Fútbol. CD Tenerife

El Tenerife no arroja la toalla

Dos goles de Nano en la primera parte y otro de Lozano casi al final posibilitan una victoria que permite seguir soñando a los de Martí

22.05.2016 | 16:07
El Tenerife no arroja la toalla
Nano celebra el segundo de sus tantos anotados ayer.





Mientras hay vida hay esperanza. El CD Tenerife demostró ayer que no se da por vencido en su carrera por alcanzar los puestos de play off. Sin dejar de considerar que es una empresa complicada, lo cierto es que el equipo isleño sigue empeñado en no bajar los brazos y en brindar el mayor número de alegrías posible a su fiel hinchada, que ayer, en menor número, volvió a animar a los suyos a seguir peleando por su objetivo al grito de "¡sí se puede!".

Y ayer pudo y con todo un Valladolid, que pese a haber fracasado en la presente campaña, no deja de poseer un plantel plagado de futbolistas con cartel en Primera División. El Tenerife mereció los puntos que sumó porque los buscó con más ahínco, jugó mejor y superó a su rival también en eficacia. Nano agrandó aún más su figura con dos tantos que lo colocan como el quinto máximo realizador del campeonato y Lozano recuperó su olfato de gol después de 14 jornadas sin ven puerta. Dos motivos de alegría para el cuadro isleño que contrastan con la noticia negativa de la lesión de Aitor Sanz, que tuvo que ser sustituido al inicio del segundo período. Lo mismo ocurrió con Nano en el ocaso del enfrentamiento. En cualquier caso, habrá que esperar a ver cómo evolucionan de sus respectivas dolencias en las próximas horas para saber si corre peligro la participación de ambos el martes en Alcorcón. Quien con toda probabilidad se perderá la cita madrileña es Suso, que vio su décima cartulina amarilla del curso.

Vitolo regresó al once después de cumplir su partido de sanción, lo mismo que Moutinho, que no pudo actuar en el choque anterior contra el Mallorca porque se lo impedía una cláusula en su contrato de cesión. Pero no fueron estas las únicas novedades que introdujo en la formación titular José Luis Martí. Javi Lara volvió a contar de inicio después de tres partidos comenzando en el banquillo y también obtuvo la recompensa a su trabajo diario Cristian García, ubicado en el lateral derecho en detrimento de Raúl Cámara. El técnico blanquiazul recuperó su idea de alinear a un solo punta para colocar detrás de él a Lara, con lo que Lozano empezó el duelo como suplente.

Empezó el Tenerife mandando, más animoso que su rival, con la permanencia prácticamente asegurada. Hasta cierta pasividad se percibía en los vallisoletanos en el arranque del encuentro. De hecho, a punto estuvo de costarle cara esa falta de intensidad inicial a los de fuera. Porque un pase temerario hacia atrás de Borja fue cazado por Suso, quien en el momento de disparar a puerta se escurrió y envió el balón alto (3´). El Valladolid cedió la pelota al cuadro isleño, que tocaba y tocaba, aunque sin profundidad. Entró el partido en una fase de monotonía en la que las ocasiones de gol brillaban por su ausencia. Solo una triangulación por la banda izquierda entre Lara, Suso y Moutinho supuso cierto entusiasmo para la grada, que hubiera sido pleno si Nano hubiera llegado al pase del suizo (21´). El grupo de Alberto López tuvo su momento de dominio. Eso sí, ninguna opción de gol durante ese corto espacio de tiempo en el que llevó la iniciativa la escuadra pucelana. Pero ese era el contexto que beneficiaba al Tenerife, más peligroso cuando juega a la contra. Y lo demostró de la mejor manera posible. Con un gol, el decimotercero en la cuenta particular de Nano, quien aprovechó un pase de Aitor Sanz a la espalda de la zaga adversaria para fusilar a Kepa.

Con el resultado a favor, el Valladolid se vio obligado a estirarse y dejó más espacios a un conjunto chicharrero que se movía ahí como pez en el agua. Si el choque ya lo tenía de cara en ese momento, todavía se le inclinó más a su favor con otro tanto del máximo artillero tinerfeñista. Nano recibió de Suso en carrera y volvió a confirmar su estado de gracia con un zapatazo ante el que nada pudo hacer Kepa. El Valladolid pudo acortar distancias antes del receso a través de un golpe franco con el que Mojica estrelló el balón en el larguero (43´).

El Tenerife salió a sentenciar en la segunda parte y muy pronto dispuso de oportunidades para lograrlo. Eso sí, ya sin Aitor Sanz, que se había lesionado nada más reanudarse la contienda. Javi Lara, primero de falta (50´), y a continuación desde dentro del área (52´), pudo ampliar la ventaja. Aunque Hermoso también estuvo cerca de acortarla si no se lo impide una mano providencial de Dani a volea de Mario Hermoso (56´). No lo hizo el jugador cedido al Valladolid por el Real Madrid pero sí Óscar cuatro minutos más tarde, al aprovechar un balón suelto que no pudo despejar la defensa local.

Con 2-1, el equipo pucelano empezó a creer más en la posibilidad de llevarse algo positivo del Heliodoro. Pero entre su inoperancia arriba y el buen trabajo en la contención de los blanquiazules le fue imposible. Mucho más aún cuando Lozano sentenció cuando ya moría el partido a través de un contragolpe en el que Suso lo dejó solo ante Kepa, que nada pudo hacer para evitar el primer tanto del hondureño en las últimas catorce jornadas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine