Cuando el mar es una pasión

El nadador tinerfeño Santi Fariña, que sigue la estela de su padre, se confirma como uno de los especialistas con mayor progresión y ya aspira a competir fuera de España

20.06.2016 | 12:35
Santi Fariña.
Santi Fariña.

El inquebrantable idilio con el agua de Santiago Fariña Tadeo (Santa Cruz de Tenerife, 1982) comenzó casi por casualidad. "Fue por una lesión grave en la rodilla que me hice mientras jugaba al fútbol", confiesa el isleño, que desde entonces nada como pez en el agua. Cumple así con una tradición familiar indiscutible –su padre, su tío Paco y su tía Blanca se dedicaron durante muchos años a este deporte– y confirma que hay un gran componente genético en su éxito, ya indiscutible y reconocido por todos. En poco tiempo se ha convertido Santi en uno de los especialistas con mejores perspectivas en aguas abiertas. "En esto sí me diferencio de mi familia, pues soy fondista; es lo que más me gusta", dice.

Aún está reciente su excelente puesto (entre los diez mejores de la general masculina) en una prestigiosa prueba de Menorca –un auténtico reto para titanes– que apenas acabaron un puñado de sus participantes. Las circunstancias meteorológicas eran tan adversas que la competición devino en un auténtico suplicio. Santi, sin embargo, resistió. Esa fue su victoria. "Pasadas dos horas del corte –quedaban descalificados los que no llegasen en menos de cinco horas– todo me molestaba, me cambié de bañador y hasta de gafas, no encontraba la comodidad y comenzaba a estar cansado. La fuerza y el trabajo de los entrenamientos llegaron a su límite y le tocó a la cabeza coger las riendas", recuerda. Su triunfo fue acabar.

La felicidad de Santi fue absoluta al llegar a meta y entonces sintió tanta alegría como alivio. Eso sí, ya busca nuevos retos. "Para el próximo año me gustaría hacer pruebas en Grecia, Italia, Croacia... Todo depende de la financiación que pueda conseguir", apunta, mientras desliza otro de sus planes. "Tengo en mente ir desde La Gomera a Tenerife, también si consigo los medios necesarios. O cruzar el estrecho de Gibraltar", asegura.

Resulta increíble su relato si se tiene en cuenta que de niño probó a nadar y la sensación fue de aburrimiento. "No me gustó nada", confiesa. Sin embargo, desde hace unos años el agua es su pasión. "Para mi preparación he confiado en uno de los mejores nadadores de Canarias, Betuel González. Hemos conectado desde el principio y ha sabido adaptar mi vida laboral a los entrenamientos. Su implicación ha sido brutal, hasta el punto de que pareciera que es él quien compite", subraya.

"Para mí resulta una pieza motivadora fundamental, es un crack y confío en él al ciento por ciento. También cuento con Antonio Díaz, un experto nadador con el que entreno y me aconseja desde su experiencia. Y en la preparación física, es clave la colaboración de los expertos del centro deportivo Afit Sport, grandes profesionales que han sabido cómo preparar mi cuerpo para tantas horas en el mar", destaca. El resto de consejos los recibe en casa. "Que mi padre haya sido nadador es una ventaja, y por supuesto sigo sus recomendaciones", atestigua. En su carrera, ni una pausa: lo siguiente la batalla de Rande, en Galicia (27 kilómetros) y luego probarse en casa con desafíos más asequibles: Bajamar, La Punta, La Bocaina... "Aquí tenemos un entorno privilegiado", remarca.

Cuando está en el agua, todo cambia. "Dentro del mar, todos mis miedos y dudas desaparecen, disfruto de cada brazada y hasta me siento parte de la naturaleza. Ahí la vida se simplifica: es meter un brazo tras otro. No importa nada más, me siento casi como en un estado de meditación", relata. Sea como fuere, su motivación no es quedar el primero. "En este tipo de pruebas, el éxito es disfrutar. Hay más un componente de aventura que de competición; importa más acabar que el orden de la llegada", concluye.

Entretanto, agradece que sus pasos adelante empiecen a tener repercusión y que su trabajo diario en los entrenamientos se vea recompensado con el reconocimiento unánime de los demás nadadores, de sus amigos de siempre y los que le siguen, que cada vez son más. "Estoy encantado porque la repercusión en Tenerife de esta última prueba ha sido brutal, mi teléfono no ha parado de sonar y la gente que lo ha visto en las noticias me felicita y me anima a continuar", dice.

Lo que parecía imposible –que se hablase de natación en aguas abiertas– empieza a ser habitual. "Es un deporte en auge", afirma Fariña, cuyo nombre ya es frecuente en las listas de inscritos de las más importantes competiciones insulares. Pero quiere más. Y después de Menorca irá a Galicia. Lo próximo, probarse en el extranjero. "Quiero más retos, más desafíos. Es que la natación es una experiencia espectacular. La disfruto al máximo. Absolutamente. Es una pasada".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Deportes

Sigue en vivo el Barcelona - Real Madrid.
Barcelona - Real Madrid: síguelo en directo

Barcelona - Real Madrid: síguelo en directo

El equipo blanco busca un triunfo en el Camp Nou que les distancie aún más de los azulgranas

Zidane: ´El año pasado fuimos con el culo apretado´

El técnico huye del papel de favorito que se concede al Real Madrid de cara al Clásico de este...

Luis Enrique: ´Este partido no determina el título´

Luis Enrique: ´Este partido no determina el título´

Considera sin embargo que una derrota del conjunto azulgrana los situaría ya a 9 puntos del eterno...

El Clásico, en cinco duelos

Las estrellas de Barça y Madrid, aunque con la duda de la presencia de Iniesta, estarán en el Camp...

Martí apela al ´efecto Heliodoro´

Martí apela al ´efecto Heliodoro´

El entrenador blanquiazul espera "que haya un buen ambiente para conseguir la tercera victoria...

Las renovaciones deseadas se complican para el club blanquiazul

Las renovaciones deseadas se complican para el club blanquiazul

Después de quedar renovados los contratos de Vitolo y Suso por una temporada más, el resto de...

Enlaces recomendados: Premios Cine