25 de noviembre de 2016
25.11.2016

Matoso vuelve a su segunda casa y Pool vive su primera experiencia fuera de USA

25.11.2016 | 19:50
Vero Matoso y Nanna Pool.

Tanto Nanna Pool como Vero Matoso se estrenan con sus respectivos clubes. La norteamericana vive su primera experiencia fuera de su casa, mientras que la conejera regresa a la que fue su casa durante una década, por lo que no debió superar el periodo de adaptación que sí tuvo que pasar la que mañana será su rival. "Echo mucho de menos a la familia, aunque en el club me han recibido muy bien las compañeras, la entrenadora y la directiva, y eso me ha ayudado a integrarme bien", reconoce la estadounidense, que no esconde "haberlo pasado mal" en unos "primeros momentos en la Isla que resultaron difíciles".

"Fueron días complicados, pero siempre tuve claro que iba a quedarme aquí hasta final de temporada", admite igualmente Pool, nacida hace 23 años en Magnolia (una pequeña ciudad del estado de Mississippi) y que eligió España al concluir su periplo universitario "aconsejada por Yolanda Moore", su exentrenadora y ganadora antes de dos anillos de la WNBA. "Ella me ayudó bastante, pero mucha gente más me dijo que ésta era una muy buena elección; estoy contenta", explica igualmente la norteamericana, que superado ya el peaje de la aclimatación dice sentirse "cada vez mejor", una sensación de bienestar que le "ayuda" a que sus números "se superen cada día", pero sin absoluto conformarse. "Puedo dar más", asevera. Y a esta progresión le ayuda igualmente el entorno en el que se desenvuelve Nanna a diario, tanto en el club, "con mis compañeras y la entrenadora", como fuera de él, gracias "a la cultura de aquí" y también "el tiempo". "Me gustan los días soleados y en mi casa hacía mucho frío", apunta.

Para Matoso estas primeras semanas han resultado mucho más sencillas, pero como Pool, el de mañana será un partido especial. No significará para ella su primer derbi, pero sí recordar las sensaciones ya vividas tiempo atrás cuando participó de aquellos duelos entre el Uni y el Aguere. "No literalmente, pero jugar antes un derbi eran patadas y puños. Ahora es diferente, con dos equipos amigos, y además nos medimos a excompañeras y amigas. Será un partido bonito e ilusionante, pero a la vez intenso y duro. Profesionalmente no se puede pedir mucho más", afirma la conejera, "mucho más experta" que cuando dejó la Isla hace cinco años. "Tenía muchas ganas de volver", expresa. Por ahora sus números así lo reflejan.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine