26 de febrero de 2017
26.02.2017
Fútbol CD Tenerife
Mallorca 14CD Tenerife
 

Lección del Tenerife en Mallorca

El equipo de Martí golea en el Iberostar Estadi tras ser superado en la primera parte y mostrar todas sus virtudes tras la reanudación. Dani Hernández deja su récord de imbatibilidad en 579 minutos

26.02.2017 | 01:02
Lección del Tenerife en Mallorca

El CD Tenerife goleó al Mallorca a domicilio en un encuentro en el que los locales fueron mejores en el primer tiempo y en el que José Luis Martí dio una lección de sapiencia futbolística al cambiar totalmente a su equipo y equilibrarlo, tanto que hizo los cuatro goles en la reanudación sin pasar apuro alguno.

Sin su sello característico, sin los argumentos que lo han llevado a las posiciones de play off, el CD Tenerife estuvo a merced de su rival, superado en intensidad y velocidad, sobre todo por las bandas. Cuando recompuso su once, cuando le dio prioridad a la posesión, el toque y el desborde, además de acabar con los argumentos del rival, se vio el potencial del equipo blanquiazul (de rosa y negro). Un cambio de dibujo potenció los argumentos futbolísticos de un equipo que cuando se pone a lo suyo, a trabajar sin cansancio y a hurgar en los espacios, hace daño. Bien es cierto, que nunca lo había hecho como en el Iberostar Estadi esta temporada, pero la moraleja de este partido es que el CD Tenerife tiene claro cuál es el camino y, si se desvía, va a ser muy complicado llegar al objetivo.

Le costó arrancar a los tinerfeñistas. La presión de los locales, sus líneas adelantadas y la imprecisión en los pases dio alas a un Mallorca que siempre lo intentó desde su lado derecho- De ahí partió un balón parado que no despejó nadie y Dani Hernández tuvo que despejar con dificultad el remate de Brandon. La pérdida posterior se convirtió en un córner y el principio de los males blanquiazules . Desde la derecha salió el balón, Héctor Yuste prolongó y Juan Domínguez solo tuvo que poner la cabeza para aprovechar el regalo de la zaga del Tenerife y acabar con la racha de imbatibilidad de 579 minutos.

Intentaron reaccionar los hombres de Martí, pero su rival los presionaba como el Tenerife ha hecho con sus rivales en los últimos partidos. Aún así, a la salida de un saque de esquina Edu Oriol dispuso del primer tiro a puerta, aunque su remate se fue alto. El Mallorca tenía clara sus premisas: ahogar al rival, repetir una y otra vez sobre el lado de Camille y sacar partido del balón parado. Pero el casi lo hizo fue Amath tras un nuevo córner local, despejado por la zaga y convertido en un contragolpe por Omar. Choco Lozano, que corría por la izquierda de encerró solo centrándose y su disparo, rebotado en un defensa, llegó al Pichichi tinerfeñista, pero no pudo definir a escasos metros de Cabrero (13).

Brandon, rápido en todas sus acciones, se plantó delante de Dani Hernández tras una buena combinación y se quitó de encima al portero justo cuando Jorge apareció para abortar el que hubiera sido el segundo gol mallorquinista (18). El Tenerife no tenía el balón y sufría. No tenía esa claridad y velocidad en la salida para crear peligro. Muy participativo, Lozano intentó llevar peligro, pero sus dos primeros intentos acabaron con premio para la defensa local. El hondureño, más de media punta que de delantero centro, dio cierto respiro a su equipo pero Cabrero ni tuvo que intervenir. Sí que lo tuvo que hacer el portero del Mallorca en un córner directo de Aarón para evitar el gol olímpico (25).

Martí lo vio claro y puso a calentar a Tayron antes de que se llegase a la primera media hora de juego. Se niveló entonces el partido porque los dos equipos eran máquinas de perder el balón en el que la intensidad balear se imponía siempre al interés por salir en velocidad de los chicharreros. Fue Aarón el que lo volvió a intentar, pero Cabrero atrapó sin dificultad (35). El cuadro local se volcó ahora por el lado izquierdo, donde Omar dejaba a Edu Oriol ante el exblanquiazul Saúl y Angeliño. Y Aarón tuvo la última de la primera parte haciendo la guerra por su cuenta, pero el balón ni siquiera fue entre los tres palos.

Punto de inflexión

Movió ficha Martí para los segundos 45 minutos, dando entrada a Tayron y Aitor Sanz por Edu Oriol y Omar. Una nueva banda derecha, en la que Jorge se situó de lateral y Alberto al lado de Germán para recuperar el doble pivote de siempre. En ese escenario, Juan Domínguez la volvió a tener a la salida de un córner en el segundo palo, un calco del primer gol, y en la jugada siguiente, Raillo más pendiente de agarrar y tirar a Lozano, lo que hizo es meter el balón en su propia portería y lesionar al hondureño. La primera acción de Tayron llevó el esférico al punto de penalti y el central del Mallorca hizo lo mejor para los visitantes. Sin darse cuenta, el Tenerife ya no iba por detrás en el marcador. Crecido y con el Mallorca casi KO, Aarón lanzó un derechazo imparable para Cabrero para clavar el balón en la escuadra (53). En 8 minutos, el Tenerife había dado un golpe sobre la mesa. Cual partida de ajedrez, el movimiento de piezas de Martí descolocó a los de Olaizola.

A balón parado lo volvió a intentar el bando local, pero sin tanto acierto. Sí lo tuvieron Aitor, Aarón, Jorge y Amath para destrozar al Mallorca. El mediocentro rompió al centro del campo mallorquinista, Aarón corrió entre líneas con el balón hasta ver la subida de Jorge, que puso un balón con una rosca perfecta para que Amath rematara de cabeza el tercer gol del Tenerife (61). Una jugada coral que mostró el cambio total que había demostrado el equipo. Con más balón, el Tenerife dio más. Y el Mallorca menos. Amath concluyó otro robo, pero tras desbordar le puso las cosas claras a Cabrero con su tiro centrado. A falta de 20 minutos, Lozano no pudo más y Martí ni lo dudó. Dentro Carlos Ruiz y a recomponer de nuevo las líneas. Amath como referencia, Aarón de enganche y el granadino poblando el centro del campo. Más músculo y veteranía para contener al rival y alegría arriba. Tanta que Vitolo se lió la manta a la cabeza sabiendo que estaba cubierto, se internó en el área y fue derribado. Penalti. Y gol de Aarón, que desde los once metros no falló. La metamorfosis era total. Restañada la herida de las pérdidas, ahora la sangría del Tenerife al Mallorca era palpable.

El equipo balear desapareció. Solo a balón parado podía subir las pulsaciones, pero Dani Hernández se encargó de para cualquier tipo de reacción. A diez minutos, el hispanovenezolano volvió a atajar un disparo centrado. Con el balón, el Tenerife circuló en balón con el reloj a su favor. Su rival, más con corazón, acometía y acometía, pero con la línea de contención tan potente, Martí circuitó a su rival con el despliegue de sus hombres. Lago Júnior pudo reducir distancias, pero Dani mostró su calidad (88). Y Amath pudo hacer el quinto tras dejar atrás a Angeliño, pero el balón dio en el palo (89).

Aprendiendo de sus errores y sin resignarse nunca, el CD Tenerife regresa de Mallorca con un empuje de moral y con el convencimiento de que las cosas funcionan. Queda mucho y las dudas pueden surgir si tenemos en cuenta los primeros 45 minutos en el Iberostar Estadi. De los segundos y del cómputo global del choque solo quedan buenas sensaciones. El viernes, en el Heliodoro (20:00 horas), nuevo examen contra el Mirandés.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine