París brinda por Neymar

Gran recibimiento al brasileño, al que su padre intentó convencer para que siguiese en el Barça. "Estoy aquí para hacer historia" aseguró el futbolista

05.08.2017 | 23:09
París brinda por Neymar

A falta del transfer que valide su fichaje por el PSG, Neymar disfrutó desde el palco del Parque de los Príncipes del triunfo de su nuevo equipo, en el primer partido de la liga francesa (2-0 al Amiens). La directiva del club parisino retrasó el comienzo del partido para que el brasileño fuese aclamado por su nueva afición, a la que prometió emociones fuertes: "He venido aquí a hacer historia".

Después se sentó en el palco con su padre a su derecha. Horas antes, Neymar sénior había dado su versión de lo ocurrido en una entrevista en la cadena Cope: "Yo estaba del lado del Barcelona, intentando convencer a Neymar para que se quedara, pero con la actitud que tomó la directiva cambié de opinión", en referencia a los 26 millones que debería de cobrar tras la renovación del año pasado. Además aceptó las razones de su hijo: "Ha aceptado este desafío estando en una zona de confort. Tenía el derecho a elegir. Mi hijo está contento, feliz, es un gran desafío y hay que apoyarle".

Neymar ha desembarcado en París para convertirse en el mejor del mundo. Lo dijo bien claro en el acto de presentación en el que recibió el calor de unas 50.000 personas: "Estoy aquí para hacer historia". Y los hinchas del PSG, sobre todo el sector ultra, se lo agradecieron a los acordes de la samba Aquarela do Brasil, aunque sustituyendo el clásico "Brasiiiil" por "Neymaaaar".

Otro de los retos para Ney será que el público parisino, que tiene una merecida fama de frío, se contagie del espíritu lúdico del "jogo bonito" y empuje desde las gradas algo más de lo habitual. No parece casual que la nutrida representación brasileira en el PSG (cinco jugadores) se compusiese hasta ahora sobre todo de jugadores con misiones defensivas, de los cuales cuatro fueron hoy titulares frente al recién ascendido Amiens: Dani Alves, Thiago Silva, Marquinhos y el italo-brasileño Thiago Motta.

Más de 10.000 camisetas se vendieron sólo el viernes, anunció el club. Los 222 millones de euros que pagaron los parisinos por la cláusula de rescisión de Neymar comienzan a dar rédito. El DJ Martin Solveig puso música a la espera del gran momento, que llegó cuando, en medio del rugido de las gradas ya casi llenas, apareció el delantero al que el PSG se encomienda para tratar de conseguir la Liga de Campeones. "Merci", dijo Neymar en francés, antes de continuar en la lengua de Molière y Voltaire: "Paris est magique. Ici c'est Paris!" ("Paris es mágico. ¡Esto es París!"), el grito de guerra por antonomasia de su nueva afición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine