Triatlón Series Mundiales de Hamburgo

Vicente no acaba por una caída

El tinerfeño, obligado a retirarse al irse al suelo en el segmento de bicicleta tras un buen papel en la natación P "Todo quedó en un sustó y algún raspón", aclaró

17.07.2016 | 05:05
Mario Mola celebra su victoria de ayer en Hamburgo.

Los españoles Mario Mola, que ganó y recuperó liderato, y Fernando Alarza, tercer clasificado, homenajearon ayer a su compatriota Javier Gómez Noya, que se perderá los Juegos de Río por lesión, con una exhibición en Hamburgo, sede de la última prueba del Mundial antes de la cita olímpica del próximo mes de agosto. La nota triste la puso el tinerfeño Vicente Hernández, sustituto de Noya y que no pudo concluir la prueba por culpa de una caída en el segmento de bicicleta.

Hernández había realizado una buena puesta en escena en la natación, ya que con un tiempo de 9:04 salió del agua dentro del grupo cabecero. Incluso, de entre los cinco primeros al término de la prueba solo Mario Mola (9:01) marcó un mejor registro que el lagunero. Ya tras una transición no demasiado rápida, y mientras rodaba dentro del pelotón principal, Hernández se fue al suelo junto al ruso Dmitry Polyanskiy, lo que le llevó al abandono. Ya en las redes sociales el deportista tinerfeño explicó que "todo quedó en un susto y en algún raspón". "Nunca es agradable terminar así. ¡Levantarse y seguir!", añadió el triatleta isleño.

Con Hernández fuera de la competición, Mola, de 26 años, firmó su cuarta victoria del año al imponerse en la ciudad-estado hanseática al surafricano Richard Murray, que fue descalificado, por lo que Alarza, relegado al cuarto puesto tras una foto finish, acabó siendo tercero, por detrás del australiano Jacob Birtwhistle.

El surafricano Henri Shoeman (8:53) fue el primero en salir de las aguas del Binnenalster, el más pequeño de los dos lagos que llenan las aguas del Alster, afluente del Elba, donde se nadaron 750 metros. Lo hizo justo delante del estadounidense Tommy Zaferes. Luego se formó un gran pelotón y la bici discurrió sin mayores consecuencias salvo demarrajes infructuosos del australiano Ryan Fischer, primero; y del danés Andreas Schilling y del estadounidense Ben Kanute, después. Super Mario se situaba al frente del pelotón, para evitar percances, controlando la carrera en el segmento ciclista, de 20 kilómetros, con enorme inteligencia. Más que la que mostró su compañero de entrenamientos surafricano, que no se había dado cuenta de que estaba sancionado con diez segundos, por dejar, en la primera transición, su neopreno en el cajón equivocado.

Final alocado

Mola y Murray se bajaron de la bici y se despidieron del resto en el primer tramo de los 5.000 metros de la carrera a pie. Pero cuando todo indicaba que se jugarían la victoria al sprint, el español, caballeroso, le advirtió a su compañero de entrenamientos de que debía pararse a cumplir la sanción de 10 segundos, porque si no lo hacía, sería peor: resultaría descalificado. Murray, que se tuvo que parar a poco más de cien metros para cumplir una sanción cuyo motivo desconocía, se enfadó mucho; y entró haciendo un corte de mangas y golpeando un par de señales en la línea de meta. Mola festejó la recuperación del liderato, ahora con 3.833 puntos, 390 más que un Alarza que falló algo en la segunda transición y afrontó la carrera a pie muy mal colocado, justo al fondo del grupo. Alarza demostró arrojo y forzó la foto finish tras el sprint final, después de cambiarle el gesto a Birtwhistle, que se sentía tercero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine