17 de febrero de 2017
ÚLTIMA HORA
La AEMET eleva el aviso amarillo por lluvias para Tenerife
Baloncesto

La saga Allen pide paso

Miguel, hijo del excanarista Blue, es uno de los nombres propios de la Minicopa en las filas del Real Madrid

17.02.2017 | 01:02
Miguel Allen (c) bloquea a tres jugadores del Joventut en el partido de ayer.

Una cantera muy fructífera

  • El trabajo de cantera del CB Santo Domingo ha dado muchos frutos en los últimos años. El de Miguel Allen es solo el último ejemplo de que el trabajo realizado por la entidad tinerfeña rompe con las fronteras regionales. Así, el primer gran protagionista fue David Santos, jugador de la generación de 1985, que cuando militaba en el Santo Domingo integró la preselección española sub 14 y sub 15, además de ser invitado en varias ocasiones a jugar con el Siglo XXI del País Vasco. Por su parte, Cristo Daniel Cabeza (1988), también fue llamado por la selección española sub 13, además de participar en el Campus Jóvenes Promesas FEB. La generación de 1999 fue prolífica. Así, Juan Jesús Fernández (Academia de Iniciación FEB), Maodo Guaye (fichado por el CBA) y Mamadou Fall Diop (fichado por el FC Barcelona) dieron el salto. Otros tres jugadores del equipo que preside Juan José Bruno, en este caso del año 2000, terminaron fichando por el Real Madrid -Babacar Fam y Thsiyoyo- y por el IBA Munich -Daniel Rodríguez-. Por su parte Javier Ferrer y Joti Jordan, ambos de 2001, participaron en el Programa de Mejora y Detección de Talentos FEB -Ferrer fue además internacional con España sub 13 y sub 14; mientras que Jorge Francisco Díaz, de la generación 2003, participó con la selección española Sub 13 en la última edición del Torneo de Tres Cantos. C. G.

En la temporada 99/00 el CB Canarias fichaba para su proyecto en la EBA y un pívot norteamericano de menos de 2,00 metros, Malachi Allen. Un interior con antepasados judios que tuvieron que huir en 1942 de Alemania hasta Israel. De ahí su poco habitual nombre pese a que nació en Indiana. Su rendimiento fue más que aceptable (16,1 puntos, 8,9 rebotes y 18,2 de valoración) y aunque no renovara con el conjunto lagunero, sí se asentó en el basket canario hasta el punto de acumular otras 10 campañas repartidas entre el Aridane, el San Isidro y el Tacoronte. Asentado familiarmente en la Isla, Blue (como así se le conocía profesionalmente) ve ahora como su hijo Miguel no solo sigue sus pasos en el mundo de la canasta sino que además amenaza con convertirse en un destacado jugador.

Nacido en 2003 y enrolado desde que empezó a jugar en el CB Santo Domingo, Miguel Allen disouta estos días la Minicopa con el Real Madrid en calidad de invitado, una tarjeta que ya tuvo el año pasado (aún en su primer curso como infantil) en las filas del Joventut de Badalona. "Se empezaron a fijar en él cuando fue a jugar con la selección Mini a un Nacional en Cádiz. Hablaron con nosotros, el Joventut, el Real Madrid, el Barcelona y hasta el Laboral Kutxa", señala su madre Yaiza Montesdeoca, que junto a Blue, acompañan a su hijo en Vitoria. La impronta en este sentido de Allen ha sido enorme desde que era Mini. "Desde que empezó lo hizo jugando con niños dos años mayores que él, e incluso ganó el Regional Mini con el Santo Domingo, aún teniendo dos años menos", añade su madre.

Es la segunda presencia de Miguel en la Minicopa, ayer se estrenó con 10 puntos en el triunfo contra el Joventut, el equipo con el que estuvo en la cita de Coruña de 2016, y en la previa de este mismo año. "Desde mayo nos habíamos comprometido con el Real Madrid, pero como tuvieron que jugar la previa pudo disputarla con el Joventut", señala su madre, segura de que el curso 2016/17 será el último en el que pueda retener a su hijo en la Isla. "Ya este año se viene para la Península, al Joventut o al Real Madrid, al que tenga más posibilidades, pero todavía no sabemos. Desde hoy firmábamos con el Joventut porque siempre se ha interesado por él, y aunque el Real Madrid ya lo ha invitado a varios torneos, todavia no han dicho nada de que quieran ficharlo. Él está más cómodo con los chicos del Real Madrid, aunque para nosotros la relación familiar con el Joventut sería mejor, ya que estaría en un piso tutelado para los becados de toda Europa", comentan sus padres, que también quieren "contar con la opinión del niño" de cara a su futuro más próximo.

Mientras, Miguel, alterna con el Santo Domingo partidos cada fin de semana con hasta tres equipos, el infantil de su edad (2003), así como los dos cadetes, el de los jugadores nacidos en 2001 y 2002. "Juega mejor con los cadetes porque sabe que debe defender, ahí es siempre agresivo. Me gusta más verlo ahí aunque con los de su edad acabe con 40 puntos", señala su madre, mientras que Blue explica que "cuando Miguel juega con agresividad parece otra persona". "Lo mejor que tiene es que es muy competitivo y siempre quiere ganar, lo peor es que con los niños de su edad a veces es como si abusara", añade igualmente su madre, prefiere no hacerse aún ilusiones con su vástago. "Por ahora no lo veo llegando lejos, porque quiero que tenga los pies en la tierra. Bases buenos hay en casi todos los equipos, pero ha tenido la suerte de que se han fijado en él. Carácter tiene, pero debe demostrar que vale para esto", comenta Yaiza para la que "la única prioridad es que el chico estudie".

Habitualmente en la posición de base en todos sus equipos, Miguel es muy diferente a su padre Blue, que "era más interior". Al contrario con su esposa, el excanarista cree que su hijo tiene opciones de hacerse un nombre en el mundo de la canasta. "Seguro que llegará más lejos que yo, principalmente porque syo solo empecé a jugar en el Instituto, y él vive esto desde que tenía cuatro años", comenta el norteamericano, que destaca especialmente el deseo de su pequeño "por mejorar". "Antes se conformaba, pero ahora me pide siempre más. En verano, por ejemplo, nos fuimos a Estados Unidos y él no dejó de jugar todo el día en la calle", relata, sabedor también de que Miguel debe mejorar todavía mucho su endeble físico, quizá su mayor debe a simple vista. Un déficit que el jugador del Santo Domingo compensa "con una gran visión de juego". "Cuando está en la cancha controla mucho lo que hay a su alrededor", recalca su padre. Por ahora, a Miguel le queda por delante un largo recorrido para ser un jugador de verdad. El camino, al menos, parece el correcto para que dentro de unos años vuelva a jugar la Copa del Rey, pero no ya con los pequeños.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

Dos azafatas en el Circuito Ricardo Tormo.
Jerez pide retirar las azafatas de "adorno" del Mundial

Jerez pide retirar las azafatas de "adorno" del Mundial

El Ayuntamiento gaditano instará a Dorna, empresa organizadora, a acabar con este "reclamo sexual"

La Ertzaintza entra de oficio en la agresión de los hinchas del Betis

La Ertzaintza entra de oficio en la agresión de los hinchas del Betis

La Policía les imputa un delito de trato degradante a pesar de que la victima no ha denunciado

Rescatados los cadáveres de los montañeros fallecidos

Un helicóptero de la Guardia Civil recupera los cuerpos de los tres deportistas zamoranos

Pau Gasol acaba con el sueño de su hermano Marc

San Antonio vence a Memphis y pasa a semifinales ante Houston - Los Raptors de Ibaka, adelante

Volver a reinar en Europa

Volver a reinar en Europa

Al CB Canarias se le presenta la oportunidad de situar de nuevo a la Isla en lo más alto de una...

"Que el Iberostar haya llegado a la ´Final Four´ no es algo aislado"

"Que el Iberostar haya llegado a la ´Final Four´ no es algo aislado"

"No me sorprende la trayectoria del club esta temporada porque sé del carácter que imprime Txus...

Enlaces recomendados: Premios Cine