04 de septiembre de 2016
04.09.2016

Robert Gesink conquista el Aubisque

El holandés estrena su palmarés en una gran vuelta con un sufrido triunfo en la etapa reina. Quintana y Froome firman tablas y el colombiano se mantiene líder

04.09.2016 | 02:24
Robert Gesink conquista el Aubisque

Nairo y la efectividad de sus ataques

  • El colombiano Nairo Quintana (Movistar), líder de la Vuelta, aseguró que "los ataques" que lanzó en la subida al Aubisque fueron "fuertes y serios, pero no tan efectivos" como esperaba. Nairo, de todos modos, acabó "contento y satisfecho por haber dado todo lo que tenía" y reconoció que su principal rival, "Chris (Froome) está muy fuerte". Y también se felicitó por no perder tiempo en la meta respecto al británico una vez que no pudo descolgarle: "No es desesperante (no dejar en la subida a Froome a pesar de hasta cinco duros ataques), pero sí que el cuerpo siente y uno se queda pensativo. Pero también hay que estar muy atento de que no te salga más adelante y eso lo gestioné bien". Efe

Robert Gesink (Lotto Jumbo), la eterna promesa del ciclismo holandés, conquistó la etapa reina de la Vuelta en la cima del Aubisque, la etapa Tour en la que Nairo Quintana y Chris Froome firmaron tablas y Alejandro Valverde fue desalojado del podio tras la exhibición del Orica, que aupó al colombiano Esteban Chaves a la tercera plaza. Por fin alzó los brazos Gesink en una grande. A sus 30 años, el gigante holandés se estrenó por todo lo alto, y lo hizo en la inédita llegada al Aubisque, cima mítica del Tour de Francia por donde pasó emocionado con un puñado de segundos sobre el francés Kenny Elissonde (Francaise) y el ruso Egor Silin (Katusha), dos de los compañeros supervivientes de la escapada inicial.

El Ganso, como así lo apodan, fue el más fuerte de la escapada del día, y también en el combate final con Elissonde y Silin. Arrancó a 150 metros de la pancarta para lograr, por fin, ser rey por un día. "Un triunfo muy especial" después de años duros, en los que ha sufrido lesiones, caídas y hasta una operación de corazón. Aquella promesa que ilusionó al ciclismo holandés con un cuarto puesto en el Tour 2010 creció hasta alcanzar los 1,90 metros, pero no dio el salto esperado a la alta jerarquía del pelotón. Siempre tendrá el recuerdo de haber logrado hollar la cima del Aubisque en la Vuelta a España.

Pero ajenos a Gesink y demás aventureros que iban llegando con cuentagotas, los hombres de la general libraban un interesante combate. El Orica culminó un trabajo de todo el día para clasificar a Simon Yates a 39 segundos y a Esteban Chaves a 1.14. El colombiano saltó al tercer puesto de la general. Desplazó a Alejandro Valverde, que, hundido en las rampas del Aubisque, perdió 9 minutos. Después entraron de la mano, a 1.47 minutos, Quintana y Froome. El líder del Movistar trató de soltar a Froome hasta en 6 ocasiones, pero el británico no se despegaba ni con agua caliente, aguantó los acelerones y salió ileso de la jornada que más temía.

Froome se mantuvo a 54 segundos, luego sigue siendo el líder virtual de la Vuelta, según los cálculos del director de la escuadra española, Eusebio Unzue, que estima que a Quintana le harían falta 2.30 minutos para llegar con opciones a la contrarreloj final. Otro escarabajo, Chaves, se une de momento a la foto del podio, con su compañero Yates cuarto. Alberto Contador lo volvió a intentar en el Aubisque, pero el madrileño no encuentra la aceleración de antaño. Se dejó tiempo y parte de sus opciones de subir al cajón. Es sexto en la general a 3.28. Peor está ahora Valverde, en el puesto 19 a 10 minutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine