Trail Faro a faro 2016

El reto sigue siendo reto

La mitad de los participantes logran la condición de 'finishers' tras cruzar la Isla, de Anaga a Buenavista, en menos de 34 horas

26.09.2016 | 02:01
El reto sigue siendo reto

Fonteide Faro a faro 2016 (#FaF Tenerife 2016) ya es pasado e historia de las hazañas que merecen la pena superar. Por delante un año para preparar la próxima edición, que sería la cuarta, del que, a pulso y por méritos propios, se ha ganado el derecho a ser el reto por excelencia de la Isla. Como manda la estadística, en torno al 50 por ciento de participantes que iniciaron el reto no competitivo en el Faro a Anaga a las 8:00 horas del sábado alcanzaron la condición de finisher en el Faro de Buenavista, testigo en primera persona del éxito personal por las obras que se llevan a cabo en Teno.

El Palenzuela Team, con Pedro Pérez y José Andrés Rodríguez, fueron los primeros, sobre las 11:16 horas de ayer, en darle forma a un sueño que sube de valor tras cada edición y con una logística perfectamente diseñada, controlada y respaldada por un dispositivo de seguridad a la altura de la prueba. Al frente de todo, el grupo humano del Club Deportivo 7Raid con dos cabezas visibles, Eduardo López y Marce Díaz. En sus manos, que todo salga correcto en un recorrido de ensueño, de 140 kilómetros entre Anaga y Buenavista, pasando por 17 municipios y con más de 16.000 metros de desnivel, que este año reunió a 38 parejas (76 participantes).

El sello Alpinultras le ha concedido un plus de confianza a nivel nacional, galardón que se completa con la condecoración que más valoran, la opinión de los corredores. Esta temporada, entre ellos, todo un internacional español de atletismo, de cuando vestir la camiseta del combinado nacional se pagaba a precio de oro: Basilio Labrador. El realejero, sin duda uno de los mejores deportistas canarios, lleva unos años rejuvenecido para el deporte en el mundo del trail. Ayer, junto a José David Hernández, fue uno de los participantes que disfrutaron, sufrieron y cumplieron su propósito de llegar a meta por debajo de las 34 horas establecidas como tiempo límite.

"Esto es diferente", cuenta Basilio. "Son tantas horas que evidentemente se debe exigir una preparación", añade, "pero la sensación que queda es difícilmente explicable con palabras. Recomiendo pensar y planificar, primero, y luego entrenar a conciencia para completar Faro a faro alguna vez; de hecho, yo repetiría". El marchador isleño admite que se atraviesan "momentos agónicos, tanto tú como tu compañero" por la exigencia física de pasar por El Teide de madrugada, con temperaturas cercanas a los cero grados, y que el silencio se hace "necesario" en algunos tramos. "El silencio habla", asevera. Y las cosas bien hechas, como la Fonteide Faro a faro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine