23 de enero de 2017
23.01.2017

"Cuando te caes puedes levantarte"

"El baloncesto fue mi manera de evadirme de una infancia difícil, no quise decepcionar a mi familia". "Ahora le doy a las cosas el valor que se merecen"

22.01.2017 | 23:51

La infancia de Taqwa Piñero tuvo todos los ingredientes para que el ahora jugador canarista terminara casi como un despojo. Una madre que muere delante de sus ojos cuando tenía solo seis años, un padre [que finalmente no era el verdadero] en la cárcel y al que solo vio un día cuando tenía 12 años, un hogar posterior donde sus abuelos mueren de cáncer en un periplo de apenas dos años. E incluso (ya viviendo en casa de unos tíos) una hermana que salió a primera hora de la mañana y de la que ya no sabría hasta más de una década después. Solo la adopción por parte del tío de su mejor amigo le condujo por la senda correcta. Ya en su etapa universitaria su supuesto padre volvió a aparecer y Taquan se hizo cargo de él. "Cuando has estado encarcelado durante tanto tiempo, es difícil ganarse la vida. Y ya que yo estaba bien económicamente, pensé que era lo correcto", reconocía el propio jugador hace solo unos meses en el portal Hoopshype.

Con el paso del tiempo es su mujer la que tiene la intuición de que aquel hombre, llamado G, no era el verdadero padre de Taquan. Ese impulso hace que Dean descubra finalmente que Anthony Pinero, el padre de su hermana Talicia, también era su primogénito. "Mi mundo se ha sacudido un poco, pero afortunadamente de forma positiva", admitía recientemente el jugador en medio de un giro a su vida que también conllevó el cambio de su nombre (por Taqwa) y de religión. "Significa Ser consciente de Dios", aclara. Ahora, ya en la recta final de su carrera deportiva, espera por fin haber dado con la estabilidad emocional y personal que prácticamente antes nunca tuvo.

Lo más sencillo en su caso era haberse dejado ir...

La verdad que mi infancia resultó muy dura. Pero el baloncesto fue mi manera de evadirme de esas situaciones porque yo no quise decepcionar a mi familia, a los que fallecieron. Era fácil refugiarse en las drogas, pero siempre me preocupó no fallarles y siempre me pregunto cómo me verán ahora.

Se puede decir que el suyo es un ejemplo constante de superación...

Si lo es no es por mí, sino por el ejemplo que le pueda dar a cualquier niño, diciéndole de esta manera que la vida no es tan mala y yo lo puedo hacer mejor. Así que intento enseñar que cuando uno se cae se puede levantar.

Curiosamente es su mujer Shakaola la que le empuja a descubrir la identidad de su verdadero padre...

Mucha gente en mi vida, cuando triunfaba en el baloncesto, me utilizó. Pero por primera vez me ofrecieron [en referencia a ella] algo sin pedirlo, y encima lo que necesitaba en ese momento, saber quién era mi verdadero padre.

Da a entender que es un gran apoyo para usted.

Ella es muy fuerte. Ahora se ha vuelto a casa para intentar convertirse en doctora. Tener a una mujer así a tu lado para mantenerte fuerte es muy importante.

Ya que su padre era de ascendencia española, ¿cree que su carrera hubiera sido diferente en Europa sin ocupar plaza de extracomunitario?

Mi agente y yo tenemos que buscar un abogado que nos ayude a encontrar mi familia española, pero eso es algo muy complicado. En cualquier caso, cualquier cosa que pasa en un momento determinado es por algo. Intentaré encontrar a esos antepasados porque es un capítulo de mi vida que tengo que cerrar. Pero no lo hago por nada que tenga que ver con el baloncesto sino por un motivo personal.

¿Se arrepiente de haber ayudado al que realmente no era su padre?

No, cada cosa que hago pienso que es por algo. Quizás si no llego a estar junto a él este tiempo puede que no hubiera encontrado a mi auténtico padre.

¿Por qué convertirse al Islam?

Trae paz y amor a mi vida. Es difícil porque el mundo solo ve una parte negativa de ello y en esto quizá hay un cierto paralelismo conmigo porque yo muchas veces he sentido que no me han comprendido.

¿Esta conversión le ha convertido en un jugador diferente?

Me ayuda a calmarme para ver las cosas diferentes. Ya no pienso que las cosas no son insignificantes y le doy más trascendencia, ahora tengo la paciencia suficiente para darle a todo el valor que se merece.

También ha aprovechado para variar de nombre. ¿Tiene algo que ver su parecido con el anterior?

Ese se suponía que debía ser mi nombre original pero mi madre lo cambió.

Los musulmanes no pueden llevar tatuajes. ¿Qué va a hacer con todos los suyos?

La mayoría de ellos tienen significados, pero ahora tengo pensado borrármelos. Cuando eres joven te gusta tenerlos pero no ahora. Sé que quitártelos duele pero en estos momentos tengo otras prioridades en mi vida. El último fue hace seis años, me tatué le pecho cuando jugaba en Murcia.

¿Tenerife le ha ayudado a encontrar esa paz que buscaba? ¿No se aburre estando solo en la Isla?

Yo soy muy tranquilo. Y aunque Georgios Bogris y otros compañeros me invitan a salir todo el tiempo, yo prefiero relajarme y quedarme viendo películas. No me gusta la música. La verdad que soy algo aburrido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine