Iberostar Tenerife6265Valencia Basket

 

La ilusión se toma un descanso

El Iberostar cae de forma ajustada ante el Valencia, otro de los gallitos

20.03.2017 | 01:20
Liga Endesa: Iberostar Tenerife -Valencia
Nico Richotti trata de penetrar ante la defensa de Rafa Martínez.

La ilusión se frena en seco. Después de haber deslumbrado tras el periplo copero, con triunfos de relumbrón (Real Madrid) y con cierta contundencia (Fuenlabrada y Estudiantes), el Iberostar Tenerife vio como ayer el Valencia Basket le daba una pequeña sacudida a su particular sueño. Aquel, con marcados tintes de realidad que ha situado a los de Txus Vidorreta en lo más alto de la Liga Endesa. Frente al cuadro taronja los aurinegros solo tuvieron una laguna significativa, la que le llevó al descanso cuatro abajo (20-24) tras haber estado nueve arriba (18-9) en ese segundo acto. Eso, y un final impreciso donde no atinaron a gastar adecuadamente las oportunidades ganadas en los minutos previos a base de arrojo y sacrificio. Un nuevo ejercicio de entrega y generosidad defensivas toda vez que delante los isleños estuvieron más que discretos. Inferiores en el rebote (26 a 40 y solo seis rechaces ofensivos), sin pegada en el tiro exterior (5/26) y lastrados también por el juego pegajoso de su oponente que por momentos contó con la anuencia arbitral, los canaristas tuvieron arrestos para llegar vivos hasta el suspiro final. Solo un par de detalles impidieron que este Iberostar escribiera de nuevo otra página en mayúsculas dentro de un libro al que, sin embargo, todavía le quedan varios capítulos para optar a best seller.

Desde los primeros minutos ambos conjuntos pusieron de manifiesto el por qué son los dos que menos puntos encajan en esta Liga Endesa. Y ahí, en ese terreno trabado y de aplicación máxima, el Iberostar Tenerife de estas últimas semanas parece desenvolverse, si cabe, a las mil maravillas. Los de Txus Vidorreta realizaron un ejercicio inicial defensivo digno de encomio, con ayudas y muchas manos que empezaron a desquiciar a los visitantes. En el otro lado de la cancha el conjunto taronja no se quedaba atrás y tiraba de cabeza, con basculaciones rápidas que dejaban a los aurinegros sin que su clásico extra pass pudiera generar ventaja alguna. Con paciencia y redoblando también esfuerzos atrás, toda vez que no tuvo presencia ninguna en el rebote ofensivo, el cuadro lagunero se agarraba al choque gracias a un inmenso corazón (6-6, 7').

Sin bajar un ápice la entrega cerca de su aro, un triple de San Miguel y un alley oop servido después por Bassas para Vázquez permitió a los laguneros gozar de las primeras ventajas relativamente significativas (a tenor de lo bajo que era el marcador) del choque: 11-6. Una renta que aumentó con tres libres de White (14-6) para cerrar un cuarto sin demasiados alardes en ataque, pero sí soberbio atrás. Y es que el Iberostar había dejado a su oponente en un ridículo 2/18 en tiros de campo para minimizar el efecto que pudieran tener las cinco segundas oportunidades rascadas por el cuadro levantino.

Pese a errar algunas finalizaciones relativamente claras y no llegar a tiempo a un triple de Dubljevic (14-9), el Iberostar mantuvo el partido en los parámetros de los minutos anteriores y elevó su renta hasta el 18-9 tras canasta de Doornekamp. Los laguneros habían devuelto a su rival el arranque del duelo de la primera vuelta, cuando tiraron por la borda cualquier opción de victoria (38-18 al descanso) en La Fonteta. Viendo que no sacaba rédito de los rechaces en aro ajeno, el Valencia recurrió primero a la clase de Dubljevic (18-12, 15') y luego aprovechó el dominio de su propio rebote para correr y hacer mucho daño. No estaban nada finos los laguneros desde el 6,75 (1/11 al descanso) y sin apenas incomodar en busca de segundas opciones, y eso lo leyó muy bien el cuadro de Pedro Martínez para correr y dejar desguarnecido el entramado defensivo tinerfeño.

Sin el equilibrio necesario, el Iberostar recibió primero un parcial de 0-9 (18-18) que cortó Doornekamp en una acción, solo una más de su equipo, cargada del más absoluto sufrimiento. Sin referencia exterior ni presencia bajo aros, con las penetraciones por línea de fondo negadas y con pases casi telegrafiados, el conjunto isleño entró en colapso y llevó su crisis hasta un 2-15 (tras un 2+1 de San Emeterio) para irse al descanso cuatro abajo y con un raquítico 20-24. Después de haber firmado un más que notable primer acto, los aurinegros tocaron fondo en el segundo con un paupérrimo 3/14 en tiros de campo y -7 de valoración.

Como si el paso por los vestuarios hubiera liberado a los dos equipos de sus ataduras ofensivas, el juego varió en el tercer cuarto. Más libertad en ataque que ejemplificaron en un mano a mano Bogris y Dubljevic (29-35) donde el aurinegro tenía las de perder, pero en el que echó una mano San Miguel con dos triples y Richotti con una penetración (34-35). Los isleños estaban aguantando el nuevo modelo de partido y a base de empeño defensivo (como una presión tras saque de fondo que propició una recuperación), algún que otro triple más (KIrksay) y, especialmente, el temple desde el tiro libre (4/4), lograron ponerse de nuevo por delante (43-42, 30').

Pero si ya antes San Emeterio había avisado con algunas acciones individuales de mucho mérito, en ese momento golpeó con un triple desde más de 16 metros sobre la bocina del cuarto para el 43-45. El alero cántabro se echó al Valencia a sus espaldas y descolocó por completo al Iberostar. Primero aportó un 2+1 y luego dos puntos tras robo antes de un palmeo de Sikma que ponía contra las cuerdas al cuadro lagunero (49-54, 33'). Con el gancho, el cuadro lagunero volvió a apretar los dientes pese a que su rival había puesto ya velocidad de crucero con los triples de Dubljevic y Van Rossom. Por ese entonces los aurinegros, desde su entrenador, pasando por la grada y con la plantilla al completo, empezaban a desquiciarse ante la permisividad de los colegiados para con las acciones defensivas de los taronjas, como un dudoso bloqueo sobre San Miguel que no llegó a su par para puntear el 54-60.

El Valencia se plantaba en los cuatro últimos minutos sin haber cometido una sola falta, pero con todo, una penetración de Richotti y un robo con contra de Doornekamp puso el 60-62 con poco más de un minuto y medio por jugarse. Y ahí, en el momento de la verdad, y cuando parecía con los arrestos suficientes como para voltear la situación, al Iberostar le tembló el pulso. Tras unos dobles de Van Rossom, Kirksay erró de tres y Doornekamp no atinó con el palmeo. Y segundos más tarde White robó en línea de pase, pero Kirksay pisó línea lateral. Los laguneros habían desperdiciado dos opciones para poner contra las cuerdas a un contrario que se revolvió con dos libres de Dubljevic (60-64) a 31 segundos del final. Sin la opción de tirar del bonus a los isleños se le escaparon un buen puñado de segundos y cuando miró aro (fallo de Abromaitis) ya fue demasiado tarde. Sastre puso la puntilla, pero aún así los canaristas pelearon hasta la bocina final por acabar con la cabeza bien alta. Dignidad que les sirvió para retirarse con la ovación de la grada. Refuerzo moral, pese a la derrota y el frenazo a la ilusión, que debe servir para afrontar con garantías los próximos duelos, el primero de ellos, mañana mismo ante el Asvel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

Dos rojas y cuatro puntos menos

Dos rojas y cuatro puntos menos

Las expulsiones de Suso y Aitor Sanz, ante Granada y Numancia, han coincidido con los únicos...

El secreto del Castáñate Las Patas

El secreto del Castáñate Las Patas

La prueba de La Victoria de Acentejo cierra sus inscripciones con más de 450 corredores

El CD Tenerife abrirá una academia de formación en China

El CD Tenerife abrirá una academia de formación en China

Está dirigida a niños de entre cuatro y dieciocho años

El Tenerife se asoma a China

El Tenerife se asoma a China

Más que un paso, el CD Tenerife ha decidido dar una zancada en su trayecto hacia convertirse en un...

San Miguel: "Cada partido de la fase de grupos será a cara de perro"

San Miguel: "Cada partido de la fase de grupos será a cara de perro"

"El Riesen es muy físico e intenso, y presiona a toda pista los 40 minutos", dice el base

Enlaces recomendados: Premios Cine