Baloncesto . Liga Endesa

Javier Beirán: "Tener el próximo año un proyecto ambicioso ayudaría a que me quede"

"Aquí estoy muy contento y para irme tiene que llegar algo que me interese mucho; una propuesta que valga la pena tanto a nivel personal, deportivo como económico", afirma el jugador del Iberostar Tenerife

26.05.2016 | 01:09
Javi Beirán saluda a la afición en la victoria ante el Obradoiro.

Javi Beirán acabó la temporada no solo como el jugador más valorado del Iberostar Tenerife, sino también de los más destacados de toda la ACB en varios apartados estadísticos. Liderato dentro de la cancha que no ha pasado desapercibido para la liga, lo que le sitúa como pieza apetecible en el mercado pese a tener contrato con los aurinegros para el próximo curso. A sus 29 años y muy cerca de la que debería ser su madurez baloncestística, el alero madrileño no cierra la puerta a escuchar una oferta seductora, pero a la vez admite que si el Canarias mantiene la tendencia alcista en su ambición deportiva, resultaría mucho más sencillo quedarse.

Tal y como acabó, ¿se le hizo corta la temporada o ya tenía ganas de acabar?

Quizá se quedó un poco corta por esa semanita de play off que se pudo jugar. No llegué con ese agotamiento mental que a veces te sucede. Ahora miro con nostalgia a equipos como Murcia, Fuenlabrada y Gran Canaria.

¿Qué le faltó al equipo?

El inicio, con ese 0-5, nos pesó, si bien durante la temporada gracias a nuestro juego y las victorias nos olvidamos de él por completo. Y ahora es fácil analizarlo, pero a lo mejor nos faltó algo más de acierto en partidos del tramo final ante rivales directos.

Con el 0-5 y la convulsión que vivió el equipo, ¿lo llegaron a ver todo peliagudo?

Creo que no llegó a ser tanto. El equipo nunca dio la sensación de que pudiera bajar ni estar en los últimos puestos, como por ejemplo sí viví hace años en el Estudiantes. Se fallaba en varios aspectos, como los tiros libres, y no se tenía suerte en jugadas puntuales, pero la mentalidad era positiva.

En la cancha sus números son incuestionables, pero en el vestuario, y pese a no ser el capitán, ¿ejerció también de líder?

Eso lo deberían responder mis compañeros. Yo al menos he intentado ayudar y hablar todo lo que puedo. Creo que mis compañeros han confiado en mí para servir un poco de ejemplo a la gente nueva y que al inicio quizá estaba un poco más perdida en la forma de jugar.

Particularmente, ¿esperaba firmar tan buenas estadísticas?

Pues no, solo pensaba en hacerlo mejor respecto al año pasado, pero sin cuantificar nada. Y en este sentido he ido en la línea que buscaba, apoyándome en la regularidad y en el cómputo global de muchas cosas. Aún así creo que puedo mejorar en casi todos los aspectos.

¿También en el rebote?

Quizá ese sea el más difícil de aumentar, en números, por varios factores. Sin ser un pívot repetir estas cifras será muy complicado, al margen de que el año que viene igual estoy junto a jugadores que rebotean mucho más. Mientras siga yendo igual al rebote, con ese esfuerzo, esa energía y esa lucha, estaré satisfecho. Pero sí creo que puedo tirar y pasar más y mejor, jugar al poste, algo que trabajo cada verano y apenas venía usando. Tengo 29 años y puedo seguir mejorando.

¿Es ese deseo del que habla el secreto del salto de calidad que ha experimentado?

El deseo es una parte y el trabajo es otra. En verano siempre estoy trabajando en mis principales necesidades. Ese deseo y esas ganas son fundamentales para seguir creciendo y ver que tengo camino.

¿Seguir creciendo en el Canarias?

Pues sinceramente ahora mismo no lo sé. Tengo una temporada más de contrato con una salida por las dos partes, y es evidente que el año ha sido muy bueno y ya ha habido equipos que han preguntado, pero no ha pasado de eso. Cualquiera que me haya seguido este año sabe que las cosas me han ido muy bien, que aquí estoy muy contento, y que mi responsabilidad es muy importante. Para irme tiene que llegar algo que me interese mucho, un gran proyecto que valga la pena tanto a nivel personal, deportivo y económico. No he tomado ninguna decisión pero todo lo que he acumulado aquí en estos dos años son cosas positivas.

¿Quizá demanda que lo realizado estos dos años se traduzca en un poco más de cariño por parte del club?

Bueno, al final el club también está creciendo. Ahora el Canarias lleva cuatro años seguidos en la ACB y los pasos hay que darlos poco a poco, y no compararte con otros clubes que llevan 15 o 20 años. Lo que sí se nota es que al estar lejos de la Península quizá nos falte un poco más de repercusión. Y para eso se necesitan más victorias como las que logramos este año contra el Real Madrid y el Baskonia, disputar una competición europea€ Jugar en equipos como por ejemplo Valencia, Unicaja, Estudiantes, Madrid, permite que todo lo que hagas tenga más eco que en otros sitios. Pero ahora mismo es algo que debes asumir.

¿Entiendo que más allá de lo económico uno de los argumentos por los que el Canarias podría retenerte es el configurar un proyecto más ambicioso para el año que viene?

Sí, lo del proyecto más ambicioso puede ser una de las opciones. Pero el proyecto ya de por sí es bueno, porque analizado fríamente solo nos ha separado una victoria del play off; no es que estemos en un escalón claramente inferior. Solo hay que acertar con los fichajes y mantener una buena química desde el principio. Personalmente me encantaría jugar en Europa, lo que no solo significaría tener dos partidos a la semana, sino también crecer personal y deportivamente, vivir nuevas experiencias. Yo ya tuve la oportunidad de hacerlo con el Gran Canaria y sería un paso muy grande para crecer.

Volviendo a lo que hizo este año, ¿le faltó ejercer de algo en la cancha? ¿Fue como el hombre orquesta del equipo?

La verdad que he disfrutado mucho porque lo que más me gusta es tener libertad en la cancha. Y esa libertad me la han dado, lo que me ha permitido jugar en casi todas las posiciones y ser polivalente. Lo importante era ayudar al equipo y que yo fuera capaz de darle al entrenador un abanico de posibilidades para ello, a la vez me ayuda a mí a ser mejor jugador.

Un momento con el que se quede de este curso

Diría que el partido del Real Madrid, por la victoria y lo que vivimos con la afición, algo que aunque sé que es complicado, echo de menos que suceda más a menudo. Sería ideal que cada vez fuera más gente al pabellón porque eso, para un jugador como yo, que lo vive mucho, resulta fundamental. Y también me quedaría con el derbi ante el Gran Canaria por lo que estábamos pasando en ese momento. Fue como un chute de energía.

¿Las palabras del seleccionador Sergio Scariolo sobre usted le sirvieron de acicate para intentar acabar incluso un poquito mejor?

La verdad que es un orgullo estar en esa supuesta lista de 24. Ahora solo me queda desear que se siga acordando de mí en la supuesta preselección y premiar así esta temporada. Es verdad que no todo son los números, sino que influyen muchas otras cosas, pero ojalá pueda tener una recompensa y trabajar en el grupo que tratará de ir a los Juegos. Sería algo muy bonito para mí.

¿Se daría por satisfecho con solo entrenar con la selección un par de semanas?

Conociéndome, una vez allí, probablemente no. Sé que es muy, muy difícil entrar en los 12, y más este verano con Juegos Olímpicos de por medio y con muchos jugadores que después de esta cita se retirarán por lo que querrán ir, y se merecerán ir porque lo han ganado todo con España. Ahí seguramente no contarán tanto los números de este año. Ahora mismo me muero de ganas por estar entre los elegidos en la preselección, pero si se diera el caso seguro que quedarme fuera sería una desilusión.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine