21 de marzo de 2017
Baloncesto

Triple reto para el Iberostar en Lyon

El club isleño pretende encarrilar, ante el Asvel, su pase a la Final Four. La capacidad física gala, el cansancio y el golpe moral por la última derrota, obstáculos a superar

21.03.2017 | 16:26
Marius Grigonis captura un rebote durante el partido de vuelta ante el PAOK.

El más difícil todavía. El Iberostar Tenerife afronta hoy otra empresa de máxima dificultad, otro reto de esos a los que se ha acostumbrado a lidiar durante el presente curso. Esta vez se enfrentan los isleños a un desafío de triple calado, aquel que de superarlo de forma notable le permitiría dejar encarrilada su presencia en la Final Four de la Basketball Champions League. Visita el cuadro de Txus Vidorreta al Asvel Lyon Villeurbanne francés con la intención de hacer frente al físico de la escuadra gala (sobre todo en su juego interior), pero también con la intención de dar esquinazo al cansancio acumulado e igualmente a una posible merma moral que puede haber supuesto el caer el domingo contra el Valencia Basket.

Vistas las prestaciones y la buena dinámica de este Iberostar, el de esta tarde debe ser un choque asumible para los aurinegros. Especialmente porque la plantilla de Txus Vidorreta tiene más que asimilado que afronta un partido de 80 minutos, tal y como ya supiera digerir hace unas semanas ante el PAOK Salónica. Por ello, y toda vez que se ha ganado la posibilidad de decidir a su favor este play off con el apoyo de la grada del Santiago Martín, una derrota hoy en el Astroballe no debe tomarse como algo negativo en el seno del conjunto canarista. Eso sí, en el discurso de todos los aurinegros solo cabe una consigna: ganar.

Con todo, y ante un rival muy físico (actual campeón galo, reciente subcampeón de Copa, primero de su grupo en la fase previa con 10 victorias y cuatro derrotas, y plantado en cuartos tras eliminar con cierta solvencia al Aris Salónica), los aurinegros parecen obligados también a un nuevo esfuerzo después del desgaste sufrido en su choque contra el Valencia. Y es que los isleños dispondrán de apenas 48 horas de descanso tras su último compromiso de la ACB, a lo que añaden el desplazamiento de ayer hasta Lyon (con escala en Madrid). Todo lo contrario que el Asvel, ajeno a viaje alguno y que además tendrá la opción de llegar fresco a la contienda de hoy ya que adelantó al viernes el encuentro de la liga de su país.

Gestión de la crisis

El tercero de los retos tiene que ver con lo anímico. Sobre el papel el nivel de confianza de los laguneros, por todo lo que han sido capaces en lo que llevamos de curso, debe seguir instalado en cotas casi insuperables. Sin embargo, y dado el carácter ganador y ambicioso que ha ido adquiriendo el Iberostar, la derrota contra el Valencia -cuando los aurinegros tenían ante sí la opción de dar un golpe sobre la mesa en forma de impulso para optar al título de la fase regular- puede haber hecho mella en el vestuario canarista. Aún así, ya fuera en forma de lesiones o de resultados adversos, los de Vidorreta han demostrado una capacidad de gestión encomiable para esquivar cualquier mala racha. Por eso, a poco que mantenga la imagen aguerrida de todas estas semanas, la Final Four puede ser realidad dentro de ocho días.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

Imagen de un escalón ostensiblemente dañado en los accesos al Heliodoro.
Un Heliodoro en precario

Un Heliodoro en precario

Los aficionados se quejan del estado de los baños y las cantinas del recinto insular

"Solo pensé en correr"

"Solo pensé en correr"

Edu Oriol, que militó en el Tenerife la temporada pasada, fue testigo de los tiroteos de Cambrils

El Barcelona se recompone

El Barcelona se recompone

El meta Adán y los postes se interponen en el camino de un gran Leo Messi

Santana: "Los extranjeros son clave para profesionalizar el baloncesto"

Santana: "Los extranjeros son clave para profesionalizar el baloncesto"

El entrenador tinerfeño, actual ayudante del seleccionador de El Salvador, asegura que España ha...

Lampaert gana en un kilómetro

Lampaert gana en un kilómetro

El ciclista belga del Quick Step ataca de manera contundente en los últimos mil metros para...

La victoria más grande y más dolorosa

La victoria más grande y más dolorosa

El escocés Hallswele logró el oro olímpico en 1908 en los 400 metros en una carrera a la que no...

Enlaces recomendados: Premios Cine