Fútbol CD Tenerife

Un amistoso que huele a examen

En una pretemporada sin partido de presentación, la final del Teide servirá a Martí para probar en Los Cuartos al once del debut liguero

12.08.2017 | 01:47

La final del XLVII Trofeo Teide vuelve a ser el partido cumbre en la pretemporada del Tenerife. La proximidad con el debut liguero, previsto para el viernes; la entidad del contrincante, el Deportivo de La Coruña; y la supresión del encuentro de presentación por parte de los blanquiazules convierten la cita de esta tarde (Los Cuartos, 20:30 horas) en el mejor examen para calibrar la progresión del representativo antes de su estreno.

Después de tres partidos en el sur -ante Ibarra, Las Palmas y Marino- ésta será la primera y única visita de los isleños al norte, donde les espera hoy un clásico de todos los veranos. Tras un sinfín de vicisitudes de muy diversa índole, el Trofeo Teide parece haber recobrado el prestigio de antaño y ha olvidado los problemas de años pretéritos hasta encontrar un rival decente para el Tenerife.

En esta ocasión el adversario será el Deportivo, gracias al hallazgo de un patrocinador (la firma láctea Markomilk) y al hueco libre que hallaron los gallegos en su calendario para venirse a la Isla en la semana previa al inicio liguero. Con un rival de postín enfrente, es probable que Martí aproveche para probar al once del debut contra el Zaragoza, aunque hay piezas a las que conviene mantener en reposo (Juan Villar, aún reciente la lesión que se le produjo en Maspalomas) y otras que están por venir. Como toca esperar por los refuerzos ofensivos al menos una semana más, el entrenador habrá de ajustarse a los efectivos que ya tiene en sus filas para componer una alineación de nivel. En la defensa y el mediocampo, se mantendrá la estructura del curso anterior a la espera de que Aveldaño y Bryan puedan competir por un puesto entre los titulares. No hay dudas en la portería -Dani Hernández figura por delante en las preferencias del cuadro técnico- aunque el regreso de Carlos Abad aumente el nivel.

En cuanto al Dépor, viene con toda su artillería. El cuadro de Pepe Mel aterrizó ayer y también presenta idéntico propósito al del Tenerife: dejar buenas sensaciones en su último gran examen estival. Claro que para los locales existe una obligación extra, la de agradar ante su público en La Orotava y reivindicarse tras la gris segunda parte de Las Palmas. Conviene subir el listón para imantar el optimismo, tan necesario en días como éstos, de renovaciones de abonos (van 6.000 vendidos) e impaciente espera hasta el día 1 del nuevo curso. Quedan tan solo siete días para el debut, así que el partido de hoy más parecerá una reválida que un bolo estival. Amistoso, sí, pero con olor a examen.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine