Baloncesto. Basketball Champions League

Tim vuelve a sus orígenes

El ala pívot del Iberostar se mide al conjunto que le trajo a Europa hace cuatro cursos
"Guardo muy buenos recuerdos del año que jugué en el Astroballe", admite Abromaitis

21.03.2017 | 02:46
Abromaitis, durante un partido con el Asvel Lyon

Los diferentes sorteos de esta Basketball Champions League han sido caprichosos con Tim Abromaitis y su pasado deportivo. Y es que tras emparejar al Iberostar Tenerife con el Strasbourg, conjunto con el que el ahora ala pívot aurinegro llegó a jugar la Eurocup y también en la Euroliga, ahora los cruces de cuartos han determinado que el de Waterbury regrese hoy a Lyon para medirse al equipo con el que debutó en el baloncesto europeo, el Asvel Villeurbanne.

Vuelta a unos orígenes que datan de hace cuatro temporadas, cuando Tim había terminado su periplo académico y deportivo (de forma sobresaliente en ambos casos) en Notre Dame. Eso sí, el ala pívot cruzaba el charco con una incógnita, el estado de su rodilla izquierda, ya que una rotura de ligamento cruzado apenas le dejó jugar en el curso anterior. Nuevo idioma ("en el vestuario bromeaban y yo no me enteraba de nada por mucho que intenté aprender francés", reconocería posteriormente), nuevo estilo de vida y hasta nueva forma de conducir los coches (manual y no automático) que hicieron de su inicio en suelo galo unos días complicados, más aún cuando sus limitaciones físicas no le "dejaban jugar ni 10 minutos seguidos". En Lyon coincidió con destacados jugadores franceses como Paul Lacombe o Amara Sy, pero sobre todo con Edwin Jackson, ahora en el Estudiantes y con el que se midió hace solo 10 días en Madrid.

Pero tras ese traumático periodo de adaptación, Abromaitis acabó encajando en los esquemas del técnico Pierre Vincent y resultando clave para que el Asvel llegara a semifinales de la LNB (acabó tercero) y de la Copa. Jugó 30 partidos, de los que en 18 salió como titular, para promediar 9,4 puntos (43,1% en triples), 4,4 rebotes y 10,7 de valoración. Actuación tan regular como sobria que le serviría igualmente como rampa de lanzamiento para consolidarse en el basket europeo, primero en el Strasbourg, luego en el Braunschweig alemán y ahora en el Iberostar Tenerife, donde cumple su segunda campaña con la sensación de haberse acoplado a la perfección a la filosofía del club y de la Isla.

Ayer, en el entrenamiento del Iberostar en Lyon, a Tim se le vinieron a la memoria viejos recuerdos. "El Astroballe es un sitio donde tuvimos mucho éxito durante mi año en el Asvel, lo recuerdo muy positivamente", admite el norteamericano, que destaca igualmente "la entrega de su afición", un empuje que está garantizado toda vez que "como para nosotros para ellos será un partido grande". "Va a ser complicado ganar, seguro", asegura Abromaitis. Esta tarde, cuando el colegiado Panagiotis Anastopoulos lance el balón al aire, Tim dejará aparcados todos los sentimientos y hará todo lo posible para que su Iberostar ponga un pie en la Final Four de esta Basketball Champions League.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

Un partido con premio gordo

El Tenerife busca quebrar en Córdoba su desdicha copera y clasificarse para la siguiente ronda, la...

Valverde acoge por primera vez el Campeonato de Canarias de Raid

Valverde acoge por primera vez el Campeonato de Canarias de Raid

La prueba se celebra el sábado con la participación de jinetes de Gran Canaria, Tenerife, La...

En octubre, hasta tres partidos en apenas ocho días

La Liga dio a conocer ayer las fechas y horarios de algunos partidos del mes de octubre, en el que...

El grupo completa su preparación en tierras andaluzas

La Ciudad Deportiva del Córdoba, muy próxima al Nuevo Arcángel, fue el...

Un club con aroma a NBA

Un club con aroma a NBA

Guaros de Lara ha pasado, en apenas un lustro, de ser un conjunto de clase media en Venezuela a...

Enlaces recomendados: Premios Cine