11 de octubre de 2017
11.10.2017
Baloncesto

El campeón inicia su defensa

El Iberostar Tenerife visita al Ventspils letón con la idea de sumar la primera victoria de la fase de grupos

11.10.2017 | 21:20
Entrenamiento en el escenario del choque.

La defensa del título arranca en Letonia. El Iberostar Tenerife comienza esta tarde, visitando al Ventspils, su segunda andadura europea seguida, y lo hace con el reto de intentar igualar las fantásticas prestaciones del curso anterior, aquellas que le llevaron a finales de abril, y ante una enfervorizada afición, levantar la copa de campeón. La idea de los aurinegros es estar en el ramillete de candidatos a luchar por esta nueva Basketball Champions League, una empresa a priori más complicada, no solo por una nómina de rivales de los que se supone una mayor exigencia (hay 32 clubes en lugar de los 40 del curso anterior), sino por, como ya han admitido los propios jugadores del cuadro lagunero, los rivales canaristas contarán con la motivación extra de tratar de derrotar al vigente campeón.

La primera parada de los de Nenad Markovic llega tras un largo viaje hasta Letonia que obligó a los canaristas a salir de Tenerife el lunes a mediodía. Casi 5.000 kilómetros y muchas horas de traslado que no deberían ser excusa para que el Iberostar doblegue a un clásico del basket báltico y que ha sido campeón de su país hasta en ocho ocasiones. Segundo el pasado curso, el Ventspils es un equipo desconocido para el aficionado medio, sin jugadores nacionales de renombre (salvando quizá al internacional Aigars Skele), ni tampoco norteamericanos de gran peso, toda vez que dos de ellos (Mike Bruesewitz y Manu Ubilla) solo han destacado en otras ligas menores, y otro (Blake Hamilton) acaba de terminar su periplo universitario. A ello se añade mucha juventud (con una media de edad que no llega a los 25 años) y una rotación relativamente corta en la que apenas intervienen ocho o nueves jugadores. El amparo de su cancha y un cierto desconocimiento por parte del plantel tinerfeño deberían los mayores avales del conjunto de Robert Stelmahers.

El juego interior

Favorito sobre el papel, el Iberostar Tenerife debe aprovechar esta primera cita para sumar su primer triunfo continental a la vez que se quita el mal sabor de boca tras su tropiezo del domingo ante el Valencia, y también para darle más protagonismo a su fondo de armario. Con la baja por lesión de Davin White, la reordenación de piezas parece evidente. Más minutos para Bassas, con la opción de ver a Ponitka como dos y a Adin Vrabac (casi inédito en los tres primeros encuentros de la ACB) dando refresco en el puesto de tres. Otro de los beneficiados de este segundo periplo europeo debe ser Petit Niang, más aún cuando no sería muy conveniente forzar a Mike Tobey, que desde el miércoles arrastra un pequeño esguince de tobillo, mientras que Fran Vázquez sufrió el domingo un corte en la palma de su mano derecha con el que no se le vio muy cómodo. El Olympic Center de Ventspils parece igualmente el escenario idóneo para terminar de meter en la rotación aurinegra a Rosco Allen, por ahora a la sombra de un regular y notable Tim Abromaitis (que ha recuperado brillantemente su rol de cuatro titular), pero cuyo papel debe ser más destacado en la rotación interior. Debe ser precisamente la aportación de esta batería interior uno de los factores desequilibrantes en el duelo de hoy, toda vez que los postes letones no parecen los de más impronta de su equipo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine