20 de marzo de 2017
Fútbol CD Tenerife
CD Tenerife01Reus
 

Fin al hechizo del Heliodoro

El CD Tenerife sucumbe por la mínima ante un sólido Reus después de un partido en el que les faltó alma y ambición a los de Martí

20.03.2017 | 00:25
Liga 1|2|3: CD Tenerife 0 -1 Reus
Aarón Ñíguez centra un balón ante Alberto Benito en el partido de ayer.

El CD Tenerife rompió ayer su racha de partidos sin perder en el Heliodoro Rodríguez López tras una actuación deficiente ante un Reus Deportiu que volvió a exhibir la solidez del principio de curso. Un cuadro chicharrero sin el alma de otros partido, inofensivo en ataque e inseguro atrás dobló la rodilla ante un rival que mostró más garra y oficio que los anfitriones.

La presión no funcionó esta vez como en otras citas. Eso provocó que el equipo se partiera y que no consiguiera enlazar jugadas de ataque sino a través de los desplazamientos en largo o las conducciones exageradas. Además, esa desconexión entre la línea ofensiva y la de contención facilitó el trabajo de los centrocampistas de Natxo González. En ese contexto era casi una quimera aspirar a conseguir un triunfo, ni siquiera un gol, como a la postre se confirmó. Y es que la falta de verticalidad y mordiente del Tenerife ayer lo condenó a ver pasar los minutos sin casi sobresaltos en el área contraria.

El conjunto insular afrontó el choque de inicio con el once esperado. Camille regresó a él en detrimento de Iñaki Sáenz y Alberto volvió a partir desde el banquillo para que Aitor Sanz formara de nuevo la pareja de mediocentros con Vitolo. De resto, los futbolistas que más convencen a Martí.

Comenzó el Tenerife haciéndose con el control de la pelota, mientras el Reus se dedicaba a tapar huecos sin perder su sitio. Tocaba y tocaba la escuadra chicharrera pero sin profundidad. Los locales parecían faltos de chispa en esos compases iniciales del choque. Daba la sensación de que sus adversarios pretendían acomodar a los de Martí para luego sorprender con algún zarpazo. Y los canarios cayeron en la trampa. Estos se habían embelesado con su propio juego, lo que aprovechó el equipo catalán para lanzar una ofensiva que resultaría letal. Guzzo se hizo con un balón en la zona de tres cuartos y asistió a Mayor para que este superara a Dani Hernández en su salida.

El 0-1, lejos de espolear al Tenerife, lo dejó aturdido. Más de 20 minutos, a partir de ahí, tardó la escuadra isleña en acercarse con peligro al marco defendido por Edgar Badía. Fue en un centro desde la derecha de Raúl Cámara que cazó Amath, cuyo remate atajó el cancerbero visitante (35').

El partido mantenía el mismo guión del arranque. Aunque en menor medida, el Tenerife conservaba su dominio pero su oponente, siempre bien situado sobre el terreno de juego, contenía sin excesivos problemas el juego de un rival poco imaginativo y menos agresivo que en partidos anteriores. Aún así, una excepcional jugada de Raúl Cámara casi da lugar al empate pero Lozano, que había recibido del lateral madrileño, envió la pelota al palo (42'). Y ahí acabó la historia de un primer acto que había reflejado una escasa ambición por parte del representativo.

Tras la reanudación, el Tenerife pareció salir desde el principio con mucho más brío del que se le percibió en el primer período. Pero esa apreciación pasaría a convertirse en un espejismo. No en vano, fue el Reus el que pudo marcar en una jugada extraña en la que Guzzo desperdició una ocasión inmejorable para marcar al confundirle una caída de Cámara en su área (47').

Pero con las ganas que ahora sí exhibía el conjunto blanquiazul no era suficiente. Le faltaba fútbol, quizás debido a las imprecisiones de sus jugadores en los controles y pases. Y esa empanada generalizada del Tenerife se pudo evidenciar en un error de Germán que dejó a Mayor con el camino hacia su puerta expedito. Jorge salvó lo que parecía un gol cantado al frenar por detrás al delantero rival (53').

Martí decidió dotar de mayor frescura a su delantera y recurrió para ello a los canteranos Cristo González y Omar Perdomo, quienes ingresaron en el campo en sustitución de Suso y Aarón Níguez. Y nada más producirse ese doble cambio, el joven atacante de Añaza pudo lograr la igualada tras una gran galopada de Amath, quien dejó el balón franco para que su compañero lo estrellara contra el meta contrario (63'). Más tarde dispondría de otra oportunidad, al golpear desde la frontal del área. Pero su disparo raso e inocente murió en las manos de Edgar Badía.

El técnico local llevó a cabo un último intento de cambiar el signo del encuentro haciendo debutar a Gaku Shibasaki. Con ello creció el ánimo en las gradas de un público que celebró con gran entusiasmo la entrada al campo del japonés. Martí situó al nipón en el mediocentro para buscar mayor creatividad en la elaboración. Pero ni por esas fue capaz el Tenerife de evitar su primera derrota como local en más de un año. En concreto, 14 meses y 15 días se mantuvo la racha sin perder de los blanquiazules en el Heliodoro Rodríguez López.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

Messi tumba al Real Madrid en el Bernabéu y aprieta la Liga

Los culés se sitúan líderes a falta de cinco jornadas gracias un gol del argentino en el descuento

"Gonzalo era la sonrisa permanente, siempre estaba de bromas"

Los amigos del niño muerto en el circuito Fernando Alonso se muestran desolados por lo ocurrido

Muere un niño en el circuito de karts Fernando Alonso

El pequeño, que se preparaba para el Campeonato de Asturias, sufrió una parada cardiorrespiratoria

Amargo empate ante el Numancia

Amargo empate ante el Numancia

El conjunto local igualó el marcador en el tiempo de descuento - Los dos equipos depararon un...

El Venezia llega tras un sufrido triunfo

El Venezia llega tras un sufrido triunfo

El rival del Iberostar Tenerife en la 'Final Four' de la BCL se impone de forma ajustada al...

La ´zona Cesarini´

La ´zona Cesarini´

Apenas tres o cuatro goles en los instantes finales sirvieron al jugador de la Juventus para dar...

Enlaces recomendados: Premios Cine