CD Tenerife
Barcelona B 03CD Tenerife
 

El Tenerife se viste de líder

El equipo blanquiazul firma otro partido de mérito ante el Barça B y liquida al filial 'culé' en apenas 45 minutos. La eficaz presión de los insulares y el partidazo de Suso, claves en la victoria del representativo

29.08.2017 | 08:06
El Tenerife se viste de líder

Martí sorprende y elige al italiano Longo para el primer cambio

  • El cuadro técnico blanquiazul tomó la decisión después del último entrenamiento en la Isla. Longo estaba tan bien que había que convocarle. Y ayer mismo se encendió la opción de que debutara. Las molestias de Juan Villar aconsejaron que el italiano ya calentara desde el minuto 30, si bien su incorporación al juego se produjo en la reanudación. Es pronto para pedirle que entienda las indicaciones de sus compañeros, los pases al hueco, las instrucciones desde el banquillo... Pero apenas unos minutos bastaron a este crack para hacer un movimiento de goleador nato y aprovechar la más mínima oportunidad para estrenar su casillero de goles. Ha prometido que tratará de igualar su cifra del curso pasado (14 con el Girona) y su etapa como blanquiazul no ha podido comenzar mejor. Longo, a quien pretendía media categoría y también algún Primera, eligió Tenerife porque iba a jugar. Y así parece que pronto se ganará un sitio en el once. Martí se lo había prometido cuando le persuadió para ficharle. Ahora, ambos saben que pueden confiar el uno en el otro. Aunque tendrá competencia. Malbasic ya tiene los papeles en regla y podría debutar en Valladolid. M. D.

Han pasado tan solo dos jornadas y este Tenerife ya es un primor. Anoche dio un auténtico recital de fútbol en el Mini Estadi ante un rival que imponía y que tenía -igual que el representativo- la opción de vestirse de líder. El maillot amarillo a estas alturas es solo simbólico, pero la candidatura al ascenso ya cobra fuerza e impone respeto. El estirón blanquiazul ya es la comidilla en toda la categoría, que habla con recelo y murmura sobre los avances del Tenerife, que es un ciclón. Es omo si el equipo permaneciese en la dinámica positiva que le hizo volar a los play off. Pero con más argumentos.

Ayer gran cuota del mérito fue otra vez de Martí. Planteó el partido con maestría y supo sacar de sus casillas al adversario, que sufrió lo indecible ante la presión altísima del Tenerife. El robo rápido del esférico era una prioridad absoluta para los blanquiazules, que residieron casi de forma permanente en zona de confort. Lo contrario ocurrió a los culés, que vivieron siempre alejados de las zonas de peligro y sin apenas generar ocasiones.

Las del Tenerife tardaron en llegar, pero resultaron letales. La primera acabó en un gol que lo tuvo todo: robo, presión, asistencia, acierto y templanza. Lo anotó Juan Carlos Real, que se está destapando como una de las grandes sensaciones al amanecer del campeonato. Generaba dudas su fichaje -venía tan lejos como del Cluj- pero sus dos sesiones de estreno han sido formidables. Anoche aprovechó un pase de oro de Juan Villar para poner por delante a los blanquiazules, que sacaron petróleo de la muy eficaz labor de presión y así desquiciaron a los anfitriones.

A tan buen nivel estuvo el representativo que ayer el partido (ante uno de los aspirantes a estar arriba) llegó casi liquidado al descanso. Fue así porque el árbitro se fue al punto de penalti ante una muy discutible acción donde hay contacto del central Martínez con Villar, otro que marca diferencias. De la pena máxima sacó tajada Suso, que ha empezado la temporada como nunca. Su acierto desde los 11 metros no solo cambió el partido, es que además espoleó al Tenerife. Todavía más.

Para entonces ya el filial barcelonista era una caricatura. Desdibujado, con errores flagrantes en defensa y haciendo aguas ante la obra coral del Tenerife. Al menos en los iniciales 45 minutos no hubo margen para que generara oposición al Tenerife ni fuese el rival vigoroso que se encontró el Valladolid. Así que el envite llegó en condiciones óptimas para que lo finiquitaran los isleños en la reanudación, que trajo también noticias felices.

El Barça B se obligó a asumir riesgos y nunca halló lo que buscaba: un gol rápido que le metiese en el partido. Mientras sus frecuentes aproximaciones las desbarataba Dani o ni tan siquiera llegaban con veneno a sus dominios, las del Tenerife eran oro molido. Como la que estuvo a punto de propiciar el gol de Villar, que estuvo a milímetros del gol en el arranque de la segunda mitad. Luego, otra vez, falló solo ante Varo. Tuvo tanto tiempo para pensar que el portero le adivinó su intención, pero se fue de la contienda dejando su huella.

El partido estaba resuelto pero quedaba mucho por ver. Por ejemplo, la exhibición de Samuele Longo nada más arribar a la competición. El italiano aterriza en la jornada dos, pero lo hace a lo grande. Con un movimiento de esos que diferencian a los delanteros top de los jugadores del montón. Tan solo bastaron unos minutos al transalpino para conectar su bota con el balón hasta hacer el tercero. Así estrenó su cuenta.

El encuentro entró en una fase donde ya estaba todo resuelto y la intensidad barcelonista se apagó. Pero fue reconfortante ver al Tenerife mantener encendidas las alarmas y sostener la intensidad (en defensa y en ataque) para gobernar la partida en su totalidad. Ni un reproche cabe para el representativo, que vuela tan alto como nunca soñó. Es líder de Segunda, lo cual no ocurría desde el año del último ascenso. Y si así sigue, el año que viene habrá de retonar a Barcelona pero para cruzar la calle. A este nivel, volverá la temporada que viene. Pero para jugar en el Camp Nou.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine