 73 - Iberostar Tenerife 72
Beirán trata de perseguir a Hamilton en una acción del encuentro de ayer.

La defensa del título arranca con derrota... y malas sensaciones. Y es que ayer el Iberostar Tenerife arrancó su participación en la Basketball Champions League con un resultado negativo en su visita al Ventspils, un tropiezo tras un partido extraño en el que primero los laguneros parecieron interpretar a la perfección un puedo y no quiero que acabó convirtiéndose en un quiero y no puedo cuando su rival ya se había envalentonado y creía firmemente en la opción de tumbar al vigente campeón. A los de Markovic les faltó en todo momento contundencia, regularidad y continuidad. A los dos lados de la cancha. Detrás porque no estuvo firme en la defensa del uno contra uno, porque no ajustaba bien en la basculación, o porque permitía muchas canastas al borde de la posesión. Y delante porque vivió casi en exclusiva de la producción de sus hombres interiores, porque en no pocas ocasiones se metió en la boca del lobo con penetraciones en ocasiones innecesarias, y, sobre todo, porque su acierto en el tiro de tres puntos fue para olvidar.

El desatino canarista desde más allá del 6,75 vivió su episodio más cruento hasta el descanso, momento en el que los isleños acumulaban un paupérrimo 0/11, buena parte de ellos en situaciones liberadas. Pese al 3/3 nada más salir de los vestuarios, los aurinegros volvieron a fustigarse con un 1/7 final, entre ellos el tiro definitivo de Richotti que hubiera supuesto la victoria del conjunto insular. Con todo este cúmulo de irregularidades, a los laguneros les daba para ir casi siempre con el gancho puesto, o a lo sumo tomar la delantera en el marcador pero sin poner contra las cuerdas a su rival. A lo sumo, un parcial de 0-10 dio al Iberostar una renta de siete puntos (36-43). Así se llegó a un final igualado donde los canaristas no acertaron a sentenciar (triples errados por San Miguel y Richotti) ni tampoco tuvieron contundencia para defender la jugada final. Por si fuera poco, y en el último ataque de los locales (con 71-72 en el electrónico), los colegiados hicieron caso omiso a la cuenta de ocho segundos para rebasar la mitad de la pista y permitieron al Ventspils seguir jugando para el 73-72 definitivo. En resumen, una derrota rara (con mucho margen de error dentro de la BCL) que debe servir como toque de atención para los próximos compromisos.

La inconsistencia canarista quedó patente desde los primeros compases del duelo, alternando acciones positivas con otras desacertadas. Sin tino desde el perímetro solo Tobey (nueve puntos) parecía tener las cosas claras (13-15). Con Ponitka cubrendo la ausencia de White y coincidiendo en cancha con Beirán, el Iberostar ganaba en presencia física, lo que le permitía segundas opciones (seis rebotes ofensivos) y paliar así una sangría, la del tiro de tres cada vez mayor. A una recuperación en saque de fondo rival le seguían varias malas acciones en campo propio. Así en un par de ocasiones, como repetitiva era la aportación de Tobey (13 puntos antes de resentirse de un esguince) para mantener con vida a los de Markovic (33-29). Afortunadamente al norteamericano le dio continuidad Vázquez, responsable principal de que los laguneros llegaran al intermedio por delante (36-37).

Tres triples casi seguidos en el arranque del tercer acto ahuyentaron de un plumazo el paupérrimo 0/11 hasta el intermedio y situaban a los aurinegros en la rampa de lanzamiento para empezar a sentenciar el choque. Pero ahí a los canaristas les faltó equilibrio, ya que si bien Tobey siguió produciendo atrás fue muy blando con Zakis (51-52). Poco a poco el Ventspils se fue creciendo para recuperar su puntería desde el perímetro tras un 0/5 en ese acto y, especialmente, hacer mucho daño con varias canastas al filo de unas posesiones en las que a los de Markovic les faltó morder un poquito más (65-60, 34'). Pese al obligado tiempo muerto del técnico bosnio, al Iberostar le entraron las prisas (con varias penetraciones contra el mundo) y si bien ya con toda su artillería pesada sobre la cancha logró tomar la delantera (65-66) no terminó de arrancar para dejar atrás a su rival (69-66). San Miguel colocó las tablas con un triple 15 minutos después (69-69) y Richotti no falló desde el 4,60 (69-71), pero en el momento de la verdad la defensa no fue del todo consistente, Ponitka se dejó el balón atrás en una penetración, Tobey solo acertó en un libre y San Miguel, desde la esquina, tampoco vio aro e lo que pudo ser la puntilla antes de un final para olvidar. Dos derrotas seguidas de las que toca resetear para pensar ya en el Joventut.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine