Baloncesto

Una sequía de más de 20 años

Dos décadas de travesía en el desierto que llegaron a su fin hace solo tres temporadas

20.06.2016 | 12:27
Una sequía de más de 20 años

La época dorada que vive estos últimos años el Luther King ha puesto fin a una sequía de éxitos que duró algo más de 20 años. Y es que para encontrar en las vitrinas del colegio lagunero otro título regional hay que remontarse hasta 1994, cuando el Mini masculino (de la generación de 1981) se llevaba el entorchado regional a las órdenes de Joaquín Castell. Desde entonces, las presencias del Luther King en campeonatos autonómicos se contaban con los dedos de una mano. "Fueron temporadas complicadas", admite Macía que en ese periplo tuvo la "ayuda de Alejandro Martínez". "A él le tocó sufrir a mi lado antes de irse al Canarias", sobre uno de los entrenadores que de una forma o de otra ayudaron a que el Luther nunca muriera, condición que también hicieron suya el ahora gerente canarista Aniano Cabrera, así como el delegado del primer equipo Luis Macía, hermano de Dani.

Dos décadas de travesía en el desierto que llegaron a su fin hace solo tres temporadas. Varios podios en los cursos 12/13 y 13/14 (tres subcampeonatos y cuatro bronces) que han tenido continuidad y mejora en las dos campañas más recientes en las que el conjunto tinerfeño acumula cinco títulos, cuatro segundos puestos y dos terceras posiciones para hacer del podio una costumbre.

Pero más allá de lo fríos y a la vez incontestables números, el Luther King puede presumir de dos circunstancias únicas. Por un lado, el ser el único club canario en colgarse recientemente un oro tanto en masculino como en femenino; y por el otro, el supuesto recorrido que todavía le quedan a varios de estos conjuntos más laureados. La prueba más evidente es que estos cinco recientes entorchados han llegado entre las categorías preminibasket e infantil. Un crecimiento que debe tener su continuidad en un futuro cercano y en categorías de más desarrollo. "Al contrario de lo que ocurría hasta hace un tiempo, ahora los jugadores, cuando llegan a determinadas edades como la cadete, prefieren quedarse en el Luther y no irse a otro club", comenta Luis Macía. Si el club lagunero logra mantener la buena sintonía de estos últimos años y la progresión de sus jugadores no se frena, su dominio se extenderá no solo a las competiciones más inferiores.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine