CD Tenerife10Zaragoza
 

Un inicio feliz

Carlos Ruiz sale al rescate de un Tenerife serio, compacto y sin fisuras en su estreno liguero ante el Zaragoza

19.08.2017 | 01:01
CD Tenerife - Real Zaragoza (18/08/2017)
Vitolo cabecea un balón ante Borja Iglesias y Carlos Ruiz.

Premio a su buena pretemporada para los canteranos Brian y Nadjib

  • "La suerte es que yo no les veo solo en los partidos, sino también en los entrenamientos y en el día a día", remarcaba Martí recientemente. Se refería al trabajo de los canteranos adscritos durante la pretemporada al primer equipo blanquiazul, especialmente a aquellos que habían tenido una importante cuota de protagonismo en los amistosos estivales. Ayer, el entrenador fue de las palabras a los hechos. Así, convocó a dos de los futbolistas del B con los mayores y hasta dio a Brian Martín la oportunidad de estrenarse como titular. El isleño se vio favorecido por la baja por lesión de Víctor Casadesús, que tuvo que conformarse con seguir el partido desde la grada; y las molestias de Juan Villar, que comenzó el partido en el banquilllo. El resto de suplentes fueron el cancerbero Carlos Abad, Iñaki, Alberto, Bryan Acosta y Juan Aveldaño. De los nuevos refuerzos, solo Juan Carlos y Luis Pérez incrustaron su nombre en la alineación. Álex García, tal y como estaba previsto, se quedó fuera de la citación para este primer compromiso liguero a la espera de resolver su situación en la entidad.

El primer paso fue adelante. Buscaba el Tenerife cambiar su suerte de las últimas temporadas (cinco años consecutivos con inicio ruinoso) pero esta vez en su feudo y al calor del Heliodoro. El propósito primero era olvidar el drama de junio y mudar el sabor de boca amargo de aquel domingo funesto por otra sensación más feliz. Y así lo hizo el cuadro de Martí, que tiene al equipo trabajado, compacto e intenso desde el día uno. Le faltan argumentos arriba, cañones y pólvora, pero anoche se aferró el equipo a un testarazo imperial de Carlos Ruiz para abrochar los primeros puntos y apuntarse al optimismo. Se espera a los delanteros, sí, pero el Tenerife va bien.

Acuciado por las ausencias -las de los jugadores tocados y las de los fichajes que están por venir- se vio obligado Martí a improvisar un once de circunstancias. Da la impresión de que el equipo de ayer no será muy semejante al que configurará el balear para el resto de la liga, pero ante el Zaragoza no hubo más remedio que hacer de la necesidad una virtud.

Justamente llamó la atención que jugase el goleador Ruiz porque había sido Aveldaño el elegido para los últimos amistosos; y que no se decantase por Bryan para guarecer el mediocampo ante la ausencia de delanteros. Pero fue la confianza en el otro Brian (el canterano) lo que empujó al entrenador a dar carrete a la cantera, que pedía paso a dentelladas y halló su oportunidad en el primer partido.

La contienda comenzó con ganas de mandar por parte del Zaragoza. Así lo había advertido su entrenador, Natxo González, quien pretende al mismo equipo y la misma compostura en La Romareda que fuera. Del talentoso Borja Iglesias (1') fue la primera aproximación con peligro, pero su disparo se fue desviado tras cogerle la espalda a su oponente. La siguiente opción de gol -esta vez más clara- fue también para los maños y también para Borja, que en esta ocasión chutó al lateral de la red tras una pérdida grave por parte de los locales.

Al representativo le costaba encontrarse. Impreciso y nervioso, temblaba como un flan en los compases inaugurales. Eran para el Zaragoza casi todas las segundas jugadas y, ganadores de la mayoría de disputas, sumaron tanta confianza como para hacerse provisionalmente con el timón de la partida. Mientras, el único peligro tinerfeñista venía a balón parado, como en una falta botada por Juan Carlos que exigió a Ratón de su mejor versión (12') para despejar de puños, estilo mazinger.

Lo bueno para los intereses blanquiazules es que el envite iba a cambiar. Y además de forma notable. Las fuerzas se nivelaron conforme el Tenerife sumó tiros lejanos, saques de esquina e incluso alguna aproximación más nítida, como la que desembocó en el cabezazo de Jorge (25') por encima del travesaño. La movilidad de Tayron y las ganas de Suso dieron más fuelle a los blanquiazules aunque el partido llegase al descanso sin más cambios en la partitura. Y eso que Brian tuvo a tiro el gol al filo del intermedio. En posición reglamentaria por milímetros, el joven delantero se citó a solas con el cancerbero y éste le ganó la partida con los pies. Fue la opción más clamorosa para el Tenerife y también el aviso de que el partido podía ganarse.

La reanudación no trajo modificaciones. De hecho, fue la prolongación del final impetuoso de los anfitriones, que volvieron a tener una buena ocasión en un pase raso de Suso, que no conectó con Brian (46'). Buscaban el gol con ahínco los de Martí, pero les faltaba pólvora. Y la iban a hallar de la forma más inesperada, con un defensa disfrazado de ariete para hacer de un cabezazo un golazo incontestable.

El pase lo trazó Juan Carlos, que se confirmó como el precioso asistente que es, y Ruiz abrió la lata cuando más falta hacía. Fue la recompensa justa al dominio y a la perseverancia del Tenerife, que se aferró a la victoria con todas sus fuerzas. Sin más remedio que arriesgar, el Zaragoza buscó una versión más ofensiva a través de las permutas, que no carburaron. Así, y en medio del desbarajuste maño, pudo sacar tajada el cuadro isleño para ampliar su cuenta pero sus estiletes arriba no atinaron. Ni Suso ni Juan Carlos, que tuvieron buenas alternativas para sentenciar la contienda. Especialmente la del capitán, que marró en la definición contra todo pronóstico y hasta pidió disculpas por el error flagrante.

Lo que quedó de partido sirvió para confirmar lo evidente. Que los equipos de Martí están trabajados hasta cuando parece pretemporada; que este Tenerife empieza tan compacto como la Liga como el que acabó a un gol del ascenso la temporada pasada; que hay motivos para ilusionarse; y que el Heliodoro nunca pierde el embrujo. Si el partido de ayer era una invitación a abonarse, lo aprovechó el equipo local para ganar clientela a montones. Y optimismo a raudales. Si en el mercado compran más gol, éste es el camino.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

El Madrid confía en Cristiano y Bale.
Derbi a presión para Atlético de Madrid y Real Madrid

Derbi a presión para Atlético de Madrid y Real Madrid

Ambos equipos se encuentran a ocho puntos de distancia del líder del campeonato, el FC Barcelona

El Barcelona no quiere sorpresas ante el Leganés

El Barcelona no quiere sorpresas ante el Leganés

Los de Valverde visitan Butarque con el objetivo de seguir prolongando sus buenas actuaciones...

Examen en la casa del líder

Examen en la casa del líder

Los blanquiazules, ante una inmejorable oportunidad para reivindicarse e incrustarse en la zona de...

El Dimurol Libby´s quiere mantener su imbatibilidad

El Dimurol Libby´s quiere mantener su imbatibilidad

El Arona Tenerife Sur confía en sumar su cuarta victoria de la temporada ante el Haro Rioja Voley

Un presidente ´chicharrero´

Un presidente ´chicharrero´

El exblanquiazul Lasaosa dirige el Huesca con el deseo de que éste sea un gran año para su club

El director general, ajeno al proceso de renovaciones

El director general, ajeno al proceso de renovaciones

La semana en curso ha traído consigo la renovación de Víctor Añino,...

Enlaces recomendados: Premios Cine