Baloncesto. Liga Endesa

Rodrigo San Miguel : "Me quedo con que hemos dejado buenas sensaciones en la afición"

"Tras la reacción inicial, luego nos costó coger del todo la filosofía de Txus, aunque al final terminamos entendiendo lo que quería y el equipo fue en la dirección deseada", asegura este jugador del Iberostar Tenerife

25.05.2016 | 02:20

Parte activa de la recuperación del Iberostar Tenerife, Rodrigo San Miguel concluyó el domingo su segunda temporada como aurinegro. Lo hizo con buenas sensaciones, sabedor de que solo con un poco más de acierto en momentos puntuales él y sus compañeros no estarían todavía de vacaciones. Un curso, el 2015/16, en el que el aragonés dice haberse sentido cómodo, incluso con una nueva función para él, la de defender al escolta del equipo rival dada la querencia de Txus Vidorreta de dar cabida en la pista a dos bases a la misma vez. Sobre el futuro admite que todavía es muy pronto para concretar nada, pero a la vez reconoce que "hay interés por las dos partes" en que esta vinculación pudiera extenderse al menos un curso más.

¿Qué sabor le ha dejado la temporada?

Creo que a nos ha dejado a todos un buen sabor de boca. Es verdad que nos hemos quedado a las puertas de disputar el play off, pero hay que tener en cuenta el cómputo general, que nos costó arrancar, que las primeras semanas no fueron sencillas, y hasta que parecimos realmente un equipo pasó de un mes. Me quedo con el haber acabado bien, sobre todo en casa, para que la afición se quedara con buenas sensaciones. ¿Podíamos haber dado ese puntito más para haber llegado al play off? Sí, pero no supimos ni pudimos hacerlo.

¿Y qué faltó precisamente para eso?

Podríamos hablar de varios partidos. Ganando en Murcia o haciéndolo contra el Fuenlabrada pues habríamos entrado en play off, e incluso en la primera vuelta, venciendo a los rivales que al final han descendido Puedes buscar muchos pequeños que se te han quedado, pero no sé decir algo concreto que le pudiera faltar al equipo. Es verdad que nos costó mucho arrancar y cuando luego buscas objetivos altos como el play off, las derrotas inesperadas te alejan de esos ocho primeros puestos.

Parece que a veces nos olvidamos de ese inicio de 0-5

Evidentemente la sensación es que el equipo estaba ahora mucho mejor, pero solo puedes olvidarte a medias de ese inicio, por lo que es normal que se te pase por la cabeza dónde habríamos estado sin ese 0-5.

¿Cómo se digirió el cambio de entrenador de manera tan temprana y repentina?

Con Alejandro todos teníamos una muy buena relación, a la mayoría de los que estábamos en el equipo nos trajo él y nos sentíamos muy cómodos. Luego se vio obligado a salir y llegó Vidorreta. Son dos muy buenos entrenadores, pero completamente diferentes, tanto en su filosofía como en la manera de entrenar. Al principio reaccionamos, luego nos costó terminar de coger su filosofía, pero acabamos entendiendo lo que quería y el equipo ha ido en la dirección que Txus buscaba.

¿Algún aspecto concreto que supusiera un cambio drástico en el día a día?

Alejandro da mucha libertad y Txus es bastante más detallista y lo quiere todo más ordenado. Para ciertas cosas es bueno y para otras a lo mejor malo. Con Alejandro los partidos eran un poco más vistosos y se jugaba a meter 90 puntos, mientras que con Txus se juega más ordenado y con más control del ritmo.

¿Le llegaron a desesperar sus problemas de fascitis plantar?

Sí, sí. Hubo un momento, justo en el inicio de la pretemporada, en el que estaba muy preocupado. Llevaba desde enero con molestias, estábamos en septiembre y no había sufrido ninguna evolución, más bien al contrario. Ya a final de 2015 mejoré y pude jugar sin pensar en mis pies ni en los dolores. Fue otra historia. Es ahí cuando valoras el estar bien y centrarte exclusivamente en jugar al baloncesto.

¿Qué tal la experiencia con Vidorreta como escolta defensor?

Pues totalmente nueva para mí en mi carrera, y la verdad que me encontré muy bien. Txus creía que podía hacerlo, lo probó, salió bien y se acabó convirtiendo en una costumbre. Estuve muy cómodo.

Y asumiendo más protagonismo en el lanzamiento exterior

Sí. He tenido más responsabilidad y más confianza. Cuando ves que te van saliendo las cosas arriesgas un poco más, por lo que también acabo la temporada contento en este aspecto.

Después de dos años en el Iberostar Tenerife, ¿en qué ha mejorado Rodrigo San Miguel?

Creo que ahora mismo soy mejor director, y he aprendido a adaptarme a las circunstancias. El haber jugado con dolor me ha permitido ser más fuerte mentalmente para seguir hacia adelante. Con el paso de los años, sobre todos los bases, adquirimos más experiencia y entendemos mejor el juego.

Si tuviera que elegir un solo momento de estas dos temporadas, ¿cuál sería?

Probablemente la victoria ante el Real Madrid. El cómo jugamos durante el partido, el éxtasis viendo cómo pasábamos el balón y cómo entraban las canastas. Y ya al final ver al pabellón volcado. Fue un momento muy bonito, la verdad.

¿Habrá una tercera temporada de Rodrigo San Miguel como jugador del Iberostar?

De momento no lo sé; no puedo contestar a eso. Estamos hablando y hay interés, pero desconozco lo que ocurrirá.

¿Pero ese interés es por las dos partes?

Sí, sí. Evidentemente solo tengo palabras de agradecimiento para el club y la afición. Aquí he estado muy cómodo, pero hay que hablar. Sobre cómo se configura el equipo para la próxima temporada, cómo encajaría yo.

Lo que sí da la sensación es que Rodrigo San Miguel ha encontrado en la Isla el equilibrio óptimo y ya no es ni cabeza de ratón ni cola de león.

Sí, sí. Aquí he estado muy cómodo y me he sentido importante en un buen proyecto como el del CB Canarias.

Será un verano largo. ¿Deportivamente cómo lo va a afrontar?

Desconectaré unas cuantas semanas y a partir del 1 de julio volveré a entrenarme para recuperar sensaciones y llegar lo mejor posible a finales de agosto. Trabajaré en Zaragoza con un preparador físico y un entrenador personal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine